Reformas de casas en la tele. El quiero y no puedo

reformas de casas de la tele divinity

Mi primer embarazo me llevó a convertirme en una adicta de los programas de bodas de Divinity. Esas novias de todos los tamaños y colores, dispuestas a dejarse los ahorros de toda la vida en el vestido de su ceremonia (que no sé cómo pagarían el resto de la celebración, con el presupuesto que se llevaban los trajes) y esos familiares que en vez de estar allí para dar apoyo, parecía que se habían personado para hundir a las muchachas: que si no enseñes ese tatuaje, que si tápate las carnes, gorda impura, que si a él no le va…

¡Sigue leyendo!