Querida gorda: no tenemos tallas para ti

Mis kilos de más me han importado en muy pocas ocasiones. No soy de sentirme indignada, humillada, ni afectada por tener un curvy cuerpo fuera de lo que se considera normal. Pero reconozco que sí me he encabronado como una mona en alguna que otra ocasión en la que acudiendo a tiendas de ropa para gente estándar con la intención de comprar un regalo para otras personas, las dependientas ya han dado por hecho que yo era un tonel con patas y sin criterio que estaba intentando embutirme a presión en sus modelitos a la última, claramente dieñados para mujeres …

¡Sigue leyendo!

Los excesos navideños cuando eres curvy

En algunos fragmentos de este post, dará la sensación de que me lo han patrocinado los turrones Suchard, pero no soy nadie en el universo y todas las tabletas que engulle este curvy cuerpo las he pagado religiosamente. El caso es que desde hace unos años vivo a la expectativa de ver coincidir las rebajas de verano con la llegada de los dulces navideños a mi supermercado habitual. Yo no sé qué pasa, porque teniendo los años la misma duración que han tenido siempre, con sus 365 días de 24 horas, divididos en 4 cómodas estaciones, la Navidad es un …

¡Sigue leyendo!

La mejor personal shopper de una curvy ¡tu madre!

Me vais a perdonar pero esto de que la gente de a pie tenga personal shopper aún no me encaja en mi modo de vida. Yo agradezco mucho que alguien estiloso y con maña para conjuntar trapitos y complementos me aconseje en ese fondo de armario inexistente que tengo. Y gustosa pagaría por sus servicios si tuviese una profesión en la que mostrarme en público y cuidar mi imagen personal fuesen indispensables para mantenerme en la brecha. Pero a día de hoy sólo soy una mamá curvy que trata de recuperar el gusto por la moda, la cosmética y todos …

¡Sigue leyendo!

¿Barriga gorda o de embarazada? El sinvivir de una curvy

Mi personal shopper se ha pasado media vida mía insinuando, o más bien afirmando bien a las claras, que con este curvy cuerpo el día en que me quedase embarazada nadie notaría nada por lo menos hasta el sexto mes de preñez. Oye ¡y qué ojo tuvo! Más de medio embarazo lo pase con mi ropa de siempre, sin necesidad de modelitos premamá y sin que se intuyera la criatura enorme que estaba gestando. En lo del ahorro de ropa esta situación tan pasmosa no me desagradaba, pero como buena primeriza ¡yo quería lucir preñicuerpo por doquier! Y claro, viví …

¡Sigue leyendo!

Soy curvy y no me dan vergüenza los masajes

Como curvy, reconozco que hay veces (casi todos los días unas cuantas) en las que me encantaría vivir en plan marquesa, sin dar un palo al agua y ocupándome solo del cuidado y la contemplación de mi cuerpo. Pero como no está la economía nacional para florituras, y a la larga lo mucho cansa, incluso cuando de cosas tan buenas como los masajes se trata, seguiremos con la rutina de humano de a pie, normal y corriente. Soy muy aficionada a los masajes. Pero mucho, mucho. El primero me lo regaló el insecto palo cuando éramos novios y desde entonces …

¡Sigue leyendo!

La vida de una curvy casada con un insecto palo

No hace mucho leí en We Lover Size un post titulado Soy gorda pero no me gustan los gordos. Parece un tema baladí, pero a veces me da la impresión de que los hombre guapos sólo pueden salir con mujeres que estén estéticamente a su altura, las gordas con gordos, los delgados con delgadas. No mentiré, porque a mí también me llaman la atención por la calle esas parejas un tanto dispares, si tenemos en cuenta los cánones que hay establecidos en esta sociedad. Y de golpe y porrazo, la primera y única vez que me ennovio en serio, lo hago …

¡Sigue leyendo!

Soy curvy y adelgacé durante mi embarazo

En mi blog de maternidad, Planeando ser padres, lo tengo todo bien documentado, porque semana a semana iba redactando los cambios que experimentaba mi cuerpo a causa de esta preñez primeriza. Tanto éxito tuvieron estas lecturas sobre mis síntomas del embarazo, que acabé por recopilar los escritos en un ebook. Una de las cosas que más me sorprendió es que a pesar de la obesidad con la que partía, yo adelgacé durante mi embarazo. Y no poco. 11 kilos, para ser exactos. Uno de mis miedos era ponerme como un tonel a causa de la maternidad y convertirme en un …

¡Sigue leyendo!

Soy curvy y no uso maquillaje

¿A que te has quedado muerta? Ya ves, si la belleza de hoy en día suele estar reñida con el sobrepeso, porque si eres curvy siempre te dicen que estarías más mona con algunos kilos menos, con independencia de que de cara seas un bellezón, imagínate qué se puede pensar de una curvy que además se niega a usar maquillaje. Quiero dejar claro que no tengo absolutamente nada en contra de la industria cosmética. Es más, me encantan las cremas y todos los potingues que fabrican y que me meten por los ojos a través de la publicidad. Y compro …

¡Sigue leyendo!

El aquagym puede ser genial para una curvy

Ya han pasado dos años desde la última vez que puse un pie en serio en un gimnasio, o más concretamente en una clase de aquagym. Ahora sólo visito las instalaciones deportivas municipales para recorrer el pasillo que une la taquilla con la piscina exterior de verano, para ponerme a remojo con la niña. A 5,40 euros cada entrada. Vamos, que se me revuelve todo por dentro y siento deseos de volver a ser abonada para ir a chapotear “gratis”. Cuando me he propuesto ir al gimnasio siempre he sido muy disciplinada. Soy una curvy que lo da todo cuando …

¡Sigue leyendo!

Soy Mamá curvy

A ver por dónde empiezo. En mi casa soy Lucía, Luci y demás variantes. Sí, soy esta tan hiper-mega-cursi, la de la cara de princesita (plus size) rebosante de felicidad el día de mi boda. Sé lo que muchas estaréis pensando ¿no había una foto más empalagosa para darse a conocer como autora de un blog? Seguramente no. Y aquí llego, entrando por la puerta grande con semejante imagen que os quedará grabada a fuego en las retinas para la posteridad. A ver si me centro y os cuento algunas cosas interesantes sobre mí. O de cotilleo puro y duro, …

¡Sigue leyendo!