Curvy y el amor/odio a la braga faja

Creo que el compuesto braga faja son dos palabras que ninguna curvy quiere escuchar. Y más repelús dan cuanto más joven es una. Siendo yo una adolescente de 14 años, curvy pero aún dentro de un peso sano y normal, recuerdo una pelea con una compañera de colegio, aún más curvy que yo pero menos proporcionada de hechuras, que me acusó de usar braga faja delante de un grupo de compañeros de clase. Sí, por lo visto en esas edades el uso de la braga faja puede ser considerado una terrible humillación si alguien te descubre. Lo curioso es que…

¡Sigue leyendo!

La vida de una curvy casada con un insecto palo

No hace mucho leí en We Lover Size un post titulado Soy gorda pero no me gustan los gordos. Parece un tema baladí, pero a veces me da la impresión de que los hombre guapos sólo pueden salir con mujeres que estén estéticamente a su altura, las gordas con gordos, los delgados con delgadas. No mentiré, porque a mí también me llaman la atención por la calle esas parejas un tanto dispares, si tenemos en cuenta los cánones que hay establecidos en esta sociedad. Y de golpe y porrazo, la primera y única vez que me ennovio en serio, lo hago…

¡Sigue leyendo!

5 diferencias entre una curvy y una gorda

He de reconocer que hasta hace pocas semanas yo no me definía como una mamá curvy sino como una vaca-burra, una gorda, rellenita, rechoncha, de metabolismo muy aprovechado, de hueso ancho, etc. Vamos, que ya sabemos todas la cantidad de eufemismos que se nos pueden ocurrir para hablar de nuestro sobrepeso u obesidad sin hacer demasiada sangre con el tema (sólo la justita). Tras mi día de iluminación y revelación al ir a mis primeras rebajas bien aprovechadas desde que soy madre, el apelativo curvy llegó a mi vida para instalarse definitivamente. Por mí misma, ya suelo inventar muchas palabras…

¡Sigue leyendo!