¿Cómo medirse para elegir bien tu talla de sujetador de copa grande?

gran lencería sujetador copa E

Querida curvy: Tu sujetador seguramente no es de la talla que te corresponde. No, no es porque seas una plus size, ni porque tu pecho sea mayor que el de la media, ni porque cueste más abarcarte a la redonda y no haya modelitos para ti. No. En este caso, los curvy cuerpos y las mujeres más delgadas estamos emparejados, porque sobre el 80% de las féminas, así, en general, no llevan la talla de sujetador que les corresponde. ¿Cómo se te queda el cuerpo? No daba crédito a esta barbaridad de meteduras de pata, teniendo en cuenta que el…

¡Sigue leyendo!

Sujetador deportivo de talla grande ¡que sujete, por favor!

Sujetador deportivo de talla grande anita

Se acabó el verano, la niña empezó el colegio, tras las fiestas locales yo he conseguido volver al gimnasio, a mis clases de zumba ¡y he estrenado algo! Se acerca mi cumpleaños, y antes de pedir cualquier tontada inservible me he dado cuenta de que necesitaba un buen sujetador deportivo de talla grande como el comer. El actual tiene 13 años ¡que se dice pronto! Es cierto que durante todo este periodo no le he dado el mismo uso, y hasta enero llevaba casi 4 años completos relegado en el cajón de la curvy ropa interior. Pero antes de esa…

¡Sigue leyendo!

Ropa de zumba de talla grande ¿una odisea?

ropa de zumba de tallas grandes

El método Konmari a la española entró tan fuerte en mi vida a finales del año pasado, que una de las cosas de las que me deshice con más alegría fueron las ropas viejas para hacer deporte. Primero, porque no veía factible volver al gimnasio con el bebé tan pequeño, si no lo había logrado 4 años después del primer parto. Y también porque lo poco que tenía para hacer ejercicio estaba ya tan viejo, con unas marcas de sudor que no salían y un desgaste tan deprimente, que no me merecía la pena guardarlo indefinidamente para que llegado el…

¡Sigue leyendo!

Mi wishlist curvy para esta navidad. ¿Tienes la tuya?

wishlist curvy regalos navidad

Anda todo el mundo loco de remate con los descuentos del Black Friday ¡y yo sin nada que comprar! La vida de madre es así. Es ese momento que discurre entre tu juventud consumista y despreocupada y tu llegada a la mediana edad, con unos pantalones que cuando quieres ajustar cuentas llevan al menos 15 años acompañándote. Nace tu primer hijo ¡y salir de compras ya no vuelve a ser igual! No porque tengas que llevarlos, correteen por la tienda, lo toquen todo con sus deditos pringosos, o traten de desmontar los escaparates. No. Es que aunque te quedes en…

¡Sigue leyendo!