Gorda y sana ¿doble desgracia?

gorda y sana

Os contaba hace unos meses que tenía el firme propósito de enmendar mis hábitos alimenticios. Si siempre he comido regular, la ansiedad producida por esta nueva lactancia me está empujando a un abismo cuyo fondo prefiero no conocer. Recién parida, preferí no ponerme más presión que la de ir criando a mi prematuro como buenamente pudiera, pero cuando cumplió los 5 meses, a un paso ya de empezar con la alimentación complementaria, pensé que era un buen momento para visitar a mi médico de cabecera e insinuarle, o decirle abiertamente, que mi peso no puede seguir así. Podría correr el …

¡Sigue leyendo!