Mi tratamiento facial de noche. ¡Qué relax!

Os contaba hace unas semanas que soy muy disciplinada con mi tratamiento facial de día, el que creo que es el responsable de poder ir con mi trentena de años muy bien llevados y sin una necesidad acuciante de esconderme bajo el maquillaje. Pero como adicta a los potingues que soy, esta curvy no solo se embadurna en cremas durante el día, sino que también dispongo de mi tratamiento facial de noche. Sí, muy estresada, con muy poco tiempo libre con esta niña, pero en cuanto mi criatura pisa la cuna, yo me abalanzo sobre mi caja de cosméticos estratégicamente…

¡Sigue leyendo!

La entrepierna de una curvy

¡Uy! ¡Que se me sube de tono el blog! Que no, que aún sigo estando civilizada y siendo apta para todos los públicos. Lo que pasa es que quizás las mujeres de peso normal nunca se hayan parado a pensar que cuando una tiene más kilos de la cuenta, siempre hay algún que otro gramo que se acumula justo ahí, en la entrepierna de una curvy. No a la altura de las vergüenzas, sino una mijita más abajo. Y dependiendo de la hechura corporal de cada una, esta zona sensible situada entre los dos muslos, puede extenderse desde escasos centímetros…

¡Sigue leyendo!

Mi tratamiento facial de día ¡soy una curvy que se cuida!

El maquillaje no es lo mío, el gimnasio quedó abandonado cuando nació la niña y de la alimentación… ¡mejor pasamos palabra! Porque hay días en los que hago una comida, otros 3… voy a salto de mata dependiendo del tiempo que tenga libre. Pero lo que no descuido nunca, jamás, ni siquiera cuando ingresé en el hospital para el parto ¡es mi tratamiento facial de día! Bueno, y el de noche tampoco. Con deciros que mi personal shopper (mi madre) me preguntaba si yo creía que durante el parto y la estancia hospitalaria por el post parto iban a estar…

¡Sigue leyendo!