Mi wishlist curvy para esta navidad. ¿Tienes la tuya?

wishlist curvy regalos navidad

Anda todo el mundo loco de remate con los descuentos del Black Friday ¡y yo sin nada que comprar! La vida de madre es así. Es ese momento que discurre entre tu juventud consumista y despreocupada y tu llegada a la mediana edad, con unos pantalones que cuando quieres ajustar cuentas llevan al menos 15 años acompañándote. Nace tu primer hijo ¡y salir de compras ya no vuelve a ser igual! No porque tengas que llevarlos, correteen por la tienda, lo toquen todo con sus deditos pringosos, o traten de desmontar los escaparates. No. Es que aunque te quedes en casa y ellos no estén presentes mientras haces compras on line, todo lo que comienzas a comprar para ti acaban convirtiéndose en compras para ellos. Si tu necesitas unos calcetines, ellos necesitan más; si crees que debes renovar un vestido, te topas con uno mega cuqui que sería ideal para tu hija… Y así, se nos escapan las oportunidades de compra una tras otra. Para colmo, durante los últimos años, en casa no hemos tenido regalos de navidad individuales, sino que hemos hecho algo más grande pero para toda la familia (un lavavajillas, un Roomba, algún viaje…). Por si acaso cae la breva, desde que me he metido a fondo con mi método KonMari a la española, tengo meridianamente claro qué cosas podrían hacerme falta y cuáles no. Y aunque no sean necesidades muy acuciantes la mayoría de ellas, sí tengo una pequeña wishlist curvy para esta navidad. Ya veréis que fácil soy de contentar.

sujetador lactancia anita tallas grandes

Sujetadores de lactancia de talla grande. Y buenos, y bonitos, resistentes, eternos y que simulen que llevo 2 tetas estándar y no dos colgajos usados. Ya sólo quiero los de la marca Anita. Compré uno para esta segunda maternidad, y otros 2 de otras marcas, que costaban la mitad y que han resultado ser no la mitad de deficientes sino 1000 veces peores. Vamos, que si yo ya era fan de las buenas marcas para sujetadores de talla grande, con el tema de la lactancia ya no vuelvo a hacer experimentos. El único ejemplar de Anita que tengo es este de color negro con lunares. 10 meses después de su estreno sigue perfecto, los tirantes no se han dado de sí, el relleno no se ha deformado. Porque además es que mi bebé es un regurgitador feliz que tiene a bien vomitarme en el entreteto con frecuencia, por lo que imaginad la de lavados extra que lleva la prenda. Y ahí sigue. Incorrupta. Si tenemos en cuenta que mi primera lactancia duró 3 años y medio ¡me voy a morir de pena con un único sujetador de lactancia digno! Por eso encabeza mi wishlist curvy para esta navidad.

wishlist curvy cinturón

Un cinturón plus size. ¿Cómo se te queda el cuerpo? Pues más o menos igual que a mí, que prácticamente en esta vida no he tenido que usar cinturón, porque con este cuerpo ¿qué pantalones se me iban a caer? Y como lo de los complementos porque sí no suele ir conmigo, apenas he tenido artículos de estos en el armario. Sin embargo, ahora tengo esos pantalones mega skinny de Kiabi que os comentaba hace un tiempo, que me quedan divinamente, me veo estupenda, pero pese a que tienen elástico y cinturilla ajustable, incluso en el tamaño más pequeño se bajan, y bajan, y bajan. Lo malo es que no encuentro cinturones de mi talla. ¿Dónde los compráis vosotras? Porque hasta en tiendas de ropa para una curvy, los cinturones suelen ser o feos o pequeños, y ya puestas a comprar, buscaba algo que no fuera liso y que tuviera alguna gracia, como este.

bolso grande de madre curvy

Un bolso grande y que me pueda colgar con el abrigo, por favor. Ya es la segunda vez que me pasa: parir y abandonar mi bolso de mujer normal para trasladar mis pertenencias al bolso del carrito de bebé. Ahora que el niño va creciendo, y que incluso he llegado a salir 3 horas de casa sin él, no me voy a llevar el bolso del carrito a conjunto con nada de mi ropa, claro. Así es que tras el KonMari he dejado bajo mínimos mi fondo de armario en lo que a bolsos respecta. Y para colmo, uno de los que había salvado de la quema, resulta que se está despellejando entero por las asas y voy dejando un reguero de piel sintética rota allá por donde paso. Nunca he tenido bolsos caros, así es que sólo pido que sean grandes, y que el brazo, cubierto por mi correspondiente abrigo de invierno, me quepa a través del asa. El resto de características casi que las dejo a la elección de quien me lo regale (iré orientando al insecto palo en materia de colores y formas).

¡Y nada más! ¿Soy fácil de contentar o no? De verdad que no me reconozco ¡con lo que he derrochado yo en compras! Que los kilos no hayan sido un freno y la maternidad sí, no lo hubiera creído nunca. ¿Tú también preparas tus listas de deseos para estos días?




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Un comentario:

  1. Soy una calca antes derrochaba en mí : cremas, peluquería,perfumes,ropa,ocio….y ahora todo es para mis dos churumbeles. Quien nos ha visto y quién nos ve! También influye la economía si me tocará la lotería…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.