Maquillaje para torpes (VI). Los 3 productos básicos para ojos

Los ojos son la parte de mi maquillaje que más he destacado desde siempre. No con grandes florituras, pero sí soy de esas mujeres a las que le cuesta salir a la calle con la raya sin pintar. ¡Qué cosas! Serán manías de cada una: la que debe ir con la manicura perfecta; la que debe llevar los labios ideales; las del peinado intocable; las de la máscara de pestaña llueva o nieve. Me aficioné a pintar el párpado inferior por dentro en mi adolescencia y ese ha sido todo el maquillaje que he usado hasta que esta pasada primavera me lancé a comprar más productos. A día de hoy, con mis escasas nociones de maquillaje para torpes, es un producto al que no renunció. La mayor parte de los días sigo yéndome a la calle con mis cremas normales, y la raya del ojo, la BBCream y la raya del ojo y no necesito nada más. Sólo con ese trazo negro, me veo infinitamente mejor. Aunque he incorporado otros cosméticos nuevos y ahora tengo exactamente 3 productos básicos para ojos que me encantan, aunque 2 de ellos no los use a diario.

lápiz ojo barato astor

Lápiz de ojos

Para mí, imprescindible. No es lo mismo un ojo de madre mañanero en blanco mortal que con ese toque de negro resultón. En mi caso, he probado otros tonos pero ninguno me ha convencido tanto como el negro. Pero bien renegrido y además ¡con un lápiz de ojos que pinte, por favor! Porque he tenido algunos que por más pasadas que daba aquello no pasaba de un tonito gris pálido. Normalmente, he comprado los lápices de Astor, tanto los tradicionales, a los que hay que sacar punta, como los automáticos que se van sacando como si fuera una barra de labios. Eso sí, hay que invertir también en un buen sacapuntas, porque de lo contrario los consumiréis en cuanto se les agote la que traen de fábrica. En mis inicios con el maquillaje en serio, la dependienta de Kiko me recomendó un tono marrón metalizado que en la mano me gustó mucho, y es cierto que da más luminosidad a la mirada, pero no me acaba de encajar, así es que seguiré siendo fiel al negro. Yo me pinto la raya por dentro del ojo. Dicen que esta técnica tiende a empequeñecerlo, y además yo llevo gafas de miope, pero es la que más me gusta y no me lo veo mucho más reducido.

Máscara de pestañas básica astor torpes

Máscara de pestañas

No la había usado mucho hasta ahora, y lo habitual era que comprara alguna para una boda o evento destacado y se me secara antes de volverla a usar para otro. Así era yo. También creo que las fórmulas han mejorado muchísimo en estos años, y mientras hace 10 era incapaz de aplicarla sin que quedaran pegotes negros y pestañas apelmazadas, ahora es relativamente fácil encontrar máscaras de pestañas baratas y que las separen bien. Luego tienes que elegir si las quieres más alargadas, separadas, rizadas, con más volumen, con efecto 3D, pestañas postizas… Las variables son infinitas. Yo uso las básicas de Astor y hasta una de Deliplus de Mercadona me ha hecho un apaño genial. La actual es de Kiko, fue muy barata y también es fácil de aplicar con buen resultado. Como con la raya del ojo negra, la máscara de pestaña da una profundidad a la mirada y un aspecto de despierta y de viva que casi todas las madres de mal dormir necesitamos. Lo me más pereza me da, es que se haya convertido en uno de mis 3 productos básicos para ojos por el tema del desmaquillado, que se suele resistir y me lo pienso más a la hora de usarlo con frecuencia. Así de desahogada es una.

estuche maquillaje sombras baratas

Sombras de ojos

Hasta hace no mucho, sobrevivía con un pack de sombras de ojos en gris perla y gris marengo heredadas de mi madre. Vamos, es que recuerdo perfectamente que fue un regalo que mi padre me llevó a comprarle por el día de la madre cuando yo tendría ¿11 años? ¡Caducidad del maquillaje a mí! En aquella época eso no existía, y ahí siguen, pintando divinamente. Ya veis, 25 años de una casa a otra sin otros colores que le hicieran la competencia y sin agotarse. Ese pack tiene más fondo que el bolso de Mary Poppins. En fin, que a a base de algunos regalos de estos típicos de maletines o estuches pequeños con maquillaje variado, y generalmente de escasa calidad, resulta que las sombras de colores entraron en mi vida. La verdad es que con este artículo no tengo los mismos problemas que con los lápices de ojos, porque siempre pintan de forma bastante decente. Así es que tengo un buen fondo de colorines de una gama infinita de tonos. Eso sí, ahora sé que los hay en crema y en otros formatos, pero los míos son los de polvos compactos de toda la vida. Lo que sí se me ha desintegrado con el paso del tiempo han sido las brochitas aplicadoras con esa especie de esponjita en la punta. ¡Y no es para menos! Con las sombras soy bastante discreta, en cuanto al color y a la aplicación. Me ciño estrictamente al párpado móvil y al hueco entre el ojo y la ceja y no me salgo haciendo obras de artes por los costados. Tampoco busco efectos especiales con las sombras de ojos, y me ciño a la corriente de poner el color más oscuro en el párpado móvil y el más claro en la parte superior. No doy para más, pero actualmente hago más uso de ellas.

¿Cómo van vuestros ojos en manos de curvy torpes con el maquillaje? ¿Salís vistosas cuando los maquilláis o como de película de terror?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Un comentario:

  1. Para mí haces lo mas difícil del maquillaje, que es hacer la línea de agua. Yo por más artilugios que he comprado no he conseguido hacer una raya del ojo decente .
    Yo estoy suscrita a birchbox, entonces recibo mucho maquillaje y otras novedades, pero lo acabo regalando siempre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.