Tu bebé gordito ¿cuándo es un niño obeso?

Tu bebé gordito ¿cuándo es un niño obeso?

Os conté hace mucho tiempo que la genética es muy variable y que porque nosotras estemos gordas nuestros hijos no tendrán por qué seguir nuestro camino. Con mi hija, de casi 4 años vivo bastante tranquila por el momento: come de todo (a algunas cosas les hace ascos, pero a pocas), siempre ha sido de percentiles enormes en peso y altura pero nunca nos han alarmado respecto a su posible obesidad de adulta en la consulta del pediatra. Es una niña alta, esbelta y no para quieta. Come la cantidad que quiere de lo que le ofrecemos (que intentamos que …

¡Sigue leyendo!

Un mes viviendo sin azúcar añadido (o casi)

un mes viviendo sin azúcar

Antes de terminar el mes de agosto tomamos la decisión en familia y ya hemos sobrepasado un mes viviendo sin azúcar añadido de forma habitual. Yo tenía claro que quería hacer el intento, por lo menos para mejorar mi alimentación sin recortes drásticos, sin dietas restrictivas y con el poco conocimiento que puedo tener para lograr no seguir aumentando de peso de una forma saludable. Tras la vista a mi médico de cabecera, que me ve sana y estupenda, y la lectura del libro de Julio Basulto Mamá come sano, le conté a este hombre que para nosotros el azúcar …

¡Sigue leyendo!

Basulto no odia a las gordas. Mamá come sano

Basulto no odia a las gordas. Mamá come sano

¡He leído un libro! ¡Yujuuuu! La cosa no sería tan meritoria si no fuese porque he pasado de ser una lectora voraz, a una madre de 2 criaturas que apenas consigue leer un par o 3 de novelas al año. Deprimente, lo sé. Como os anunciaba hace unos días, debido a mi desgracia de estar gorda y sana, en la Seguridad Social me han dado de lado y no me van a ayudar en mi propósito de mejorar mis hábitos alimenticios y ser un ejemplo para mis hijos. Así es que por lo implicada que ando en la blogosfera maternal …

¡Sigue leyendo!

Gorda y sana ¿doble desgracia?

gorda y sana

Os contaba hace unos meses que tenía el firme propósito de enmendar mis hábitos alimenticios. Si siempre he comido regular, la ansiedad producida por esta nueva lactancia me está empujando a un abismo cuyo fondo prefiero no conocer. Recién parida, preferí no ponerme más presión que la de ir criando a mi prematuro como buenamente pudiera, pero cuando cumplió los 5 meses, a un paso ya de empezar con la alimentación complementaria, pensé que era un buen momento para visitar a mi médico de cabecera e insinuarle, o decirle abiertamente, que mi peso no puede seguir así. Podría correr el …

¡Sigue leyendo!

Tu madre y tu suegra no quieren que adelgaces

Tu madre y tu suegra no quieren que adelgaces

Puede que ya lo hayas descubierto por ti misma, pero tu madre y tu suegra no quieren que adelgaces. Da igual el coñazo que te hayan dado ambas durante toda tu vida con cuestiones como “con lo mona que eres de cara”, “Si perdieras unos kilitos” y demás. Si alguna vez, por salud, por estética o porque te cambia el chip, decides hacer de la vida sana tu mantra vital, ellas van a interponerse en tu camino hacia el éxito con todas sus fuerzas. Esto es así, se mire por donde se mire. No me refiero ya a cuando tu …

¡Sigue leyendo!

App Mi no dieta ¿la sustituta de En tu línea?

mi no dieta

Sí, no hace falta que me lo digáis: salgo a app de plan de alimentación por mes y no acabo de amoldarme a ninguna. Hoy os cuento un poco lo que me ha parecido la app Mi no dieta, que por ahora es la que veo más similar a la desaparecida En tu línea. ¡Con lo feliz que yo era con aquella! La de buenos propósitos que me hice y la de metas que cumplí. Pero me quedé embarazada, dejé de seguir las pautas saludables y cuando quise volver a ella tras el parto ¡había desaparecido para siempre! He estado …

¡Sigue leyendo!

Galletas de avena y plátano para curvies torpes

galletas de avena y plátano para curvies torpes

¡No huyáis! Sí, he entrado en la cocina para hacer galletas de avena y plátano para curvies. O para cualquiera, vamos. Yo, que soy la primera dispuesta a zampar lo que me pongan por delante pero a quien mi padre me recuerda de vez en cuando que la cocina es esa habitación de casa que tiene unos fueguecitos para hacer de comer. No es lo mío, la verdad. Ni lo disfruto, ni me relaja, ni soy imaginativa, ni tengo paciencia. Pero en mi camino hacia una mejor alimentación, lo primero que he tenido que hacer es buscarme las habichuelas para …

¡Sigue leyendo!

¿La lactancia engorda? ¿O tengo ansiedad?

lactancia engorda por la ansiedad y el estrés

En un primer momento pensé ¿ansiedad yo? Vamos, hombre, si vivo en mi balsa de aceite, en mi pachorra natural, que a mí todo me entra por un oído, me sale por el otro, voy a lo mío y nada me perturba. Pero oye, es que ya es el segundo embarazo en el que estoy viviendo la misma situación en la que después de haber perdido peso durante la preñez (o haberlo mantenido, como me ha pasado esta vez) llega la hora de meterme de lleno con la teta y resulta que la lactancia engorda. Con la niña, estaba convencida …

¡Sigue leyendo!

My fitness pal. Aprender a comer ¿contando calorías?

my fitness pal adelgazar

Yo era una curvy feliz que decidió aprender buenos hábitos alimenticios para cambiar mi forma de comer y cuidar de mi salud con el programa En tu línea de Weigth Watchers. La felicidad me duró 4 meses, que se tradujeron en una pérdida de 11 kilos con poquísimo esfuerzo. Pero entonces me quedé embarazada, los responsable del programa aconsejaban no seguir sus directrices durante la preñez y me di de baja, esperando entusiasmada no recuperar muchos kilos durante la gestación y ser reclutada de nuevo tras el parto. Pero ahora que se van a cumplir 2 meses desde que di …

¡Sigue leyendo!

Excesos navideños. Estas navidades he pasado miedo

excesos navideños navidades he pasado miedo

¡Feliz año 2017! Imaginad cómo habrán sido las navidades que he tenido a causa de los excesos navideños, que hasta el 7 final del nuevo año lo veo más estilizado y resultón que el panzón 6 del año que ya se ha acabado. Me despedí precipitadamente en diciembre, cogiéndome unas vacaciones adelantadas para relajarme del trabajo, disfrutar más en familia, tomar conciencia de mi embarazo (porque ya estaba en el tercer trimestre y aún no había tenido muchos minutos para sentarme a pensar en él). Todos propósitos muy dignos, muy amorosos y loables. Pero ¿cuál ha sido la realidad de …

¡Sigue leyendo!