odia la palabra gorda
Piensa en curvy

La gente odia la palabra gorda

odia la palabra gorda

¡Yo no! Me parece que gorda define una realidad como otra cualquiera, como mesa, o puerta o coche, pero la realidad con la que me topo a diario es que la gente odia la palabra gorda. No les gusta, no quieren utilizarla y la ven profundamente peyorativa. Una cosa es lo que piensan cuando te ven (que seguro que sí, que en sus mentes el letrero de gorda se enciende con neones brillantes) pero de ahí a que vayan a pronunciar semejante término en una conversación, queda mucho por recorrer. Entiendo que hay palabras que han ido adquiriendo un significado alternativo y denigrante, como ocurrió en sus día con los negros, por lo que ahora te puedes autoproclamar lo que quieras para dar a entender los kilos y carnes que abundan en tu cuerpo, pero el resto no va a decir que estás gordas. Porque no, tú no eres una gorda, mujer, las gordas son las otras. Las otras que pesan lo mismo, o incluso menos, que tú pero a quienes vemos en la distancia, a quienes no conocemos, a quienes detestamos profundamente, son antipáticas, son feas… Pero tú no, tú no estás gordas. Tu tienes otras muchas cualidades que te evitan el disgustazo de ser calificada como gorda. Por ejemplo, estas.

Tú no estas gorda porque eres alta. ¿Y? Existen las gordas altas, las gordas bajas y las gordas medianas. ¿Qué tiene que ver la altura con la gordura? Lógicamente si mides 2 metros y pesas 80 kilos, se te va a ver más delgada que si pesas eso midiendo 1,50. La alta no será gorda, pero la baja sí. Genial pero ¿y si la de 2 metros pesa 200 kilos? Hala, ahí, que más vale que sobre que no que falte. Pues eso, que la relación entre peso y altura existe, pero hasta cierto punto. Por muy alta que seas, siempre vas a tener un peso máximo a partir del cual empezarás a estar diagnosticada de sobrepeso, obesidad y serás una gorda más. Y no pasa nada. ¿Por qué no lo asumimos con esta naturalidad?

Tú no estas gorda, porque eres guapa de cara. ¡Genial! Ya veo que no me desea usted una doble desgracia, la de ser gorda y con un rostro difícil de mirar. Pero ¿ser más guapa te hace parecer más delgada? Claro que hay gordas bonitas y gordas horrorosas. Como delgadas y de peso normal. Sin embrago, como la gente odia la palabra gorda, parece que si te auto proclamas como tal, deban destacar algún rasgo positivo del resto se tu persona que haga que la gordura pese menos. Ser gorda y fea, es ser gorda y punto. Ahora, si eres gorda y mona, ya no parce que peses tanto. ¿De verdad?

Tú no estás gorda porque estás apretada. ¡Esta es de mis favoritas! Es cierto que no todas las gorduras son iguales, y unas andamos más colgonas, otras más prietas y vestidas ¡engañamos! Yo debo ser una estafa con patas, porque con mi obesidad y mis carnes, la gente reniega de mi gordura por mí. ¡Qué voy a estar yo gorda, ni gorda! Estoy fuertecita, recia, apretada, compacta, proporcionada… ¡Pero gorda no! Creo que al pensar en un prototipo de gorda, imaginamos michelines, roscas, flaccidez y hasta blancura en las carnes. Si pesas un quintal pero tu gordura se distribuye de una forma algo armónica, igual te dicen que eres una estafa como gorda.

Reconozco que cuando elegí nombre para este blog, lo de usar tan abiertamente la palabra gorda pensé que generaría rechazo. Aunque queramos normalizarla, ya lleva un lastre de muchos años y no es fácil que se eliminen esos tintes peyorativos de la noche a la mañana. De ahí, lo de llamarlo Mamá curvy, más moderno, más sinuosos ¡y que parece menos gordo! Oye ¡y no te esfuerces por reconocerte abiertamente como gorda y feliz! Porque la gente que odia la palabra gorda no te lo va a poner fácil, y vas a entrar en un bucle de discusiones eternas para no conseguir nada. Y no trates de convencerlos diciendo que el médico ya te ha dicho que tienes sobrepeso, o que te has plantado en medio de la obesidad, porque eso sólo quiere decir que hoy los médicos están obsesionados con la báscula, porque a ti te sobran un par de kilitos y puntos. El sobrepeso y la obesidad no están hechos para ti, mujer.

¿Vosotras soléis hablar abiertamente de vuestra gordura o usáis un vocabulario más eufemístico?

One Comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: