Tenemos una churrería en la puerta del gimnasio

churrería en la puerta del gimnasio

Pues ya lo he dicho. Es que no se le pueden dar más vueltas al asunto. Bueno sí, se le pueden dar mil vueltas, de ahí que hoy venga con mis desvelos sobre este tema, porque sí curvy señoras, en este pueblo tenemos una churrería en la puerta del gimnasio y aquí no ha pasado nada. ¡Pero sí que pasa! Cuando yo hacía aquagym hace años, ese engendro del infierno ya estaba allí. Es una especie de carromato rodante, que se puede cambiar de ubicación, pero que sólo desaparece en temporadas cortas, vacaciones, grandes fiestas… Pero lo normal es que esté…

¡Sigue leyendo!