Adelgazar sale caro. Imprevistos que no me había planteado

Adelgazar sale caro

Bueno, bueno, bueno, no, aún no he perdido del todo la cabeza, ni he dejado de ser obesa, ni vuelvo con la fatorexia a tope creyéndome una sílfide. No. Sin embargo, resulta que con un poco de pérdida de peso (7 kilos hasta el momento) y un mucho de centímetros a la redonda (por aquello de que es más importante perder volumen que peso) definitivamente no voy a llegar a las rebajas de enero, pero no sólo porque me bailen muchas prendas de ropa básica, sino porque estoy necesitando hacer inversiones que ni me había imaginado. Voy a entrar en…

¡Sigue leyendo!