Tratamientos corporales caros o low cost. ¡Hay diferencia! A veces

Tratamientos corporales caros o low cost

De vez en cuando, una tiene un golpe de suerte y dentro de la enorme lista de regalos propios, que paso a mis familiares para que tengan ideas cuando quieren regalarme algo con motivo de una ocasión especial, siempre cuelo varios productos de cosmética más caros. ¡No tengo vergüenza! A diario, lo normal es que mis tratamientos sean todos low cost por completo, porque tengo niños que mantener y un futuro incierto como el de cualquiera. Pero si de mí dependiera, si no tuviera otras preocupaciones económicas en la vida, os aseguro que gastaría mucho más en productos cosméticos. No sé cuánto exactamente, pero dentro de mis posibilidades hay artículos de gama media que comparo con los míos de gama baja y claro ¡no hay color! Hoy os voy a hablar de los tratamientos corporales caros (relativamente, para una familia de economía normalita) frente a los baratos de mi día a día.

Crema Ultra Rich de L’occitane

Esta crema es la que me ha hecho afirmar definitivamente que sí: que no todas las cremas son iguales, por mucho que nos queramos autoconvencer de lo contrario. Claro que valoro ante todo el establecer bien la rutina, ser constantes para que los tratamientos hagan efecto, pero una vez asentadas las bases hay productos y productos y la Crema Ultra Rich de L’Occitane creo que es la mejor que ha catado este cuerpo. La hay en 3 formatos de 50, 100 y 200 ml. Pero con cuerpazos grandes ¡mejor apostar por la que más trae! Podéis encontrar ofertas pero su precios normal para este bote es de 34 euros. No es que sea un sacrilegio, pero si tenemos en cuenta que mi crema corporal habitual cuesta unos 5 euros los 400 ml. ¡Es un lujo que por desgracia no me puedo permitir cada mes! Eso sí, la marca promete mantener la piel suave e hidratada hasta 72 horas y doy fe de que es verdad. Con mi crema normal, unas horas después de aplicarla y absorberse ya no queda ni rastro del efecto hidratante. Con esta, me duchaba y no me la aplicaba todos los días y aún así el efecto era muy duradero. La primera impresión que tuve fue que sería demasiado espesa para no resultar pringosa, pero es que es un producto alucinante. Es muy densa y sin embargo desaparece fácilmente al contacto con la piel ¡todo son ventajas! Vivo enamorada de este producto y actualmente es el primero de mi lista de regalos.

Golden Radiance Body Oil de Freshly Cosmetics

Os hablé de mi último descubrimiento, el aceite corporal de Freshly Cosmetics, el Golden Radiance Body Oil, no hace mucho tiempo. Por aquel entonces llevaba pocos días de uso, y en cuestión de un par de semanas lo agoté por completo. Efectivamente ¡me sale caro por lo mucho que uso! Pero por 19,50 los 100 ml. podréis tener un aceite corporal de rápida absorción, que deja un tacto de piel sedosa divino y que además está completamente formulado a raíz de ingredientes naturales. Desde el olor a la forma de aplicarse y la velocidad en la que el tacto del aceite desaparece, todo merece la pena. Para el verano han sacado una edición especial que deja partículas doradas en la piel ¡y que me encanta! Pena que mi cumpleaños sea en octubre y se haya acabado para entonces.

Tratamientos corporales caros pero sin efecto especial. Trixera de Avène

Esta crema corporal para pieles secas no la conocía de nada, pero me llegó dentro de un pack de regalo, que por cierto, estuve reservando durante mucho tiempo porque creí que sería la quinta maravilla. Lo cierto es que la Trixera de Avène pues ni fu ni fa. Vamos, que no tuve ni de lejos el resultado espectacular que os he contado con las anteriores. Teniendo en cuenta que tampoco es que sea barata, unos 20 euros el bote de 400 ml. y siendo una marca que suele comercializarse en farmacias, específicamente para pieles con problemas, me transmitía una confianza que al final me defraudó. Se absorbía bien, el olor era bastante neutro (no podía ni gustarme ni disgustarme) pero el resultado era similar al de mis cremas low cost del supermercado. ¡Menos mal que esta no la pedí yo y que tampoco pagué por ella! Porque me hubiera dado una pena infinita hacer una inversión tan poco resultona.

¿Cuál es vuestra crema corporal preferida pero que se escapa a vuestras posibilidades?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.