Moda curvy

La mejor personal shopper de una curvy ¡tu madre!

madre personal shopper

Me vais a perdonar pero esto de que la gente de a pie tenga personal shopper aún no me encaja en mi modo de vida. Yo agradezco mucho que alguien estiloso y con maña para conjuntar trapitos y complementos me aconseje en ese fondo de armario inexistente que tengo. Y gustosa pagaría por sus servicios si tuviese una profesión en la que mostrarme en público y cuidar mi imagen personal fuesen indispensables para mantenerme en la brecha. Pero a día de hoy sólo soy una mamá curvy que trata de recuperar el gusto por la moda, la cosmética y todos esos aspectos de la vida de una mujer que dejé atrás el día del parto. Desde siempre, yo he ido de compras con mi madre. O sola. Pero mi madre es en mi vida lo que una personal shopper en la de una famosa cualquiera. Es la que me dice que ya va siendo hora de comprar modelitos, los que ya están demasiado viejos y debería tirar, los que ya no me sientan bien, los que no he combinado con gusto, el momento en el que me debería recortar las puntas del pelo o ir directamente a la peluquería para que me obren el milagro… En fin que una madre, además de personal shopper, te hace de estilista y hasta los tuppers de la semana si los necesitas. Ahora compro mucho on line, y le doy más de un disgusto por no consultarle antes lo que he encargado sin su supervisión ni consentimiento, pero hasta hace bien poco ella era la que partía el bacalao en mi armario.

Una madre es barata. Baratísima. Gratis total, vamos. ¿Qué madre te va a cobrar por sus consejos y su tiempo? Ninguna, por mala que sea. Se va a ir contigo el tiempo que haga falta, las veces que haga falta e incluso se ofrecerá a pagarte los caprichos que te hayas dado. No es sólo que no requiera una inversión por tu parte ¡es que además la compra puede salirte gratis! Vamos, ni en las mejores promociones del supermercado te has visto en una situación tan ventajosa.

Una madre nunca te engaña. Nunca, nunca. Otra cosa diferente es que tengáis un gusto diametralmente opuesto, un aspecto que va a dificultar e incluso imposibilitar el que te sirva realmente de personal shopper. Pero si tenéis un pensamiento similar en cuanto a moda, puedes estar tranquila, porque si la falda te hace parecer una mesa camilla te lo va a soltar sin miramientos, y si el jersey de cuello vuelto te hace parecer una muñeca con la cabeza pegada directamente sobre los hombros, también te lo va a espetar a las claras. Nada de insinuaciones e indirectas. Un ¡no, no, no ,no! de una madre, aclara muchos malos entendidos. Una personal shopper profesional igual puede hacer lo mismo, pero quizás no le vayas a permitir que e sobrepase tanto.

Una madre sabe lo que es mejor para ti. Y no le discutas. Tú puedes estar empecinada en meterte en esa falda de tul que te encanta, pero tu madre sabe que te la vas a llevar a casa, la vas a encerrar en el armario y lo más probable es que la niña te la haga jirones antes de que hayas encontrado el momento ideal para ponértela. Estos consejos de personal shopper te harán poner los pies en el suelo y ver la realidad tal y como es: si tu vida no es nada Pinterest, déjate de faldas de tul y vamos a lo práctico, que no están los bolsillos para ir haciendo malas inversiones.

Una madre te hará llorar (y recapacitar) si es necesario. ¿Sabéis la de veces que mi personal shopper me ha hecho llorar en el probador de una tienda? Desde mi niñez tengo esos recuerdos de nuestros enfrentamientos, porque me dejaba probarme ropa que se me antojaba, a la que ella se oponía por completo, sólo para que viese con mis propios ojos lo mal que me sentaba una vez puesta. ¡Y lloraba de coraje y de rabia porque siempre tenía razón! Ser madre y personal shopper es un camino lleno de sinsabores, pero también de agradecimiento eterno cuando por fin encuentras tu estilo y lo que te favorece de verdad gracias a sus consejos.

Una madre no entiende de complementos. Para ella lo importante es que logres salir a la calle medio mona y tapadita. Los accesorios son prescindibles y además un gasto innecesario. Mi personal shopper tiene un solo bolso y no comprende mi afición por coleccionar decenas de ellos. Al menos la mía, tiene este punto débil, por lo que más allá de la ropa o los zapatos no se ofrece a darme consejo en otros temas. Es una personal shopper con limitaciones, pero me hace el apaño.

¿Con quién soléis ir de compras para ataviar esos curvy cuerpos? ¿Habéis contratado alguna vez los servicios de una personal shopper? ¿Qué tal fue la experiencia?

14 Comments

  • Marigem

    Jajajaj, en mi caso mi madre no sirve. Compartimos gustos pero ella tiene la vista deformada y cree que mi hermana y yo somos Cindy Crawford y Claudia Schiffer pero elevadas a mil, y si nos ponemos unas bolsas de basura con un collar dorado nos dirá que eso en nosotras mola y estamos creando tendencia.
    De pequeñas nos llevaba monísimas pero porque eran prendas normales y no había vuelta de hoja, y porque a los niños les queda bien todo.
    He de decir que en lo que me regala acierta de pleno, pero a veces veo que algo me queda mal y ella es incapaz de verlo, y si es muy muy evidente el problema es que la prenda está mal hecha porque yo tengo tipazo,jajajaaja.
    Eso sí, mi madre es muy de complementos, le encantan los bolsos, pañuelos, collares y todo eso.

