Sujetador para running de talla grande ¡con relleno!

Sujetador para running de talla grande

El ser humano es el único animal que tropieza 2 veces en la misma piedra ¡o 3! ¡O más! Después de averiguar que llevaba toda la vida usando una talla incorrecta de sujetador (bien de número pero fatal de copa, de ahí que ningún modelo terminara de quedarme bien ajustado por todos lados), aprender a medirme, saber los centímetros que tengo por todos los contornos posibles y que necesito una copa especial (al menos la E y dependiendo del modelo, la F), me echo a correr por la calle y vuelvo a equivocarme. En mis inicios como madre running, bueno, aún en fase caminante, porque los minutos a la carrera siguen siendo muy, pero que muy escasos por los parones que he tenido que hacer desde que me motivé en enero, decidí no hacer ninguna inversión económica en este deporte. Ya os conté algunos de mis primeros errores como curvy running, que tuve que ir solventando desde el primer entrenamiento, a riesgo de ir incómoda, hacerme daño de verdad u odiar por completo este deporte. Pues bien, otro patinazo importante fue el de irme a entrenar con mi nuevo sujetador de lactancia de talla perfecta, este de Gran Lencería. Me queda tan bien y es tan cómodo, que como ya preveía que no iba a salir escopeteada desde el minuto 1 de mi nuevo hobby ¿sería tan necesario tener un sujetador deportivo? 2 meses después, os aseguro que sí, que es imprescindible.

¿Por qué no se debe correr con un sujetador de lactancia?

O con cualquier sujetador normal, pero como yo llevo ya 5 años metida en estos berenjenales de la lactancia ininterrumpida, pues el mío era de este estilo. No sé qué dirá la teoría ni los expertos en el tema, pero sí sé lo que he vivido yo: tirantes que se caen, incluso aunque sólo camines rápido. No hace falta salir para batir un récord olímpico: a poco que aceleres el paso, los tirantes que te sujetan perfectamente en tu día a día, no son suficientes para los movimientos en el deporte. Esto hace que te pases el entrenamiento subiéndote un tirante, luego el otro, cuando no caminando directamente con las manos apoyadas en los hombros para que no se vuelvan a mover de su sitio. Muy poco ergonómico todo, la verdad. Además de la lucha contra los tirantes, lo siguiente peor es el rebote. Porque las entradas en carnes solemos tener mucho pecho: por pechugonas o por el extra de carnes en esa zona, así es que hay más materia prima que sujetar y no vale cualquier telita para lograr este objetivo.

Sujetador para running de talla grande mint gris

Mi sujetador para running de talla grande con relleno

Que la talla 105F me ajustara como un guante no me sorprendió, porque está visto que la calculadora de medidas que me iluminó el camino en Gran Lencería acierta siempre. Además, el modelo es tipo crop top, y las muy lanzadas podrían lucirlo sin camiseta ni nada. Yo no voy a ser de esas, por muy de moda que esté la combinación de color gris jaspeado y mint. Pero aunque sólo sea para mi deleite personal ¡el modelo es precioso! Ya sé que esta no es precisamente la característica que más debería valorar respecto aun sujetador para running de talla grande, pero a mí también me gustan las cosas bonitas. En cuanto a la calidad, es brutal. Los tirantes tienen un ajuste tan firme que desde luego, a la velocidad a la que yo camino-corro, no se mueven de su posición ni por casualidad. También me ha sorprendido la posibilidad de poder elegir un modelo deportivo con relleno. No para aparentar tener más pecho, porque no es el caso, sino porque desde hace unos años, la redondez que proporcionan este tipo de modelos no tiene comparación con los diseños sin nada de forma preestablecida.

Otros detalles de calidad

Los tirantes de mi sujetador de running de talla grande pueden llevarse en posición normal o cruzados a la espalda. Era una peculiaridad que no valoré absolutamente nada a la hora de elegir el modelo, pero resulta que es un detalle increíble en el día a día. Al cruzarse, la sujeción, que ya es estupenda de por sí, mejora aún más. Además, me he dado cuenta de la cantidad de camisetas muy escotadas de espalda que se venden para correr, por lo que es una buena idea para que el sujetador quede bien disimulado. Los cierres con corchetes son 4, por lo que cuesta un poco acertar con todos los ojales las primeras veces, pero esto facilita el ajuste perfecto, ya que ni el tejido queda excesivamente tenso por ninguna zona, ni se clava con facilidad.

Si entre vuestros propósitos de año nuevo, u objetivos porque sí, estaba el de hacer deporte y evitar los vaivenes del curvy pecho, tenéis que mirar los modelos de Gran Lencería! Por cierto, que además os harán un 10% de descuento con el código LUCIA, y os asesorarán de forma personalizada para aseguraros que siempre compraréis el sujetador ideal para vuestra medida y necesidades. ¿Alguna otra loca ha salido a correr sin preparación ninguna en cuanto a sujeción?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.