Reincidiendo: primavera de tallas grandes en Mulaya

tallas grandes en mulaya

Sin esperármelo, salí hace 2 semanas de un masaje y con los 15 minutos que me sobraban antes de recoger a los niños para irnos a hacer fotos de carnet para el pasaporte ¡arrasé de nuevo entre los modelos de primavera de tallas grandes de Mulaya! Aún no me lo puedo creer. 15 minutos en los que revisé deprisa y corriendo todo lo que había en la tienda, en busca de esas ansiadas XL, que escasean, y que a veces corresponden a una talla 48-50 y otras veces… digamos que si la tela es poco elástica se quedan bastante más pequeñas. La calidad no es gran cosa, pero los precios son de risa, así es que como que lo que he rapiñado me aguante hasta el otoño ¡seré la curvy más feliz de la temporada! Descubrí Mulaya el año pasado y desde entonces me paso a bichear cada temporada. En invierno no logré mas que un jersey de estilo navy con apertura en la espalda, de diseño muy original pero calidad bastante deficiente. Aún así, para bregar con los niños me lo he puesto muchísimo, y por los 10 euros que me costó tampoco creo que pueda demandarle más. 10 euros parece ser mi presupuesto por prenda en Mulaya. Los vestidos de la nueva colección suelen rondar los 20 euros, pero oye, es que resulta que los que me venían bien en talla y escote por la cuestión de la lactancia, serían antiguos y estaban rebajados, así porque sí, un día cualquiera del mes de abril. Por eso, este verano volveré con fuerza a los maxi vestidos que descubrí con esta misma marca el verano pasado, puesto que esto es lo que me hará compañía en la época de calor.

tallas grandes en Mulaya maxi vestido

Vestido de la Princesa Peach. Sí, el nombre se lo ha puesto la niña, que desde que descubrió el juego de Súper Mario en la Wii no vive pensando en otra cosa que no sean esos personajes. Efectivamente, es un vestido rosa intenso, con algunas zonas en un tono degradado más claro, súper simple, con tirantes muy finos y regulables y completamente recto, a excepción de un volante grande que cae sobre el pecho y otro que pone el punto y final al vestido a la altura de los pies. Súper ligero, suave al tacto ¡y me queda comprobar si se arruga mucho, poco o nada con los lavados! Cae con soltura pero da algo de forma al cuerpo. Mi problema será el tener que llevarlo con sujetador sin tirantes, o el hacerme la madre loca y que me dé igual que se me vean los del modelo de lactancia. Ya lo iré valorando sobre la marcha. Ha sido la compra más cara del momento, a 13 euros. Creo que sólo la tela comprada por metros para darme la vuelta ya debería costar más.

tallas grandes en Mulaya hombros fruncidos

El maxi vestido de abuela. Esta crueldad es del insecto palo. Siempre os digo que suelo llevar prendas de colores lisos y huir del estampado y claro, con estas preferencias acabo quedándome con una variedad reducidísima entre la que elegir. Los vestidos con flores me gustan quitados, pero puestos no me acabo de ver bien con ellos. Supongo que este al ser negro y con colores muy estridentes en el estampado, ha obrado el milagro. Bueno, eso y que el escote es espectacular, la goma que tiene bajo el pecho hace que se adhiera al cuerpo para caer después sin apreturas y los hombros son comodísimos, porque tienen unos lazos que permiten fruncir la tela y tapar lo que necesitemos. Con este no hay problemas con la ropa interior. Además de que no se arrugará nunca, jamás, y eso es un punto a favor con la poca afición a la plancha que tenemos en esta casa. Otros 10 euros de inversión ¡y a casa conmigo!

tallas grandes en Mulaya blusa primavera

La blusa ideal de primavera de tallas grandes en Mulaya. A esta no se la puede descalificar de mala manera, porque es tan mona… En talla XL creo que me queda menos suelta de lo que debería pero ¿quién va a saber que el modelo estaba pensando para que quedara más bailón y menos ajustado? Nadie. Tenía mis dudas con el elástico del escote, porque hasta que no entré al probador no sabía si cedería con facilidad y lo suficiente para la lactancia ¡y sí lo hizo! Esta temporada en Mulaya hay cantidad de prendas con goma en la parte superior: vestidos, monos, camisetas… Así es que otro día, con más minutos, o con los niños a cuestas, tengo que volver para echar otro vistazo. Ha costado 10 euros y la verdad es que la tela queda suelta, no se mete entre las carnes y el corte tiene bastante gracia. El verde no es mi color, pero bueno, al ser un tono pastel no me desagrada.

He buscado todas las fotos oficiales en la web pero ¡no he encontrado ninguna! Ni los links a estas prendas. Igual son cosas que tienen sólo en las tiendas físicas, o que tenían esos precios justo por ser de otra época y quedar solo tallas sueltas. Por eso me he visto en la obligación de posar, al menos para que veáis de qué tipo de ropa os estoy hablando.

¿Habéis hecho ya vuestras primeras adquisiciones para esta nueva temporada? ¿Qué tal los precios?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.