Tratamientos corporales caros o low cost. ¡Hay diferencia! A veces

Tratamientos corporales caros o low cost

De vez en cuando, una tiene un golpe de suerte y dentro de la enorme lista de regalos propios, que paso a mis familiares para que tengan ideas cuando quieren regalarme algo con motivo de una ocasión especial, siempre cuelo varios productos de cosmética más caros. ¡No tengo vergüenza! A diario, lo normal es que mis tratamientos sean todos low cost por completo, porque tengo niños que mantener y un futuro incierto como el de cualquiera. Pero si de mí dependiera, si no tuviera otras preocupaciones económicas en la vida, os aseguro que gastaría mucho más en productos cosméticos. No…

¡Sigue leyendo!

Exfoliante facial y corporal. Juntos, por separado, los mejores y peores que he probado

E x f o l i a n t e s corporales faciales

Cuando me sobrevienen mis pensamientos de que yo debería haber nacido para rica, me ocurren cosas como el hecho de que mis primeras exfoliaciones faciales y corporales tuvieron lugar en centros de estética, porque no tenía ni idea de que esto se lo podía hacer una misma en casa. ¡Ole yo! Al hablar de exfoliantes faciales y corporales, me daba la sensación de que serían productos súper agresivos con la piel, que o bien los aplicaba un experto o te podrías desollar viva con el DiY. Por casualidad, en un pack de cremas faciales normales, me llegó a casa mi…

¡Sigue leyendo!

Be Radiant de Freshly Cosmetics. Espléndida de la cabeza a los pies

Be Radiant de Freshly Cosmetics

Cosmética orgánica, natural… Claro que os suenan todos estos adjetivos. Yo me empape de todos los conceptos y de la calidad inigualable de los cosméticos elaborados huyendo de los químicos agresivos hace casi 3 años, durante el embarazo de mi segundo hijo. Tengo una piel normal y bastante agradecida: sin manchas, una tez muy aparente para mi edad, no se me ve una vejez prematura, prácticamente todos los cosméticos que he usado me sientan bien y en cuanto al estado del cuerpo, lo peor son las estrías. Y no por los embarazos, sino por mi engorde habitual, aunque ya me…

¡Sigue leyendo!