¿Barriga gorda o de embarazada? El sinvivir de una curvy

Mi personal shopper se ha pasado media vida mía insinuando, o más bien afirmando bien a las claras, que con este curvy cuerpo el día en que me quedase embarazada nadie notaría nada por lo menos hasta el sexto mes de preñez. Oye ¡y qué ojo tuvo! Más de medio embarazo lo pase con mi ropa de siempre, sin necesidad de modelitos premamá y sin que se intuyera la criatura enorme que estaba gestando. En lo del ahorro de ropa esta situación tan pasmosa no me desagradaba, pero como buena primeriza ¡yo quería lucir preñicuerpo por doquier! Y claro, viví …

¡Sigue leyendo!

Soy curvy y no me dan vergüenza los masajes

Como curvy, reconozco que hay veces (casi todos los días unas cuantas) en las que me encantaría vivir en plan marquesa, sin dar un palo al agua y ocupándome solo del cuidado y la contemplación de mi cuerpo. Pero como no está la economía nacional para florituras, y a la larga lo mucho cansa, incluso cuando de cosas tan buenas como los masajes se trata, seguiremos con la rutina de humano de a pie, normal y corriente. Soy muy aficionada a los masajes. Pero mucho, mucho. El primero me lo regaló el insecto palo cuando éramos novios y desde entonces …

¡Sigue leyendo!

La vida de una curvy casada con un insecto palo

No hace mucho leí en We Lover Size un post titulado Soy gorda pero no me gustan los gordos. Parece un tema baladí, pero a veces me da la impresión de que los hombre guapos sólo pueden salir con mujeres que estén estéticamente a su altura, las gordas con gordos, los delgados con delgadas. No mentiré, porque a mí también me llaman la atención por la calle esas parejas un tanto dispares, si tenemos en cuenta los cánones que hay establecidos en esta sociedad. Y de golpe y porrazo, la primera y única vez que me ennovio en serio, lo hago …

¡Sigue leyendo!

5 diferencias entre una curvy y una gorda

He de reconocer que hasta hace pocas semanas yo no me definía como una mamá curvy sino como una vaca-burra, una gorda, rellenita, rechoncha, de metabolismo muy aprovechado, de hueso ancho, etc. Vamos, que ya sabemos todas la cantidad de eufemismos que se nos pueden ocurrir para hablar de nuestro sobrepeso u obesidad sin hacer demasiada sangre con el tema (sólo la justita). Tras mi día de iluminación y revelación al ir a mis primeras rebajas bien aprovechadas desde que soy madre, el apelativo curvy llegó a mi vida para instalarse definitivamente. Por mí misma, ya suelo inventar muchas palabras …

¡Sigue leyendo!