Ropa de zumba de talla grande ¿una odisea?

ropa de zumba de talla grande

El método Konmari a la española entró tan fuerte en mi vida a finales del año pasado, que una de las cosas de las que me deshice con más alegría fueron las ropas viejas para hacer deporte. Primero, porque no veía factible volver al gimnasio con el bebé tan pequeño, si no lo había logrado 4 años después del primer parto. Y también porque lo poco que tenía para hacer ejercicio estaba ya tan viejo, con unas marcas de sudor que no salían y un desgaste tan deprimente, que no me merecía la pena guardarlo indefinidamente para que llegado el momento de retomar la actividad física tuviera que desecharlo igualmente para comprar modelitos nuevos. Lo que ni siquiera sospechaba era que después de hacer mi lista de antipropósitos para 2018 ¡acabaría estrenándome en clase de zumba y apuntada al gimnasio! En este tiempo, casi 1 mes ya, sólo he logrado sacar horas para ir 2 días a la semana ¡pero por algo se empieza! Como no soy nada exigente con las tendencias, me enfundé mis leggings del primer embarazo, unas zapatillas deportivas antiquísimas, pero que tenía aún sin estrenar, y una camiseta mega vieja. El problema llegó cuando al llevar un rato de clase, los pantalones empezaron a caerse, como si estuviera perdiendo peso en ese mismo instante. Y claro, cómodo pues no era. Volví a casa tan motivada con mi estreno en el zumba, que me puse a mirar ropa deportiva low cost para esta actividad, pero lo que encontré fue súper escaso.

Ropa de zumba de talla grande en Amazon. La monitora de zumba del gimnasio nos dijo que sus mallas eran de Amazon y que le habían costado sólo 4 euros. Desde luego, no albergaba muchas esperanzas de que ese modelo con transparencias tan molón estuviera en talla grande para este curvy cuerpo, pero dada mi afición al portal y a mi cuenta de Amazon Prime, no perdía nada por echar un ojito a ropa de fitness molona y súper colorida. Sin embargo, en cuanto puse el filtro por talla ¡bye, bye sueños de ropa ajustada y rosa! La variedad se quedó en nada, y una camiseta básica del todo ya costaba 14 euros, con pantalones que no bajaban de 20 euros. Yo quería gastar mucho menos, y además casi todo lo que había eran tops para enseñar panza durante el ejercicio, y no era precisamente lo que estaba buscando.

Decathlon. Mira que en Decathlon no estoy muy familiarizada con las tallas, porque tengo pocas cosas de esta tienda y no acabo de saber si estoy en la XL o la XXL para cada prenda. Haciendo caso a su simulador de tallas en función de las de otras marcas de ropa que ya tengo, acabé encontrando algunas ofertas en las rebajas de pantalones, camisetas y hasta una nueva bolsa de deporte, porque en el bolso del carrito del niño no me cabe tanta toalla, muda de recambio y demás. Al ir a la sección virtual de tallas grandes de Decathlon, casi todo era de ropa de nieve. Al final, me fue más rentable entrar en cada grupo de prendas por secciones y elegir una camiseta básica por 2 euros, mallas de 4 y 8 euros respectivamente, y la bolsa de 4 euros. Sujetador deportivo como complemento de mi ropa de zumba de talla grande no he encontrado, porque los mayores son de la talla 44 (qué miniatura). La camiseta y la sudadera, todo fucsia y rosa fluorescente, son de talla 2XL y me quedan perfectas. Los pantalones sólo los había de la talla XL y el más sencillo, que parece unos leggings normales de color azul marino, me queda ideal. El otro, más deportivo y por encima del tobillo, me queda mucho más apretado. Necesitaría una talla más, pero no los voy a devolver. Ya se me modelarán las redondeces con tanto zumba, o cederá el pantalón con tanto estiramiento. Lo que suceda antes. Los modelos de Decathlon son muy chulos, para tallas normales y pequeñas. Para los curvy cuerpos la gama escasea. En cuanto a calzado ¡más barato y de calidad no lo encontraremos en ningún sitio! Pese a mi 41 de pie, no tendría problemas en comprar aquí, pero de aquí a que desgaste mis zapatillas rumbeando ¡pasarán muchos años!

sujetador deportivo tallas grandes anita

Otras tiendas. Ya os comenté hace meses que otras marcas de ropa normal tienen colección deportiva, pero no me ha servido ninguna a la hora de buscar ropa de zumba de talla grande. Más que nada porque los leggings normales al final ceden y no se sujetan bien, lo que limita los movimientos. En cuanto a camisetas, creo que es menos problemático el asunto, y yo hubiera usado cualquiera vieja si no llega a ser por la liquidación que hice de todo con el Konmari. Aún así, me parecen más cómodas las que son algo ceñidas, sin llegar al top súper ajustado, porque al menos a mí me incomoda marcar todas las mollas de mi contorno. En cuanto a los sujetadores deportivos, he tenido que echar mano de uno antiguo que tenía de mis años mozos de no madre, porque el resto de mi colección es de lactancia y para hacer deporte no me sirven. Creo que esta será mi próxima inversión, porque para andar zumbeando en el gimnasio necesito algo que me fije bien las protuberancias al cuerpo y no me vayan por ahí colgando. He estado volviendo a ver la colección de Anita y tienen muchas papeletas de venirse conmigo a casa. ¡Al menos uno! Para no tener que poner lavadoras de urgencia cada día. En el tema del sujetador ya sé que nunca me debo ahorrar nada porque a la larga me sale cara la inversión. De ahí mi sacrificio con los sujetadores de buenas marcas.

¿Dónde compráis vosotras la ropa deportiva curvy? ¿Notáis que hay poca variedad y que los precios son más caros?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.