ropa de talla grande en Vinted
Moda curvy

Vende tu ropa de talla grande en Vinted

Una semana antes del cierre de España por el estado de alarma, descubrí por casualidad la posibilidad de vender mi ropa de talla grande en Vinted y estoy dejando mi armario que ni con aquel método de Marie Kondo a la española que tan poco tiempo me funcionó. Ojo, que debo ser de las pocas humanas en la tierra que no se había enterado de su existencia, porque si bien soy mega fan de Wallapop, aunque solo para vender y nunca para comprar, al decirle a mi hija que estaba haciendo fotos de mi ropa para venderla ¡ella me resumió el funcionamiento de Vinted como si lo conociera de toda la vida! Con 6 años y eso que solo ve canales infantiles. En fin… El caso es que este invierno apenas compré nada de ropa nueva, pero con la pérdida de peso y de volumen salgo mega adefesiada a la calle. Sí, todo me hace bolsas, se me caen los pantalones hasta con el cinturón puesto, los vestidos que antes eran hasta ceñidos ahora parecen sacos… El colmo del cambio de hábitos: verte más fea que antes de dar el paso. Pero no por mi cuerpo, sino por lo mal que me queda todo lo que tengo. Por suerte, tengo una doble personalidad en esto del orden, y lo mismo guardo una prenda durante décadas, aunque no me quepa, por si acaso, que de repente un día me da una ventolera y me deshago de todo sin miramientos. Y eso en marzo de este año.

¿Cómo funciona esto de vender tu ropa de talla grande en Vinted?

Pues no soy nada experta pero, para simplificar, diremos que es un Wallapop de ropa y complementos. Hay cosas de hombre, mujer, niños y sección de hogar, aunque creo que la de moda femenina se lleva la palma. Para empezar, pensé que el mercado de tallas grandes sería muy escaso, pero no, hay abundancia de vendedoras ¡y de compradoras ansiosas! A diferencia de Wallapop, donde se estilan más los tratos en mano con gente cercana, en Vinted a mí me requieren mucho desde Francia. No sé qué tiene el país vecino que anda entusiasmado con mi ropa. Así es que lo único que debes hacer es subir hasta 20 fotos de una prenda (yo no suelo subir más de 2 y aún así todo se vende), ponerle un título, una breve descripción, elegir la marca, la talla, los colores (ya sabéis que a veces las fotos distorsionan un poco) y cuánto pesaría el paquete en caso de tener que hacer un envío. Con estos datos, la app de Vinted te ofrece precios orientativos (casi todo lo mío debería venderlo entre 2-12 euros, aunque yo suelo optar por los precios más altos, añadirle un par de euros más y después estar abierta a rebajar hasta la mitad) y la posibilidad de vender por lotes con descuentos de entre el 25-50% para personas que te compren más de una pieza. ¡Está todo pensado!

¿Qué tengo yo a la venta en Vinted?

Pues cosas súper sencillas, la verdad. Vamos, no me voy a hacer de oro revendiendo los vestidos de Aliexpress que se me han quedado grandes, ni siquiera las prendas de Punt Roma que tienen más calidad, pero al menos ¡estoy recuperando espacio en mi armario! Perchas y unos cuantos euros para comprarme ropa que sea de mi talla. En 2 días vendí 8 piezas: un abrigo, un blazer y 6 vestidos que se me habían quedado gigantescos. Las ganancias han sido escasas, de unos 40 euros pero al menos se le dará un nuevo uso y eso que ganamos todos en ecología. He puesto a la venta vestidos que sólo he usado una vez, prendas que aún tienen la etiqueta puesta y se me han quedado grandes y también otras con bastante uso, pero que siguen teniendo buena apariencia. Lo que está lleno de pelotillas y de manchas de los niños que no salen ni con lejía, me lo quedo para mí.

¿Merece la pena hacer el esfuerzo por tan pocos euros de ganancia?

Esto es ya una cuestión personal, pero a mí me sabe fatal tirar la ropa. La otra opción era donarla, que es lo que hago habitualmente, aunque aquí ya no hay caridad como la de antes, y lo que yo dono resulta que la empresa en cuestión lo revende a bajo coste a gente necesitada. ¡El colmo! Por eso quise probar esto de vender mi ropa de talla grande en Vinted con el objetivo de darle de plazo hasta las rebajas de verano y donarla en caso de no haber tenido éxito pero ¡madre mía qué sorpresa! Ni una hora después de haber colgado las primeras prendas ya tenía 3 vendidas. He aceptado rebajas de hasta el 50% en algunas de ellas, con lo cual por un vestido me han podido pagar 5 euros y 9 por un abrigo que en tienda costaba 90. También hay que buscar un embalaje apropiado (yo uso las cajas de pañales del niño) para que no se estropee, y debes llevar el paquete a un punto de recogida (suele ser de Correos o Punto Pack) para que se encarguen de gestionarlo. Los gastos de envío los paga la compradora. Esta es la mayor molestia, el tema del empaquetado, y entiendo que haya quien esté falta de tiempo para andar buscando cajas y programando envíos, pero te dan 5 días de margen y la verdad es que a mí el punto de entrega me pilla muy cerca de casa, así es que me va fenomenal.

Por supuesto, también podemos realizar compras, aunque yo ahora mismo aún no conozco suficientemente cómo me quedan las tallas de cada marca y no me atrevo a dar el paso. Podéis comprar y vender tanto ropa nueva con etiquetas, o sin usar, como ropa con poco uso, con defectos (siempre que lo aclaréis en el texto y las fotos y no engañemos a nadie…) ¡Todo lo que queráis! ¿Habéis probado Vinted? ¿Qué resultado os ha dado? ¿Conocéis otra app plus size que creáis que sea mejor para nuestros curvy cuerpos?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.