¿No existe la moda go curvy en los Goya 2016?

moda curvy goya 2016

Mire usted qué disgusto más tonto traigo al revisar las fotos de la alfombra roja en la gala de los Goya 2016. Será que la dieta mediterránea realmente es tan sana y nos tiene a los artistas y famosos tan bien equilibrados, que ver un michelín femenino en la gala ha sido una misión casi imposible. Con lo que me gusta a mí bichear en las entregas de premios americanas, con tanta mujerona vistosa con trajes de alta costura, y cuando me pongo a analizar lo que tenemos en nuestra patria me quedo sin contenido ninguno. A ver no es que vaya yo buscando el sobrepeso y la obesidad ajenas, pero me constan que actrices entradas en kilos tenemos en este país y sin embargo ¿es que no invitaron a ninguna a la gala de entrega de los Goya 2016? Porque he repasado galerías y galería de imágenes y además de que la mayor parte de las fotografiadas son actrices jovencísimas (sí, las maduras y las viejas también están marginadas. De las gordas y viejas ya mejor ni hablamos), he encontrado a actrices que no han destacado nunca por su físico, pero oye, que tampoco se pueden clasificar como curvy. Total, que me he quedado con unos pocos ejemplos de lo más descafeinado y soso, soso, soso.

alaska moda curvy goya 2016

Alaska es a la primera a quien he encontrado entre tanta silueta esbelta. Chaparrita y de cuerpo rotundo, ni siquiera la veo tan curvilínea como en años anteriores, por lo que la incluyo casi como un porque sí, por rescatar a una antigua gloria que sigue manteniendo sus curvas aunque no es que parezca tan pasada de peso. Vestido corto, sencillo, negro (o por la foto eso parece) con dos tipos de tejido en tono liso y con brillos, medias de rejilla y taconazo de infarto. El bolso me parece un horror, y ese escote tan tapado, con el pecho tan prominente que tiene y que suele lucir Alaska, creo que no le favorece mucho. Eso sí ¡de las pocas en ir abrigadita y con manga larga! Esta vez ha pensado que para presumir no está dispuesta a sufrir.

moda curvy goya 2016 diaz aroca

Míriam Díaz-Aroca ¿esta mujer cuándo ha sido curvy? Si siempre ha estado delgadita y ya no sé si es un efecto óptico del vestido o es que la juventud viene tan, pero tan escasa de carnes, que al lado de ella Míriam está de muy buen ver. Por ese escote en V le asoma un pecho grandioso y exageradamente redondeado (¿se ha puesto tetas esta mujer?). Va toda divina en tonos marrones y dorados, con un estampado que afina la silueta, manga larga acampanada y vestido con cola de las de arrastrar por el suelo como las grandes estrellas de Hollywood. No me desagrada el modelito.

moda curvy goya 2016 isabel coixet

Isabel Coixet. Como no es actriz no tiene que vigilar tanto el tipín, pero como directora que va de sarao, ya podría haber elegido un vestuario más apropiado. Porque menudo vestido de luto que me trae la señora. Tan negro, tan insulso, tan largo y tan sin gracia ninguna. No es que se pueda decir que sea feo, porque es tan simple que no es posible ni siquiera pecar de fealdad. Pero vamos, que cualquier otro estilismo hubiera sido más festivo para los Goya 2016. ¡Que bien que dicen que son la fiesta del cine! El pelo como si se hubiera atusado ella en casa y un bolso que lo mismo es el monedero grande de ir al supermercado. Ay, qué poquita inspiración.

moda curvy goya 2016 pilar bardem

Y para rematar, aquí tenemos a Pilar Bardem. Ojo, que más allá de su talla (esta mujer nunca ha estado gorda, ni de lejos) y de su estilismo, tiene el gran mérito de haber sido casi la única actriz de dilatada carrera y con bastante edad, como para haber atraído la atención de los focos. Porque el resto de actrices de su época o incluso más recientes pero de mediana edad, parecen desaparecidas ante el objetivo de las cámaras de los fotógrafos. A ciertas edades, una se lo puede permitir todo. Déjate tú de ir a los Goya 2016 con un vestido incómodo, con ballenas de soporte y pedrería o arrastrando por el suelo. Con lo bien que se le ve a ella en pantalones de vestir y blusa blanca. Peinadita (porque en esa gala ¡se han visto unos pelos… de película de terror!) y sin olvidar sus colgantes como complemento al conjunto. A fin de cuentas, si una no está cómoda con la ropa, se acaba notando y se pierde la elegancia.

Pues ya no tengo nada más que decir. Bueno sí ¡qué diferencia con el lujo y derroche de alta costura de los Oscars, los Golden Globes, etc., etc.! Desde luego, los Goya 2016 me han parecido muy de andar por casa en el terreno curvy. ¿No?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.