Operación bikini estando gorda ¿para qué?

operación bikini gorda

Entre los propósitos de año nuevo, gordas y delgadas siempre incluimos el de perder peso, estar más en forma, mejorar nuestra salud… Pero estoy convencida de que son sólo fórmulas para enmascarar que lo que de verdad queremos es iniciar la dichosa operación bikini cuanto antes. No sé por qué le llaman operación, como su fuese una etapa pasajera, si hay quien se pasa la vida dentro de ella. Unas la empiezan en enero, otras después de los excesos de Semana Santa y las más rezagadas en mayo, apurando los días y los disfrutes gastronómicos. Pero el caso es que es un proceso tedioso que se repite cada año ¿para qué? Para lucir un bikini, un trozo de tela pequeño y pegado al cuerpo que no tapa nada y que por más que lo intentemos dejará nuestras imperfecciones a la vista de todos. Me parece que esto de la operación bikini no es nada rentable. Ni para una gorda ni para nadie.

Complejos. Lucirse en traje de baño tiene su aquel, porque a poco vergonzosa que sea una, es como pasear la desnudez por sitios atestados de gente, exponiéndonos a todas las miradas, unas compasivas, otras críticas, otras desdeñosas. Si nuestro peso nos acompleja, la operación bikini no servirá de nada y si nuestros fallos corporales no tienen que ver con el peso, estamos estancados de igual manera. Vamos que si te sobran 30 kilos, perder uno para lucirte en bañador no va a solucionar nada. Los problemas graves de autoestima no se solucionan metiendo un kilo menos de mollas bajo el bañador.

Tiempo y fuerzas perdidos. Si de verdad estas insatisfecha con tu peso o con tus hábitos alimenticios, no quieras cambiar solo para lucir más mona en los meses de verano. Seamos serias. Si quieres salud y una vida sana, no puedes planificar hacer burradas en dos meses para después dejarte del todo de nuevo hasta la operación bikini del año que viene. Si quieres reconducir tu peso y tu alimentación, busca plazos de tiempo más largos, objetivos más realistas y medios más sanos. No se puede querer tener tipo de top model en agosto y que te den lo mismo las lorzas el resto del año. Y a tu cuerpo no le van a gustar estos cambalaches.

¿Tiene que ser un bikini? Con la de opciones de traje de baño que hay hoy en día. Yo siempre he sido de bañador, más cómodo, una sola pieza, aprieta y recoge si es de buena marca. Todo son ventajas respecto al bikini. Pero durante el embarazo conocí, aunque no me los compré, los tankini, y oye, no va mal eso de llevar una especie de camiseta ligera en lugar de todos los michelines al aire. Si no estás cómoda mostrando ciertas partes de tu cuerpo ¿por qué te tienen que obligar a hacerlo en verano? ¿Por qué hay que ponerse en forma sólo para mostrar el bikini?

Las dietas milagro y las tentaciones. Primero te pasas unos meses de operación bikini siendo de lo más restrictiva con todo lo que te llevas a la boca. Generalmente desoyendo el consejo de médicos y expertos porque a ti solo te interesa bajar una talla para lucir palmito. Pero luego, llega el calor de la época estival y te lanzas desatada a las perdiciones del verano como los helados y todo lo que se pueda beber o comer en un chiringuito. ¿De verdad merece la pena el sacrificio previo para poder pegarte atracones a diario durante las vacaciones? Yo soy más de ser gorda todo el año, y no trato de arreglar en unos meses lo que no he podido lograr en una década.

Además ¿a quién se le ocurrió la genial idea de imponer la moda de la operación bikini? Si total, entre que las vacaciones te duran 3 semanas o un mes, que con el trabajo llegas de un blanco nuclear hasta mediados de agosto, y que con un poco de mala suerte refresca en septiembre o te cierran la piscina comunitaria o municipal demasiado pronto ¿vas a estar comiendo poco y mal durante meses para danzar en traje de baño cuatro ratos mal contados? ¿No se puede ser gorda durante todas las temporadas del año? Creo que si le hubieran llamando operación bañador, igual hasta hubieran logrado convencerme con la iniciativa, pero en un bikini no creo que me vaya a lucir nunca (o sí, que yo luego me desdigo muy pronto) y mis vergüenzas más vergonzosas ya quedan bien cubiertas con un buen modelito de estos. ¿Vosotras habéis caído alguna vez en la afamada operación bikini?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

4 comentarios:

  1. Yo no he caído. De joven era de bañador y ahora voy en bikini allá por donde vaya. Pero confieso que a partir de mañana me va a dar miedo la cicatriz :$. Se que es una gilipollez y que se me pasará pero no son las lorzas las que me preocupan si no la pobre cicatriz de la cesárea, qué culpa tendrá ella! En fins, complejos tontos que nos aparecen de vez en cuando.

    Un abrazo 🙂

    • Ojo, que ahora a veces hacen cesáreas de un discreto que asombroso. Yo no he pasado por la operación, pero vamos, que entre estrías, celulitis y michelines, no sé yo si precisamente una cicatriz de cesárea sería lo que más querría ocultar. Sin embargo ¡no podemos controlar estos pensamientos que nos acosan!

  2. Hola,
    Totalmente de acuerdo, aunque creo que lo más sano para la operación bikini es eso de coge un bikini (bañador o tankini, da igual), póntelo y pasa de lo que opine el mundo. Porque las dietas y los atracones posteriores acaban siendo peores.
    Si buscáis bikini, tankini o bañador para lucir las curvas de maravilla, pasad por granlenceria.es

    • Muchas gracias por la recomendación. Pues le echaré un vistazo porque a veces no es nada fácil encontrar modelitos de baño para curvy, que sean modernos y a buen precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.