Me siento engañada por la publicidad de bragas

publicidad de bragas tallas grandes

Más claro no lo puedo decir. Os hablé hace poco de que con este curvy cuerpo, el tetamen no hay sujetadores que lo quieran tan bien como los de buenas marcas. En cuanto a las bragas, se supone que el dilema debería ser menor, sobre todo si sólo aspiramos a lucir una prenda de ropa interior básica, que aísle del contacto directo con la ropa, que proteja del sudor y las humedades y que más o menos podamos vernos con ellas puestas sin entrar en depresión profunda. Porque de verdad, las bragas de talla grande son un horror digo de una temible pesadilla. Que mucho fabricantes no tienen tamaño de bragas para gordas es una realidad constatada y contra la que nada podemos hacer. Es curioso que más allá del número 44 se piensen que nos hemos convertido en unas frescas a quienes nos encanta ir con la entrepierna al aire por la vida. Pero estos entresijos de la moda, no los entenderemos nunca, porque está claro que si no les interesa hacer bragas de todas las tallas será por algún motivo oculto, pero no por lo que les cuesta el metro cuadrado de tela para rodearnos. Como curvy, nos toca conformarnos con modelos más sencillos, volviendo en bucle al blanco, negro y crudo de toda la vida, y olvidando otras florituras y diseños. Pero es que incluso en marcas que sí fabrican bragas plus size ¿os podéis creer la de chascos que me he llevado?

La braga de cuello vuelto. Este fue mi primer drama al comprar por internet unas bragas clasiquísimas, blancas de agodón, sin ningún artificio más, convencida de que serían comodísimas, que se ceñirían a la figura y no me harían cortes en los lugares más insospechados, ni se meterían por los vericuetos corporales entre michelín y michelín. Y fue la primera vez que me sentí engañada por la publicidad de bragas, porque la modelo (que no era plus size) las lucía con mucha dignidad, con un corte por debajo del ombligo y hasta con cierto brillo en la lencería. Cuando el pack de 6 bragas ¡6! desembarcó en casa, descubrí que mi propia abuela tenía bragas más modernas que aquellas. No siendo yo de altura escasa, las bragas me llegaban casi a la atura de los sobacos, pero es que la tela era tremendamente basta. Por más que miraba a la modelo de la caja y me buscaba a mí en el espejo, no había similitudes posibles. Vale que con mi curvy cuerpo la lencería podía quedar menos lucida, pero aquello era una burla. Sólo os diré que como estaba tan desencantada con ellas me las llevé al parto y las usé como si fuesen desechables. Para las mega compresas de la maternidad me vinieron de lujo, así es que imaginaros el tamaño que tendrían.

El indecente culotte. En mi vida curvy, tuve unos años de afición al culotte fuera de lo normal. Mientras el universo disfrutaba del tanga, yo vivía encantada con este tipo de bragas a medio camino entre el pantalón corto, tan cómodas, tan recogidas y tan ¡provocativas! Porque las tallas grandes a veces no son tales, y me he encontrado con bragas de tipo culotte que me dejaban más de medio culo al aire. Mucha XL, XXL y XXXXXXXL pero a la hora de la verdad eso no pasaba de cierta altura. Es el extremo opuesto del caso anterior, una falta de tela que tampoco es nada cómoda, que hace que vayas con tiranteces y sí, que se te vea todo el pandero cuando te agachas, aunque lleves pantalones.

El slip normal. Se supone que es lo que vienen siendo unas bragas de toda la vida, pero de cinturilla baja. Visto el poco éxito de las bragas de cuello vuelto pensé que reduciendo la altura en estos modelos de bragas tipo slip, más modernas y deportivas, mataría dos pájaros de un tiro. Pero no. Si las otras se pasan de largo, estas lo hacen de corto y las bragas se te meten hechas un rollito de tela debajo de tu última moya de carne antes de llegar al pubis. De puertas para afuera, todo el mundo sabe dónde tienes posicionada la lencería, porque te hacen una hechura demoníaca y dejan que el corte se marque en todas las prendas.

¿Tan difícil es diseña bragas de talla grande? Vamos, es que resulta que en el mercadillo del pueblo y en una mercería china que me han abierto cerca de casa es donde mejor entienden mis medidas.

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

5 comentarios:

  1. Ja ja ja ja genial post!!! Y totalmente de acuerdo, los fabricantes de ropa interior no se a que se dedican o en q mundo viven…porque ya no hablemos de encontrar un conjunto pw es imposible llevar el sujetor del mismo conjunto que la braga, pq aun no se entraron que se puede tener te tas grande y culo pequeño y pecho pequeño y cuño grande ???????????????? hay que reírse porque es de chiste!@ me gusta mucho como escribes!!!! http://Www.armamecurvyblog.com

    • Ahora que lo dices ¡creo que mi último conjunto de top (ni siquiera sujetador) y bragas lo llevé en mi primera comunión! ¡Jajaja! Con lo ideal que sería hacer un curvy desnudo con todo a conjunto… pues yo no puedo, porque cada prenda es de su padre y de su madre.

    • Si tienes tetas grandes (a partir de copa D) da igual que tamaño tenga tu culo, tenemos conjuntos preciosos (braguita y suje se venden por separado, para que elijas tu talla exacta de cada cosa). Lisas, estampadas, coloridas, de colores neutros, con encajes, transparencias…. Visítanos en http://granlenceria.es

  2. El tema bragas es la leche… yo llegué a usar de H&M y manteniendo mi misma talla un buen día dejaron de valerme las que iba a comprar.
    Ahora uso de C&A, la verdad es que me gusta bastante la ropa interior de esta tienda.

    • Pues yo ya no me atrevo a probar nada que no sea del mercadillo. Es que luego todo me aprieta, me deja marcas y me sienta fatal. Vamos, lo que comentas de H&M es de traca, aunque bueno, con la ropa de Zara a mí me ha pasado lo mismo. Un día cabía y al siguiente ya no.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.