Iniciándome en el DIY con PYMA, el lasur y la pintura en spray ¡qué inventos!

chalk paint pintyplus pyma

Mis padres me pagaron unas clases de manualidades cuando era pequeña, y tenía muy buen pulso pintando escayolas y haciendo otros trabajos artesanales… Pero parece que con el tiempo he perdido la destreza y, lo que es peor, ¡la paciencia! Para mí, donde se ponga el BIY (Buy It Yorself) que se quite lo demás. Pero ahora que la niña empezará a ir al colegio en septiembre, el entorno me tiene amenazada diciendo que me obligarán a coser disfraces, hacer trabajos manuales y construirlo todo por mí misma. Y claro, esto no es lo mío. El viernes acudí a un evento organizado por PYMA para saber de ese gran invento que es el lasur. ¿Lo conocéis? Pues viene a ser algo así como lo mejor de la pintura y lo mejor del barniz todo en uno. Probamos decorando en una caja de madera el lasur de la marca Cedria, de colores, con un acabado perfecto. A ojo te parecerá pintura, pero es tan resistente como el barniz, tanto en interior como en exterior, y con la ventaja de que no se craquela sino que se va desgastando con el uso. Fácil de aplicar y con un secado espectacular casi en tiempo récord. Yo no entiendo de este tipo de artículos pero me dejó maravillada.

lasur de cedria pyma

En el taller de PYMA me sentí un poco como pez fuera del agua: las compañeras bloggers tenían mucha maña ideando objetos, combinando colores y texturas, decorando con washi tape y otras cintas adhesivas buenísimas de Miarco… y yo no hacía más que intentar desperdiciar poco producto y dar algún que otro brochazo dignamente. Para la decoración de la caja de madera que nos cedieron con lasur de Cedria, tuvimos los minutos contados, por lo que pocas virguerías pude hacer. Sin embargo, dispusimos de más tiempo para experimentar con la pintura en spray de PintyPlus y ahí es donde caí en un enamoramiento profundo con su Chalk Paint. Con el color turquesa decoré las maderas y me volví a casa como una curvy en una nube, pensando que tengo grandes ideas para una mesa y unas sillas, ahora inservibles, de nuestra nueva casa. Me pareció muy fácil de aplicar y con un resultado perfecto, sin imperfecciones. Como en el caso del lasur, se ahorra un montón de tiempo al pintar con PintyPlus ya que no hay que lijar a la perfección todos los muebles que queramos restaurar. Basta con que la superficie esté limpia y sin grandes defectos, pero no debemos ensañarnos con la lija hasta lograr eliminar todos los restos de la pintura anterior. ¡Eso es una enorme ventaja!

lasur cedira pintyplus

Con Laücreativa e Inspiraarte Handmade ¡y con mi curvy cuerpo!

Lo mejor del evento de PYMA (podéis ver todas las fotos en Facebook) fue el buen ambiente que se creó. Los organizadores y representante de las marcas estaban súper implicados y se divirtieron con las bloggers. ¡No daban crédito a tanta locura junta! No sé yo si el efecto de la pintura en spray, pese a la buena ventilación de la sala, tendría algo que ver. Como curvy ¡ojo a cómo me queda la camiseta del acto en este curvy cuerpo! A la gente le sobraba tela y a mí se me remetía entre molla y molla. ¡Qué poco glamour! Pero lo que cuenta es que he salido de allí con una nueva inquietud, y me ha hecho gracia conocer que con los avances de hoy en día, esto de ser mañosa puede resultar hasta fácil. De acuerdo con que hay gente más dotada y rebosante de ideas molonas, pero con un poco de práctica ¿quién me dice que no puedo desarrollar un nuevo talento? ¿Una nueva afición?

En definitiva, que estoy convencida de que voy a intentar restaurar mis sillas y mi mesa por mí misma. De momento, no me veo envalentonada como para mostrar el resultado paso a paso, que para eso se requiere cierto nivel, pero el entusiasmo y las ganas de llevar a cabo este proyecto ya no me las quitará nadie. ¿Vosotras habéis nacido para el DIY? ¿Conocíais el lasur y la pintura en spray? ¿Realmente es todo tan fácil como me lo ha parecido a mí? ¡Ay! Espero que sí, y que me salga una obra de arte, o al menos digna de ser mirada y usada, a la primera.

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

2 comentarios:

  1. Hola, en un momento que me giré (porque yo estaba con el lasur), vi como os hacíais esa foto!! mientras nosotras estábamos concentradas, en los spays parecía todo una fiesta.
    Yo salí con ganas de hacer mil proyectos. Si lo intentas seguro que salen.

    Un saludo

    • ¡Jajaja! Es la maternidad, que cuando nos alejan un rato de nuestras criaturas nos volvemos locas. A vosotros os cundió más el trabajo en el taller. Lo nuestro era un caos. A ver si compro el material y empiezo con la remodelación. ¡Gracias por los ánimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.