Pantalones con cintura elástica para gordas. ¿Horror o divinidad?

En mis años mozos, jamás hubiera consentido usar pantalones con cintura elástica para gordas. Porque sí, en aquella época lo de la gordura algunos días me parecía hasta ofensivo. Así se me clavaran por todo el cuerpo, los pantalones que no fueran leggings o de deporte, jamás podrían estar rematados con una cinturilla elástica al final. Con la madurez, fui adquiriendo mayor grado de raciocinio, pero también aumentaron las tiendas de ropa de talla grande, los negocios on line y no me topé con este supuesto engendro de la industria textil hasta hace un par de años. Ya era madre cuando al comprame unos jeggings súper slim en una web low cost, recibí en casa los pantalones con cinturilla elástica para gordas. Curiosamente ¡mi hija había tenido diseños iguales desde bebé! ¿Quién lo iba a decir? Niños y gente de cuerpo generoso unidos por una goma agujereada para ser reducida mediante botones. ¡Vivir para ver! En el momento de la compra, no tenía ni idea de que aquel pantalón sería de este estilo. Sin embargo, desde entonces me he comprado más de un modelo igual ¡y son comodísimos! Aunque también tienen sus pegas, pero desde aquí os animo a no ser tontas y a elegir lo cómodo por encima de lo moderno.

El rizo antiestético

Creo que el principal argumento en contra de los pantalones con cintura elástica para gordas es que se nota que son elásticos. Nosotras tenemos nuestras carnes muy bien puestas ¡y a mucha honra! Pero ¡ay, que no se entere todo el mundo de que usamos prendas con truco! Durante años, se nos ha grabado a fuego la máxima de que para presumir hay que sufrir y ahora nos cuesta muchísimo relajarnos y lanzarnos a vivir la vida loca y sin estrecheces. Si sois de llevar prendas holgadas en la parte superior, vuestra goma del amor quedará tapada, pero si sois fans del crop top (exagerando un poco, pero para que me entendáis) debéis ser muy desahogadas y dejar que os resbale la opinión ajena. Porque además de no apretarnos la cintura de forma innecesaria, la goma se puede ir estrechando o agrandando muchos centímetros, si es que variamos de talla, o si el pantalón va cediendo con el uso.

Cuando el cinturón es incompatible

Me he pasado años sin usar cinturón por varios motivos: eran caros; no solían abarcar toda mi circunferencia; no los necesitaba. Porque ¿puede una gorda necesitar que el pantalón se le ciña aún más al cuerpo? Pues resulta que sí. Porque no estamos igual de proporcionadas y a lo mejor, nuestra talla varía de una marca a otra por el ancho de nuestra cadera o por el tipo de ajuste que queremos a lo largo de la pierna, pero puede quedarnos suelto de la cintura. ¡Milagro! Encontrar un pantalón que te quede grande de algún sitio. Tras el segundo embarazo, he tenido que volver a usar cinturón. Me cuesta mucho encontrar modelos de mi talla que sean duraderos, porque a la mínima presión se agrietan y dejan de valer. No estoy más delgada que antes de ser madre, y mucho menos he perdido contorno de la zona abdominal, pero si no me pongo cinturón, los pantalones se me escurren demasiado. Sí, ajusto las tiras elásticas, coloco los botoncitos en la posición mínima, pero ni por esas. Incluso he llegado a romper una goma interna de la cinturilla tirando mucho, muchísimo para que se redujera de tamaño por no tener cinturón que combinara. Y sólo conseguí arrancar la goma por el esfuerzo y quedarme con el pantalón peor de lo que estaba. Es habitual que los pantalones con cintura elástica para gordas, ni siquiera traigan las presas para pasar el cinturón, porque nade creería que con estos cuerpos haya alguna que quiera usar cinturón para no perder los pantalones por el camino.

Pantalones con cintura elástica para gordas

Y el resto del pantalón es…

¡Igual! ¡Nadie sabrá nada! Serán vaqueros estándar, jeggings normales, o incluso pantalones de vestir en plan digno y elegante. Todos los modelos de pantalones con cintura elástica para gordas se convierten en pantalones comunes una vez que pasamos el último pespunte de la cinturilla. Además, tampoco creo que la gente vaya buscando gomas ajenas en otros cuerpos. ¿A quién le puede interesar cómo es el remate de tu pantalón? Podréis encontrarlos para todas las ocasiones, de diferentes textiles, colores pero ¡siempre cómodos! Yo no los busco expresamente, pero al menos no los evito como hace unos años. Y si finalmente, el modelo que me gusta o que mejor me sienta es uno con gomas ¡bienvenido sea! Que yo lo que quiero es vestirme, no ir recabando opiniones ajenas sobre un elástico más o menos.

¿Os habéis rendido ya a la comodidad del elástico al borde de los pantalones?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Un comentario:

  1. Pues a mi me encantan, me siento cómoda con este tipo de pantalones y no me como la cabeza … Son cómodos, me gustan y me sientan bien?? Pues me los compro.

    Un besito

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.