    • Mamá curvy

      ¡Jajaja! Esas madres que te suben la autoestima hasta el infinito más allá. Oye, a ver si la señora va a tener razón y las dos tenéis un tipazo de escándalo que os negáis a ver. Es verdad que a los niños les favorece todo ¿en qué momento de nuestras vidas se pierde esa capacidad para lucir cualquier cosa que te pongas como si estuviera pensada especialmente para ti? Mi madre es otra que regalando acierta siempre, siempre, y es verdad que a veces achaca lo de la mala costura de la ropa o la forma fea a la causa de que algo no me quede bien. Aquí los complementos los tenemos olvidados.

  • Mahel

    Pues yo tengo personal shopper. La contrato dos veces al año, en el cambio de armario para que conjunte la ropa que tengo y me sugiera cambios o compras. El coste del estudio de armario son unos 40€ , así que teniendo en cuenta que he reducido mucho las compras a lo loco, pues me ha valido la pena.
    Para el tema de las compras, utilizo un servicio gratuito que hay en un centro comercial de aquí, 2 horas con personal shopper que se adapta a tus gustos y tu presupuesto. Con mi madre no he ido nunca de compras, o sola o con amigas, y definitivamente me quedo con Aurora y su criterio neutro, no por que le pague me lleva ni a lo más caro ni me aconseja cosas imposibles.
    Si quieres ver su trabajo, hay varios post en mi blog.
    Besos.

    • Mamá curvy

      Pues, pues no me parece un precio nada caro para lo mucho que te ayuda. A mí me da reparo hacer el gasto, y además siempre pienso que querrán vestirme según tendencias muy de moda y que vayan poco con mi estilo de vida y me sean incómodas de llevar. He pasado por tu blog y he visto el post sobre el servicio de ese centro comercial ¡debería haber algo así en todos los centros comerciales del planeta!

  • La Hobbita

    Nunca he contratado un personal shopper. Y para comprar o voy sola o voy con alguna amiga (instauramos hace tiempo el ‘irnos de bragas’ cuando algún mozo nos hacía un ocho en el corazón.

    Mi madre es un poco rompetechos y tiene un gusto extraño…. Vamos que me copia! Desde que me vió un modelito de Desigual, todo lo que se compra es Desigual o de estilo similar a. El resultado es que, entre que mis fondos no dan para mucho Desigual y que mi madre ya va vestida así, he dejado de intentar yo emular ese estilo xD.

    En complementos yo soy más de la escuela de tu madre y mi madre es más de tu escuela, jijii. Vamos, que mi madre es mu maja, pero para esto del estilismo no me sirve xDDD.

    Un abrazo 🙂

    • Mamá curvy

      ¡Jajaja! Las amigas también son buena opción pero mi problema es que no compartía talla ni tiendas con ellas. Aquí han quitado el Desigual que había en el pueblo, pero lo máximo que logré comprarme ahí fue un bolso, porque en la ropa no cabía. Aunque reconozco que los abrigos me encantan. Bueno, ya tendrá otras virtudes la mujer. Entiendo que no todas las madres valgan para personal shopper pero la mía tiene un ojo… ¡Debería sacarle un título!

  • Maria Mivinailart

    Lo primero, que suerte de madre tienes en ese sentido… La mía no sale de compras, tiene sus mismos trapitos desde hace ni se sabe y cree qur así deben ser las cosas. No es nada consumista y cada vez que sale el tema siempre dice lo mismo «no sé a quien has salido en ese aspecto», que me dan ganas de decirle «a la necesidad de huir de esos horribles jerseys que me ponías de pequeña!!» Pero bueno, que mi hija esté tranquila que yo no seré igual.

    Pero si tengo que decir que las veces que la he necesitado me ha ayudado y mucho. Buscando un vestido para un par de bodas no se las veces que me repitió que me probase uno y yo venga a decir que no y cada vez más cabreada porque lo que me gustaba no había de mi talla. Total que me lo probé por desesperación y para que se quedase tranquila… y me lo compré!! Y con mi vestido de novia ocurrió lo mismo jajaja.

    • Mamá curvy

      Ojo, que mi madre es muy buena personal shopper para mí, pero para ella ¡le pasa como a la tuya! Que nunca ve la necesidad de renovar el vestuario hasta que la ropa no se le cae de vieja. ¡Jajaja! Ay, me imagino el trauma con tus jerséis. Seguro que a tu peque no le pasará lo mismo, porque ahora hay ropa tan bonita para niñas… Con mi vestido de novia también tuvo un ojo buenísimo ¡y la de veces que ha insistido en que me pruebe algo que yo creo que no, ella que si y al final me ha quedado estupendamente!

  • Prado

    Yo siempre voy sola , cualquiera me aguanta con la de vueltas que doy , aparte que me da mucha vergüenza probarme c las tallas máximas de la tienda y parezca morcilla embutida , no , yo solita y así no le doy el tostón a nadie .

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: