Curvy con vida de lujo a bordo del Norwegian Epic

visita al norwegian epic Barcelona

La nave del bebé, Bloggers&Family, La mamá vaca y la curvy

Niñas, el domingo pasado fue un gran día descubriendo nuevos secretos del crucero Norwegian Epic. Como madre, he de confesar que quizás sea un poco apretada. Soy primeriza, dejé de trabajar al tener a la niña y traté de reconducir mi vida laboral para poder quedarme con ella en casa, sin tener que llevarla a guarderías prematuramente, ni tener que dejarla al cuidado de familiares, etc. De esto hace ya 2 años y medio, y debo reconocer que según ha ido creciendo y siendo más independiente, de vez en cuando se me antoja hacer algo de mujer estándar, no olvidando que soy madre, pero sí disfrutando de alguna actividad en la que ella no está presente. Por segunda vez, he podido pasar una jornada a bordo del crucero de lujo Norwegian Epic. En abril, hicimos lo mismo en familia, y fue divertido pero un poco estresante, así es que hace unos días nos volvieron a invitar a las mamás bloggers para que embarcásemos en Barcelona y descubriésemos todas las instalaciones para adultos que no pudimos visitar la vez anterior. Y ¿que queréis que os diga? ¡A mí me ha parecido una experiencia genial! La jornada se nos hizo cortísima y cuando desembarcas deseas con todas tus fuerzas poder disfrutar de la semana completa que dura el periplo en ese mega barco. Pero para probar la cantidad de actividades de ocio que ofrece tuvimos tiempo de sobra. Este post va dirigido a todo tipo de público, curvy y no curvy, sobre todo porque creo que con lo que se come a bordo del Norwegian Epic, todo el pasaje debe bajar con varios kilos de más. Os dejo muchas fotos y algunas curiosidades por si este verano, o en un futuro en el que hayáis hecho hucha y ahorrado lo necesario, os decidís a daros un homenaje de lujo.

zona piscina privada Heaven Norwegian Epic

El máximo lujo es Heaven

El paraíso existe y se llama Haven. El Norwegian Epic ya es un barco de gente pudiente, pero es que además, tiene una planta completa (creo recordar que era la 15) que funciona de forma independiente, como un hotel de súper lujo y de lo más exclusivo dentro del propio barco. Tienen su propia piscina, sus camarotes gigantescos, restaurante propio y se respira una calma que nadie pensaría que está viajando junto a otras 5.000 personas. Una decoración elegante, un personal propio y muy dedicado, poco apto para familias con niños que rompen la calma. Nosotros, podemos disfrutar más en el resto de instalaciones del barco, donde los gritos de felicidad son bien recibidos.

gimnasio Norwegian Epic

Si no te pones en forma en el Norwegian Epic ¡es porque no quieres!

Spa y gimnasio. Es una enormidad. Masajes, una recepción y unos cambiadores de infarto y un espacio para ejercitarse que ni en muchas ciudades. La cantidad de máquinas de correr era infinita. También se puede disponer de entrenador personal durante el crucero, cuidar la dieta, hacer tratamientos detox y de puesta a punto… ¡que entras curvy y sales hecha un portento de la naturaleza!

restaurante taste norwegian epic

Mi curvy cuerpo a punto de atacar el restaurante Taste. Vestidito muy apropiado de La Redoute

Restaurantes. Comida japonesa, buffet libre de los más variado, churrasquería, comida rápida a cualquier hora, u otras opciones a la carta ¡una variedad infinita para cambiar de alimentación cada día! Las mamás bloggers probamos el restaurante a la carta Taste, y oye, pese a estar siguiendo mi programa de cambio de hábitos con En tu línea, ¡me pude ajustar mucho a los puntos diarios! Un primero compuesto por una ensalada de sandía, langostinos y mozzarela; un entrecot a la mostaza con gratén de patatas y brócoli; y la perdición de esa crema de pistacho caramelizada del postre. ¡Pero un día es un día! Y la verdad es que me gustó mucho la comida.

norwegian epic h2o

Zona H2O, sólo para mayores de 18 años

Casino, teatro. En los cruceros, siempre impresionan esos espacios para espectáculos. Llevar un teatro flotante casi que da vértigo, con sus tapicerías aterciopeladas y esa recreación de los teatros con solera de épocas pasadas. Y para los que quieren tentar a la suerte, ahí tienen un mega casino, con cantidad de juegos de apuestas y maquinitas coloridas que atraerían incluso a los turistas más reticentes. ¿Y si te sonríe la fortuna y el viaje en el Norwegian Epic te sale gratis?

toboganes de agua Norwegian Epic

Curvy cuerpo en acción en el parque acuático del Norwegian Epic

Piscina sólo para adultos. La vez anterior recorrimos las instalaciones de las piscinas familiares y la zona infantil del Norwegian Epic. No pasamos por el H2O, un espacio reservado para mayores de 18 años en el que la piscina es mucho más tranquila, el espacio de hamacas está más acotado y disponen de una mega pantalla de televisión para relajarse totalmente con música e imágenes. Aquí, permiten hacer topless (aunque todas nosotras dimos la teta la otra vez en el espacio familiar…) y es un lugar genial para quienes no tienen hijos y no quieren ser molestados por los churumbeles ajenos. Que de todo hay en este mudo. Pero como madres ¡nosotras nos divertimos a lo loco lanzándonos por los toboganes de agua! Aquí me tenéis, con el curvy cuerpo metido en el bañador fucsia de hace innumerables temporadas (necesito una renovación urgente) e incrustada en el flotador gigante ¡qué cosa más chula! Tengo que agradecerle la foto a Anna, del blog La mamá vaca, porque como no egoblogger que soy, no llevo a cuestas un equipo fotográfico que me retrate en estas situaciones. Y si pasáis por su blog, aprended mucho con ella sobre lactancia y maternidad.

Y hasta aquí, este momento de desconexión curvy del fin de semana. Nuestra visita al Norwegian Epic sólo duró unas horas ¡y ni tiempo de tomar el sol tuve! Tanto querer probar el jacuzzi exterior y el parque acuático… ¿Habéis viajado alguna vez en crucero?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

4 comentarios:

  1. Oye!!!! Que mira q a mi los cruceros no me llamaban pero… como molan! Mi suegra quiere que vayamos a uno y a mi me da miedo pero… jo, ahora tengo hasta ganas!

  2. ¡Qué pasada! No he estado en un crucero y por todo lo que estoy viendo ya estoy tardando….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.