Outfit de no ego blogger (II) Mona y cómoda en el aeropuerto

outfit de aeropuerto

No os creáis, que me siento un poco tontorrona con esto de mostrar los modelitos que uso en mi día a día, pero por otro lado pienso en lo que me ha costado a mí volver a hacer la calle (en el buen sentido de la expresión) siendo una curvy hecha y derecha, el esfuerzo que aún tengo que hacer para adecentarme un poco y lo dejadas de lado que nos tiene la industria de la moda a las plus size, que cuando todas estas ideas se me juntan en la cocorota no me puedo aguantar y tengo que lanzarlas. Que sí, que mis fotos dejan mucho que desear y no tengo un estilo fiel a las últimas tendencias, pero si sirve de inspiración (bueno, tampoco aspiro a tanto, pero al menos digamos que de ayuda) a cualquier muchacha de talla grande que haya pasado por una situación similar y se encuentre completamente desmotivada en lo que a la ropa se refiere ¡mi ridículo habrá merecido la pena! El caso es que yo hice una renovación de fondo de armario importante durante las rebajas de verano, pero claro, como las de invierno aún no han llegado y el presupuesto no anda muy boyante, he decidido ir aprovechando lo que tenía de mi talla, de cuando parí y perdí el gusto por completo, que sea mono o al menos clásico y atemporal (todo el dénim, vaqueros, etc.) e ir comprando alguna ganga en ese nuevo descubrimiento que han sido las mid season sales (rebajas de mitad de temporada, o de entretiempo, que les digo yo). Estas ofertas solo las he visto en tiendas on line, ya que en las tiendas de la calle hacen rebajas puntuales en abrigos, pantalones o zapatos, pero tengo una mala suerte tal que nunca me coincide lo que yo necesito con lo que ellos rebajan.

outfit curvy

El outfit de aeropuerto de hoy vale realmente para cualquier cosa que queráis hacer en vuestro día a día que requiera ir cómoda pero sin chándal. El chándal solo para hacer deporte, por favor. No me digáis que no soy una lumbrera con la idea de ponerme unos vaqueros slim, elásticos y muy adaptables y agradables, una chaqueta tejana a conjunto, un jersey cualquiera y unas bailarina planas y cómodas. Sí, no he descubierto la pólvora, pero oye, fue combinar el modelito y me vi tan mona, que incluso a riesgo de llegar tarde a dejar a la niña con mi personal shopper para poder coger el vuelo a tiempo, no puede resistirme a hacerme un repertorio de fotos con mi cutre móvil en esos rincones sin iluminación que tengo por toda la casa. ¡Con la autoestima alta que me había levantado!

Los pantalones son de Punt Roma (29,95 euros), de la temporada pasada y la chaqueta también pero de hace infinitos años. Yo no sé si es que me ha salido especialmente buena o es que la ropa dénim dura eternamente, porque a ojo parecería recién comprada. El jersey ha sido el antojo de esas mid season sales de La Redoute (14,99 euros): jaspeado en azul y blanco, suave y con una puntilla de encaje en el bajo. Es original y muy fácil de combinar, además de ser agradable al tacto y comodísimo.

Las bailarinas son de Goby pero compradas on line en el outlet Showroomprive. Originalmente ponía que costaban 115 euros, precio que yo no podría pagar tan alegremente por muy mono que me pareciese el diseño con elementos típicos de Nueva York. Pero en Showroomprive las encontré por 36 euros y con los gastos de envío gratis, por lo que me lancé sin pensarlo y se las endosé a mi personal shopper (mi madre) como regalo de mi cumpleaños. Ya sé que el avión vuela solo, pero entre caminar hasta la estación de tren, andar por la terminal, esperas de pie, etc. no me veo luciendo un calzado incómodo en este tipo de situaciones.

outfit de aeropuerto

Un buen truco para completar cualquier outfit de viaje es el bolso. Cuanto más maxi mejor. El mío es medianito (los he tenido más grandes) pero como iba a pasar solo una noche fuera de casa, con el contenido de la maleta de mano ya tenía más que suficiente, así es que pude viajar más ligera de peso sobre el hombro. Este negro es de Picard, también comprado en un outlet on line hace 3 años, por 15 euros en lugar de los 70 que costaba originalmente, pero no recuerdo en cuál. Y es que yo soy de llevar casi más cosas en el bolso que en la maleta, para no tener que estar abriendo el equipaje en el trayecto y tenerlo siempre todo a mano.

Y hasta aquí mi outfit de aeropuerto en entretiempo. Porque yo no sé qué pasa en los aviones: en la terminal hace calor, pero en las alturas hace frío y al final tienes que ir cambiando de vestimenta al menos 3 veces por corto que sea el viaje. ¿Cuál es vuestra prenda favorita para viajar? Yo es que sin mis vaqueros curvy no soy persona.

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

4 comentarios:

  1. Para viajes largos…. mis pantalones de moto (que ahora mismo no me caben). En realidad son de montaña, pero son mi uniforme de conductora. Para viajes cortos, vaqueros cómodos de talle no muy bajo (eso de que se vea la hucha no va conmigo) y el calzado… Ay, el calzado! Mi eterno problema. Deportivas, botas…. lo que no me vaya a hacer daño aunque vaya zarrapastrosil.

    Un abrazo 🙂

    • Las deportivas han sido mi opción hasta hace poco, pero la bailarinas son tan monas… y la verdad es que como no voy incómoda no me pesa ponérmelas. Las botas me encantan, pero el problema es que justo en los controles de seguridad de los aeropuertos siempre te obligan a descalzarte si las llevas puestas, por lo lo que procuro evitarlas.

  2. María MiviNailArt

    Oye pues bien mona que ibas. Me gusta mucho el conjunto que elegiste para el viaje y seguro que ibas comodísima.
    La semana pasada fuimos a Madrid, en coche, y pareciamos el trío chandal jajaja. Soy feliz con un chandal (mono, eso sí) y me encantan los que le han regalado a mi enana, son tan cuquis y suavecitos ^^

    • Cómodo, cómodo, y parece que cuanto más prisa tengo más mona salgo en las fotos. ¡Viva la naturalidad! Hala, ya me lo he dicho yo todo. Niña, a mí es que el chándal no me gusta ni para hacer deporte, pero debo ser la única en el universo, porque bien que se venden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.