Moda go curvy (V) De entretiempo

moda go curvy entretiempo

¡Ay, el entretiempo! Esa época del año que yo casi no conocí hasta que me vine a vivir a Barcelona. Porque en Málaga éramos más de verano casi todo el año y un fresquete primaveral el resto del tiempo. Pero por aquel entonces yo no sabía que en otoño pudiera refrescar tanto, y ya me plantaba el abrigo de invierno de un día para otro. Y los jerséis de cuello vuelto y todo lo más caliente que tuviese a mano. Allí, o tenía frío o tenía calor, pero nada de estas indecisiones que ahora me hacen salir vestida de casa por capas ¡y hasta por fascículos! Que si camiseta interior pero de tirantes, no vaya a ser que luego suba la temperatura; y un jersey, pero no muy gordo, porque es mejor echarle una chaqueta encima, pero no un abrigo que tampoco hay que exagerar. Total, que a mis años aún ando aprendiendo a vestirme de entretiempo. Al principio odiaba lo de la cantidad de ropa superpuesta, pero por necesidad acaba una acostumbrándose y mezclando una variedad de prendas y estilos que como no te andes con un poco de ojo puedes llegar a ganarte la fama de la gorda y hortera del pueblo. Yo sigo con mis gustos sencillos, sencillísimos, y sosos, pero hay modelitos que me gustaría probar antes de que el frío del invierno me cale hasta los huesos.

otoño de La Redoute

De la colección de otoño de La Redoute

1. Los abrigos que no abrigan. Como las cazadoras de imitación de piel, cortas y de todos los colores. Que como sólo imitan, hacen bonito, pero no te quitan el frío. Por eso te servirán para el entretiempo y nada más. Estas de La Redoute tienen tallas de la 42 a la 58 y por 39 euros te puedes dar el capricho. En precio similar pero hasta la talla 50, tenemos la gabardina larga, invento que sí he probado y al que no le acabo de ver la utilidad. O la mía es muy fina o esto tampoco quita nada de frío. Pero las hay en cantidad de colores y mejoran cualquier estilismo. También tengo uno de estos inventos llamado chaqueta cortaviento, la mía en rojo, pero a este sí que no le encuentro el momento. Es muy de sport para vestir y poco cómoda para ir de sport. Pero tenerla la tengo ¡que no se diga que no soy una curvy moderna!

pantalones Asos

Pantalones monos y destapados de Asos

2. Los pantalones que no tapan la pierna. Oye, que empieza a entrar el fresquete en tu pueblo y a ti se te mete todo entero por la pierna para arriba, como con estos pantalones de Asos. Queda muy mono lo de enseñar el tobillo, y con esos taconazos aún más, pero los resfriados te van a acechar a la vuelta de la esquina. Con estampado y acampanado setentero, pero fresco donde los haya. Con tallas hasta la 56 y para todos los bolsillos. Estos que son literalmente pantalones cortos sé que son de otoño porque uno es de pana y el otro tiene flecos, que son la moda más in esta temporada. Y luego los expertos te dicen que el uso de medias muy tupidas está desaconsejado. Así se pasa frío seguro. Pero a ojo tienen un corte y un diseño original y en días templados nos podríamos atrever con ellos.

pañuelos entretiempo zara parfois

El cuello hay que protegerlo de diferente forma según Zara y Parfois

3. Pañuelos y foulares. Claro, con tanto presumir al final hay que sufrir. O más bien, tirar de otros complementos que tapen lo que la ropa deja al descubierto. ¡Que ya son ganas de complicarse! Total, que al final nos toca echar mano de pañuelos, fulares, bufandas, pashminas y demás retales de tela en un intento de proteger nuestro cuello, y a veces también nuestras espaldas, brazos y todo lo que el trapo abarque. En Zara han perdido la cabeza a la hora de denominar pañuelos a este tipo de prendas ¡que tengo yo en casa mantas que tapan menos que eso! Y se van de un extremo al otro, de la colcha de cuadros de la abuela al lazo minimalista en forma de corbata que sólo adorna, pero que no te protege de nada. Así es que he echado un ojito en otros sitios y en Parfois parece que entienden mejor el sentido de un pañuelo, fino, sedoso y sin muchas pretensiones. Pero de pronto, te encuentras con esta especie de poncho moderno como de ante y con flecos a lo que también llaman pañuelo. Que sí, que me parece mono y me gusta mucho el color, pero me hace dudar acerca de la definición de pañuelo que yo había adquirido. Esto en mi pueblo hubiera sido un mantón (como los de manila) pero sin tanto trabajo y a menor coste.

