Soy madre y quiero salir en las fotos

curso fotografía para madres

El pasado Día de la madre, tuve un popurrí de regalitos que me hice a mí misma, pensando que el insecto palo ni se acordaría de la fecha y que los niños aún son muy pequeños para entender de nada de esto. Pero al final tuve un antojazo de última hora y este hombre tuvo el detalle de comprármelo: el curso de fotografía Hello! Mom de Hello! Creatividad. Hace un par de meses, probé su formación en un curso cápsula gratuito sobre Marca Personal y me encantó todo: el formato, la accesibilidad, los deberes, pero sobre todo lo positivo que era y lo inspirador que me resultó. Creo que le dan un enfoque a los cursos muy diferentes a la mera teoría que se suele repetir de forma machacona en otros lados. Todo parece muy personal y es muy fácil reconocerse, identificarse con lo que nos cuentan ¡y aprender! Así es que justo después de vender mi cámara réflex (una es así de vehemente y cosa que no uso, cosa que se va de casa porque ya me voy cansando de acumular trastos. Será la edad o algo…) me apunté al verme reconocida en la premisa de Hello Mom: soy madre y quiero salir en las fotos. Para muchas mujeres, esta sería la excusa ideal porque se ocultan de los retratos familiares a causa de un nuevo cuerpo que no es de su agrado con estragos de la maternidad, en el que no se reconocen. Pero yo ¡voy al contrario del mundo! Ni tengo traumas por los kilos que cojo durante la lactancia, ni me avergüenza mostrarme ante la cámara. ¡Yo quiero ser la madre gorda presente en todas las fotos de mis criaturas! Mi problema es más bien la técnica, que no tengo ni idea de cómo hacer para ponerme ante el objetivo y que salgamos todos.

El selfie. Sí hasta aquí llego, con la cámara frontal del móvil y la cuenta atrás, trato de meter en el encuadre a mi hija de 3 años que no para quieta un segundo, a un bebé de meses con la cabeza en un vaivén constante y mi propio cuerpazo con todas sus dimensiones. ¿Resultado? Más allá de las cabezas ¡ninguno tenemos cuerpo! En el futuro, mis hijos tendrán cantidad de fotos de cabeza de madre sin cuerpo. Y muy mona que salgo en algunas, pero me gustaría dejar constancia de que una vez tuve tronco y piernas! Y bien grande todo, además.

El palo selfie. Compré uno hace cosa de 2 años y creo que no he hecho ni 10 fotos con él. No me veo yo parando el tráfico por la calle para retratarme por si me toman por loca, o aún peor ¡por egoblogger moderna! Y en casa me cansa mi mal manejo, porque todas las fotos parecen tomadas desde las alturas, mal encuadradas y al final ¡sigo viendo solo cabezas igualmente!

Los niños se mueven. Una complicación más cuando no se entiende de fotografía es esa sensación de querer y no poder, de estar en un instante que quieres que quede para la posteridad y no saber técnicas, ser una incapaz, con la dificultad añadida de que los niños se mueven tanto ¡que ya podría haber deseado retratar muñecas de porcelana! Porque aún estoy dando mis primeros pasos en este curso y no sé si será posible que sin ayuda externa logre salir yo y sacar a mis criaturas conmigo en esas fotos que tanto deseo hacer.

Mi vida no es ideal. Pero es la que tengo ¡y merece ser retratada! Me encantan esas poses tan Pinterest de otras familias, esas madres ideales, con hijos perfectos (y limpios) y casas impecables (y limpias). Nosotros somos un desastre de la cabeza a los pies, y desde que tenemos niños creo que tendremos un par de fotos que podamos considerar buenas ¡y están hechas por fotógrafos profesionales! Vamos, que sólo puedo tener contados recuerdos al año, al precio que están las fotos.

En fin, que esta semana me he despertado como una mamá curvy súper motivada, con todo el verano por delante para aprender trucos de fotografía y con mis dos niños modelo en casa, ahora que empiezan las vacaciones escolares. ¿Qué tipo de madres sois vosotras? ¿Queréis salir en las fotos de vuestros hijos o no?




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

2 comentarios:

  1. Ay como te entiendo!! Yo también quiero salir en las fotos. Los selfies para mi sola no van mal, pero meter más cuerpo y cabezas se me da regular. Tengo un palo selfie, pero no tiene botoncito para hacer la foto, así que hay que poner el temporizador y confiar en que enfoque bien… que desastre! Jajajaja

  2. ¡Qué ilusión que te hayas animado! Esperamos que te esté gustando mucho! Este está siendo uno de nuestros grandes objetivos: salir en la foto, por todo lo que implica. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.