Soy gorda y no me gusta cocinar

Soy gorda y no me gusta cocinar

Seguro que más de uno implosiona ante semejante afirmación, porque existe la creencia generalizada de que los gordos somos amantes de todas las facetas gastronómicas. Y mira, no. Yo soy gorda y no me gusta cocinar. Me gusta que me lo pongan todo por delante, así sea un bocadillo o un plato gourmet, o un catering de mini cositas que no llenan nada, pero que lo haga otro. Vamos, he disfrutado de comidas veganas que jamás hubiera hecho en casa, me han parecido una delicia pero claro, es que tenían el plus de que estaban allí, listas para comer. En casa hago lo que puedo para que los niños coman lo mejor posible, eliminando al máximos los procesados, mirando etiquetas en busca de los azúcares añadidos… O sea, tratando de no meter la pata a la hora de comprar, pero cuando toca ¡cocinar! El acabose. No hay quien me saque de la comida a la plancha, al horno, cocinada hasta sin aceite, y mis platos son sosos y para salir del paso. Si por mí fuera, pediría comida a casa siempre, pero hasta ahora no conocía alternativas saludables, además del cargo de conciencia que supone el considerarte a ti misma una vaga para esta tarea. Podría delegar en el padre de las criaturas, pero digamos que los fogones tampoco son su fuerte. Pos simplificar mucho el asunto. Sé que vamos a tener que continuar con nuestra cocina de supervivencia y batalla como uno de los dos no cambie el chip, pero más allá de los establecimientos de comida rápida que reparten su comida ultraprocesada a domicilio, he descubierto algunas alternativas sanas. No son baratas, pero en caso de desesperación…

Soy gorda y no me gusta cocinar wetaca

Wetaca

¡Amor eterno a Wetaca! Hemos probado sus túpers cocinados y entregados a domicilio, perfectamente envasados y listos para calentar en el microondas y no tenemos palabras para describir lo impresionados que estamos. La idea es que auténticos chefs cocinen en masa para torpes que estamos en nuestras casas, trabajo o en cualquier parte en la que nuestras habilidades en la cocina brillen por su ausencia. Se hace un pedido semanal para recibirlo el martes o el viernes y te surtes de todos los túppers que vayas a necesitar. ¡Un inventazo! Pensaba que la calidad dejaría mucho que desear, que se parecerían a esos platos precocinados del supermercado, que siempre son como de plástico y están llenos de sustancias sospechosas, pero no. Están riquísimos, con una lista de ingredientes igual a la que que tendríamos si los hubiéramos hecho en casa, envasados para ser consumidos en un máximo de 10 días y nada más. Eso sí, hay platos sanísimos como los hechos con verduras, y otros rebuenos pero muy calóricos por llevar salsas, carnes grasas como el pato… Pero bueno, hay opciones ligeras y otras más contundentes. Para todos los gustos. Tanto nos ha gustado que ya vamos por la segunda semana de pruebas. Como este hombre ha viajado, hemos podido congelar los que no hemos usado durante los días recomendados, y así vamos haciendo un pequeño almacén de soluciones para solo calentar en días difíciles de organización familiar. Tengo hasta código personal de descuento (LUCIAT6831) y si estáis tentadas de probarlo os descontarán 10 euros de vuestra primera compra. De verdad, si viviera sola y no fuéramos 4 bocas para alimentar, lo usaría cada día, porque cada semana presentan 21 platos nuevos y variados.

Soy gorda y no me gusta cocinar exotic fruit box

Exotic Fruit Box

Ir a hacer la compra sí me gusta, pero con la fruta y la verdura tengo un sinvivir, porque la del supermercado raramente tiene el aspecto y el sabor que debería, y en las tiendas especializadas te cuesta un ojo de la cara. Así conocí Exotic Fruit Box, con un producto muy especializado en frutas tropicales, criadas en España y distribuidas directamente, sin intermediarios. La ventaja es que te llega a domicilio, perfectamente seleccionada para que se te vaya madurando en casa y con instrucciones para torpes. El precio es más caro que el de los aguacates, mangos o papayas del supermercado, pero es que el sabor no tiene absolutamente nada que ver. Ni el tamaño, ni lo que duran en casa… Parecen de especies diferente, vamos. La parte negativa es que hay que comprar los lotes por kilos (mínimo unos 4 kilos de fruta) que puede ser variada, pero con lo que comen mis criaturas, esto no es precisamente un handicap. Suelen hacer promociones con cierta frecuencia, y el precio del transporte ya está incluido en la tarifa. Aquí no hay que cocinar nada, simplemente pelar y comer.

Soy gorda y no me gusta cocinar caldo aneto

Caldos Aneto

Desde que los descubrí hace casi un año, ya no podemos vivir sin caldos. Empecé haciendo sopas con ellos, porque ya estaba lo difícil hecho: el caldo. Simplemente tenía que agregar algo de pollo, o pasta con forma para los niños, o verduritas en miniatura. Y con un hervor ¡comida lista! Pero al poco de empezar a usarlos, me di cuenta de que hay vida más allá de la sopa, y puesto que en casa no usamos salsas, para evitar grasas y calorías vacías, usar los caldos de Aneto para guisar (estofado, por ejemplo) o para hacer pescado al horno, incluso sin necesidad de usar ni aceite y que salgan con un sabor espectacular, nos abrió todo un mundo de posibilidades. En el supermercado encontraréis muchas marcas de caldo, pero definitivamente no todas son iguales, porque las variedades de Aneto están hechas simplemente con productos frescos, de primera calidad y el caldo es espeso y contundente, como si estuviera cocinado en casa. El resto de los que he probado no se parecían en nada. Además de que suelen incluir un exceso de sal, se hacen a partir de pastillas de caldo concentrados, llevan sustancias extrañas para que tengan una vida útil más larga…

¿A vosotras os gusta cocinar? ¿A qué trucos recurrís en caso de necesitar alimentaros con urgencia y sin tiempo o ganas para dedicar a la cocina?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.