En definitiva, que por lo que parece la moda go curvy de entretiempo se aposenta en arenas movedizas entre la huida del frío y el lucimiento de las últimas tendencias, por poco prácticas que sean. ¿Cómo os apañáis vosotras para no morir ni de frío ni de falta de glamour en el entretiempo otoñal?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

10 comentarios:

  1. Pues mira que yo adoro el entretiempo y lo echo de menos porque en Bulgaria no existe. Aquí sólo hay verano e invierno siberiano, con una o dos semanas de cambio. Nunca sé cómo vertirme porque todo lo que tengo es de entretiempo. Vivan las capas! XD

    • Yo estoy empezando ahora a acostumbrarme a él ¡a mis años! Esos fríos que tenéis por ahí ¿cómo se vite la gente de forma mona con esas temperaturas? ¿De salir a la calle con medias y pantalón corto ni hablamos ¿no?

  2. Cuestion de madres

    Aquí el entretiempo tampoco es que exista mucho.. o te mueres de calor o te congelas (las menos veces) así que… te levantas, esperas acertar y sales o de verano o de invierno 😉

    • ¡Jajaja! Ese había sido mi plan hasta que me mudé a estas alturas. Siendo todo cima mediterráneo la cosa cambia mucho según el punto el mapa en el que nos encontremos. Tu tierra de adopción me la imagino como la mía ¡de verano casi constante!

  3. En Madrid el entretiempo existe. ¡Vaya si existe! A mi de momento toda la ropa premamá que me han dejado es de entretiempo y ya estoy empezando a sentir el frescor azotándome en las mangas.

    Básicamente el truco está en las capas que te puedas poner y quitar y que, cuando te las quites, sean fácilmente acoplables a otra sección de tu indumentaria. Por ejemplo, si llevas el pañuelo por la mañana, que te lo puedas quitar y te quepa en el bolso a medio día porque si no, te lo olvidas seguro en la cafetería o lo pierdes por el metro, donde hace un calor de mil demonios y luego por la noche…. ¡culo! Hace frío y llegas con dolor de garganta.

    Las chaquetas de entretiempo son muy prácticas en esta época del año. Claro que no quitan frío pero es que en esta época ni hace frío ni hace calor. Sirven para cubrir un pelín pero si ya hace frío invernal hay que pasarse al abrigo.

    Un abrazo 🙂

    • ¡Es que en Madrid ya hace frío! Que yo estuve hace un par de semanas y a las 10 de la mañana había 9 grados escasos. ¡A abrigarse toca! No se te vaya a congela la panza de preñez. Vaya cursillo acelerado de entretiempo me has dado. ¡Jajaja! Es que aún no me queda muy claro lo que es vivir fuera del frío o el calor extremo. Yo tengo muy buena cabeza y nunca me dejo nada olvidado por ahí, pero con tantas capas, seguro que algún despiste de estos tendría.

  4. Maria Mivinailart

    Yo si que se lo que es la época de entretiempo, esos días que no sabes si salir en manga corta o con chaqueta. Y yo, que apesar de lo que te cuento, sigo sin tener una chaqueta de entretiempo… mira que me gustan las biker, pero no me hagi con una y encima este año se me ha metido entre ceja y ceja que quiero una parka para ir a juego con mi enana, que le han comprado una mis padres jajaja. Ves, no aprendo y paso un año más penando para vestirme en esta época del año

    • Una biker de esas se me ha antojado también, pero en casa creo que me van a obligar a esperar hasta Reyes y para entonces ¡ya se me habrá pasado el entretiempo! Parka no he usado nunca y lo que sí tengo ganas de sacar ya es el anorak, tan sintético pero tan calentito…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.