Mamá curvy al sol del verano

curvy al sol cremas bella aurora

El año pasado, me llevé el disgusto del siglo cuando la piscina municipal del pueblo subió los precios a unos módicos 12 euros, la entrada de lunes a viernes, y 15 euros, fines de semana y festivos. Total, que no pusimos un pie en ella en todo el verano, y a mucha honra. Sólo tuve que preocuparme de la protección solar los pocos días de agosto en que estuvimos fuera de casa. Con los niños tenemos obsesión porque estén bien protegidos (más el insecto palo que yo) y nosotros nunca nos hemos quemado por una exposición prolongada o por estar desprotegidos. Así es que gastamos de cremas solares… ¡una barbaridad! De todos los factores y casi de todas las marcas y formatos: cremas, lociones, aceites, spray… Hasta el año pasado, utilizaba la misma crema solar para todo este curvy cuerpo, pero ahora me estoy refinando en mis hábitos y tengo una solar facial y otra corporal. ¡Soy una sibarita! Tengo una piel bastante agradecida, pero recuerdo que durante mi primer embarazo, me apareció una pequeña mancha en la cara y, aunque se ha disimulado bastante con el paso del tiempo, ahí sigue, de cuerpo presente. Por eso, vuelvo a la cosmética antimanchas de Bella Aurora, a fin de lograr un bronceado bonito ¡si es que los niños me dejan! Os cuento los 2 productos que se vendrán conmigo de veraneo.

bella aurora crema solar facial antimanchas

Fluido solar antimanchas de Bella Aurora. Es para el rostro, y recordad que siempre hay que ser mucho más generosos de lo que pensamos para quedar bien protegidas. De lo contrario ese factor de protección 50+ se quedará en mucho menos, no sabremos en cuánto exactamente y no nos podremos confiar. Lo probé ya el año pasado y me gustó todo: la textura, lo rápido que se absorbe (odio cuando con el calor del verano el sudor parece que expulsase las cremas de mi cuerpo ¡y sobre todo de la cara!) y que además de proteger del sol, hidrata, previene el envejecimiento, restaura la epidermis y ayuda a aclarar las manchas que ya teníamos previamente, evitando que nos aparezcan otras nuevas y que nos quedemos bronceadas a parches. Una cosa que me ha resultado de lo más curiosa, es que también protege de la luz que emiten las pantallas de los ordenadores, tablets, móviles ¿eso también es peligroso para la piel? Primera noticia que tengo, la verdad. Personalmente, cada vez tomo menos el sol, y no porque esté ultra concienciada acerca de los daños que puede producir y de lo arrugada que me puede dejar ¡sino porque los niños no me dan tregua! Al final, es imposible encontrar zonas de sol y de sombra para estar a gusto de todos. Y en cualquier caso, como no paran quietos ¿cuándo voy a tener la oportunidad de ponerme panza arriba a dormirme y despertarme ya bronceada? Nunca. Con lo cual, es mejor concienciarse antes de salir de casa y seguirles el ritmo, que ya nos irán dando rayitos sueltos según los vayamos atendiendo a ellos.

bella aurora after sun facial

Sun Repair de Bella Aurora. Este es el tratamiento posterior que toda curvy al sol necesita para sentirnos aún mejor tras la dosis de optimismo que siempre nos inyecta la exposición al aire libre. Sun Repair de Bella Aurora es un reparador post solar anti manchas, que promete evitar la aparición de zonas de diferente color en la piel, unificar nuestro tono, calmar la piel tras el sol (a veces podemos sentirla seca, tirante, que pique, etc.) además de reparar el ADN y mantenernos hidratadas durante 24 horas. Digamos que es una especia de after sun, como los que usamos para el resto del cuerpo, pero especialmente destinado al cutis, que lo refresca y lo deja calmado y no irritado. El bronceado irá arraigando de una forma más uniforme ¡ojalá sea verdad! Porque como aún no estoy en situación de probarlo, y el tratamiento hay que usarlo al menos durante 30 días ¡en septiembre podré dar fe de sus beneficios. Por ahora, me deleito sólo con sus promesas y con lo que me va a facilitar los ratitos de sol este verano.

Otras aspiraciones de cara a ser una curvy al sol, pasan porque los niños me dejen la oportunidad de lograr un bronceados sin marcas. Difícil lo veo, porque con el pequeño no puedo exponerme directamente, y con la niña, que se mueve tanto, tampoco creo que tenga la ocasión de deshacerme de los tirantes del bañador de madre, ni nada por el estilo. ¿Cómo estáis de preparadas con las cremas solares del verano? ¿O sois más de comprar un bote de litro para encremar a toda la familia?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.