Piensa en curvy

Lo que le interesa a la gente sobre las gordas

cotilleos sobre las gordas

Este post podría queda muy, pero que muy soez, si os comentara el tipo de búsquedas que la gente realiza en Google para llegar hasta Mamá curvy. Este es un espacio modesto, con inquietudes muy variadas, a veces sin pies ni cabeza, que se centra en compras cuando llega el periodo de rebajas y en cuestiones más personales según voy recopilando vivencias en el día a día. Ya han pasado 7 meses desde que comencé a escribir en este blog, sin mayores pretensiones que dejar patentes otro tipo de gustos que no tienen relación directa con mis otros blogs (y no será por temáticas: maternidad, viajes para niños, suegras, cocina, relaciones en el mundo 2.0…), pero esto de especializarse siempre en bueno, para tener la mente clara y no un batiburrillo de ideas incomprensibles. No es mucho tiempo, pero para Google ha sido más que suficiente en su objetivo de traerme a gente interesada en temas ¿raros? ¿Perversos? ¿Cachondos? Resulta que en internet, lo que a le interesa a la gente sobre las gordas, más allá de si son capaces de agacharse para abrocharse sus propios zapatos, o incrustarse de forma medio decente en los mini asientos de un avión, son cuestiones como estas.

Faldas de tul de tallas grandes. Va a resultar que no soy la única muchacha entrada en carnes a la que le gustaría lucir una falda de tul sin ningún sentimiento de culpa ni de ridículo. Ya veis, y yo creyendo que mi ilusión de ir a la par de mi hija sería algo del todo descerebrado ¡pero no! Hay un ejército de personas detrás del ordenador que parecen vivir el mismo sueño de embutirse en una falda de tul de talla grande. ¡Pues que lo cumplan!

Modelos horibles para Nochevieja. Me parto de risa, porque lo habitual es que la gente busque ideas para ser la más resultona de una fiesta, pero no para ir hecha un adefesio. Y sin embargo, ese post tan horriblemente realista sobre los looks súper feos de las famosas en eventos de importancia, ha causado sensación. Entiendo que nadie los buscará para inspirarse, sino para cachondearse un rato, porque desde luego mi gusto no es nada moderno, pero de ahí a especializarme en escribir posts sobre moda fea va un trecho. ¡Me van a hundir estas visitas!

Cómo usar falda sin que me sude la entrepierna. ¡Ay, la entrepierna de una curvy! Da para escribir un libro la de cosas que nos pueden pasar en esa zona a las plus size, y casi ninguna es buena. Que si los roces, heridas y ahora hasta los sudores, la de artículos que debemos comprar para poder llevar faldas y vestidos sin morir en el intento. Pues sí, el tema de la entrepierna preocupa muchísimo a las lectoras del blog.

Muchachas con vestido limpiando en casa. Mira, al menos las quiere ver vestidas, lo que en relación a las gordas es casi una novedad, porque muchos buscan verlas desnudas (pero sólo en internet, al natural les interesan menos). Deben haber querido buscar algo sobre ropa más o menos aparente para estar en casa, sin parecer que vivimos siempre con un chándal con el que hacemos de todo menos deporte, o con cuatro trapos viejos que en lugar de tirar porque ya no los podemos lucir en la calle, los mantenemos a buen recaudo para pasearlos poc la casa. Con un poquito de esfuerzo y algún presupuesto, todas podemos estar en casa cómodas y sin miedo a que alguien llame a la puerta y nos pille en semejante estado de dejadez.

La faja me saca michelines en la cintura. ¡Lo que nos faltaba a las gordas! Además de tener que usar faja para que se nos aprecie de una sola pieza y evitar esos tejidos que se nos meten por los pliegues del cuerpo, el último despropósito es usar faja y que sea esta la que te estropee la cintura. Una de dos: o no es de tu talla o no has acertado con un modelo que te recoja lo suficientemente alto para tu tipo de cuerpo. Y yo de braga fajas ya entiendo un rato.

Tienda de ropa erótica en Igualada. A lo máximo que llego es a haber escrito algo sobre cómo puede ser la experiencia de una curvy en una noche de pasión. Y también sobre cómo las mujeres de talla grande nos podemos sentir engañadas por la publicidad de bragas. Pero no, no conozco tiendas de ropa erótica en Igualada (aunque me planteo la posibilidad de investigarlo).

Vergüenza enseñar culo médico. ¡Esto también le pasará a los delgados! ¿No? Criaturas, que no hay que avergonzarse del propio cuerpo y menos aún a la hora de una cita médica. A ver, esos profesionales ya deben haberlo visto todo durante su carrera, y tendrán cosas mejores que hacer que ponerse a divagar sobre el culo de sus pacientes. O no… quizás se cachondeen en secreto de las aberraciones de la naturaleza que han tenido que ver. Pero oye, con tal de que nos curen que se rían lo que quieran.

Va a resultar que después de todo, el blog sí sirve de ayuda a gente con más peso de la cuenta. Aunque otros creo que no van a lograr encontrar la respuesta que esperaban entre estas letras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.