• gorda para insultar
    Piensa en curvy

    Cuando tu hijo te califica de gorda para insultar

    Hace unos años ya (¡cómo pasa el tiempo!) os contaba que mi hija no me veía gorda pese a estarlo más que ahora. A ella le hacía gracia que mamá tuviera panchota (según su vocabulario), tetas (fue lactante durante mucho tiempo) y carnes por todas partes en las que acomodarse y de sobra. Porque otra cosa no, pero estos hijos míos parece que no sean capaces de conocer sin tocar.  Entendía perfectamente cuándo una persona estaba pasada de peso, pero una cosa era el resto de la gente y otra su propia madre. Bien, pues no sé en qué momento se le cayó a la niña la venda de los…