3 vestidos de talla grande de Venca para este otoño. Lo mejor y lo peor

vestidos de talla grande de Venca para este otoño

Desde que el niño se ha ido separado un poco durante el día, puedo salir a la calle de vez cuando con ropa de mujer normal. Este es un gran hito: dejar atrás la importancia de los escotes, de la ropa de lactancia, y poder optar a toda la gama de modelitos plus size, preocupándome sólo por mis carnes y no por tener que sacarlas al aire para alimentar a la criatura. Se ha dado la casualidad de que en 3 semanas se me han juntado 3 saraos de lo más diverso y como el otoño está siendo tan cálido este año, me ha entrado el antojazo de ir con vestido a todas partes. ¡Ideal! Poder aparcar de momento tantos vaqueros, denim y jeggings para verme diferente por una vez. El problema es que los vestidos que tengo son ya todos de lactancia, o de verano, o demasiado formales para lo que yo iba a hacer. No vamos a pasar de los vaqueros al traje de gala así, sin pasos intermedios. En estas estaba cuando recibí en el buzón de casa un flyer de Venca en el que me regalaban 10 euros si gastaba al menos 39. Oye, esto supondría poder traerme más de un modelito por nada y menos de dinero. Y así fue cómo después de un rato de poner filtros en la web para el largo de la manga y la talla, acabé comprando 3 vestidos de talla grande de Venca para este otoño. Es una marca a la que me aficioné tarde en mi vida (hará unos 3 años) y que es capaz de lo mejor y de lo peor sin salir del mismo rango de precio. ¿Cómo es posible?

vestido talla grande venca manga larga

El mejor de todos

Que no se diga que soy negativa, así es que empiezo por el vestido caro de Venca, por el que pagué 17 euros. No me convencía mucho porque el estampado lo veía demasiado llamativo para mí, que suelo ser más sosa, pero puesta a cambiar ¡vamos a hacerlo a lo grande! En cuanto lo recibí, noté que tenía la mejor tela de los 3 con diferencia. El mejor corte, la mejor caída y una forma original. El precio, de repente me pareció increíblemente bueno para la prenda que tenía entre manos. Me la tuve que probar un par de veces, a fin de hacerme a la idea de que le daría uso, y una vez convencida, lo puse en su percha y ya visualicé el día del estreno. Estaba feliz con la adquisición. Me convencí de que había sido un gran acierto comprar vestidos de tallas grandes de Venca para este otoño. Así es que seguí abriendo bolsitas.

vestido casual venca plus size

Un vestido informal pero digno

El segundo que me probé fue este vestido de felpa en blanco y gris que por 13 euros me pareció buena compra. Lo primero que percibí fue la suavidad del tejido. Es tan agradable de tocar y de llevar… Sí, porque con este me fui en un viaje exprés de Barcelona a Bilbao y oye, ni una incomodidad. Es confortable, no se arruga, no es molesto pero el tejido tiende a subir y subir y desnudar las piernas a mucha velocidad. Como es ceñido, se marcan todos los michelines del cuerpo, así es que para que quede más aparente ¡hay que recurrir a la braga-faja! Todo hay que decirlo. Es un diseño muy sencillo, y yo tengo poca gracia complementando modelitos, pero creo que lo mismo vale para un acto de día que para algo más formal si jugamos con los adornos. Sin ser tan espectacular como el primero ¿alguien da mas por 13 euros?

animal print azul talla grande venca

La oveja negra de mi última compra de otoño

Como apenas tengo nada con estampado animal print, y me encanta el color azul, me volví muy loca al ver este vestido de Venca que lo aunaba todo por 12 euros. O sea, es que sólo en la cantidad de tela que se necesita para darme la vuelta ya hay que invertir más. De hecho, pensé que sería el que tendría mejor efecto de los 3 pero, cosas que pasan al comprar on line, ha sido una tremenda decepción. El tejido es de risa, sintético por completo y parece más tela brillante de disfraz que de vestir. La cremallera es basta a más no poder pero ¡podría sacar el pecho en caso de necesidad! Esto, que era una característica que justo ahora no era la que estaba buscando, ha hecho que me quede con él y no lo devuelva. Vivirá en casa para ampliar mi escaso fondo de armario de vestidos de lactancia pero a día de hopy ni siquiera tengo claro que lo pueda usar. El tejido es tan fino que es impensable usarlo en invierno. Como no tiene forro, ni nada de caída, se adhiere de forma descompensada a las partes más voluminosas del cuerpo, lo que afea el estilismo. A veces queda como flotando y parece que lleve un saco sin forma. Como no mejore mi opinión sobre él, se postula como camisón de entretiempo para estar por casa. Y además, también lo veo demasiado corto para mí. Esto me reafirma en que la compra on line, pese a que me llegó en 3 días a casa, no es para para necesidades urgentes, porque si llego a pedir sólo uno de los 3 vestidos ¿qué hubiera sido de mí?

Con el descuento, acabé pagando 32 euros en total. Sí, el precio es de risa para poderte vestir muchas veces con ellos (porque confío en que durarán, ya que no son prendas que vaya a usar a diario) pero me ha hecho ver con claridad las diferencias tan tremendas de calidad entre varias prendas de precio parecido dentro de una misma marca. ¿Os ha pasado con esta o con otras marcas?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.