Cosmética que no funciona para una curvy

cosmética que no funciona

No, no es que me haya desengañado de la noche a la mañana y ahora odie mis cremas así sin más. Sigo siendo una fanática de la cosmética, pero en todos estos años como aficionada a los potingues de marca, de marca blanca, low cost y de productos de precio razonable sin rozar los de muy alta gama, debo reconocer que me he topado con algunos ejemplos de cosmética que no funciona para una curvy. Pero para nada vamos. Como todo en este blog y en mi vida, es un tema muy personal, y no tengo la llave de la verdad absoluta, ni mucho menos. Pero pese a mi interés por este mundo, mi aplicación concienzuda y rigurosa, y mi optimismo para afrontar nuevos tratamientos de belleza con el mejor espíritu posible para que las cremas sean aún más efectivas (es lo bueno que tiene el tópico de ser una gorda feliz) en mi lista de artículos por los que no volveré a pagar se encuentran los siguientes.

1. Cremas antiestrías. Creedme si os aseguro que gracias a mi otro blog sobre maternidad, Planeando ser padres, he debido probar prácticamente todas las cremas y aceites antiestrías aptos para el embarazo que se venden en España. Todas. Y no en sobrecitos de muestra pequeños, sino en botes completos de los que ya llevo gastados decenas de ellos, desde que supe que estaba embarazada ¡hasta hoy! Sí, porque el cargamento de cremas antiestrías para embarazadas que he acumulado es tan inmenso que no pienso usar otras cremas en esas zona clave (pechos, abdomen, interior de los brazos y de los muslos) hasta que no se me acabe la última dosis de las que tengo. En definitiva, llevo casi 3 años usando cremas antiestrías y lo único que puedo decir es que tienen un olor muy agradable (la mayoría, porque con una me topé que olía a cuerno quemado, un aroma poco apropiado para el delicado olfato de una preñada) y que se extienden y absorben con facilidad, dejando la piel jugosa e hidratada. Pero a día de hoy no me han disimulado las estrías que ya tenía a causa de mi curvy cuerpo natural, ni han evitado que me aparezcan otras nuevas. Pocas, la verdad, porque viendo mi historial personal en el campo de las estrías, pensaba que tras el embarazo me quedaría como un campo recién arado. Pero no, me han salido unas poquitas no muy escandalosas, debajo del ombligo y en los laterales externos de ambos pechos. ¿Quizás si no hubiese utilizado tantos productos antiestrías me hubieran salido más? ¿O quizás me hubieran salido las mismas? Eso es algo que a estas alturas ya nunca sabremos. Pero mi postura ante las cremas antiestrías es que no son necesarias, y que cualquier buena crema hidratante que te haga efecto en tu vida normal, te servirá igual durante el embarazo. Malas no son, pero milagrosas tampoco.

2. Cremas anticelulíticas. De estas he usado poquísimas, porque ya la publicidad me genera desconfianza al respecto. Vamos, es que por ejemplo, si yo peso 100 kilos, y la mayoría de los cuales son de grasa ¿me quiere usted hacer creer que toda esta piel de naranja, y de los demás cítricos, que tengo acumulada en el culo, las caderas, las piernas, la barriga y hasta en los brazos, me va a desaparecer en unas pocas semanas si me doy unas friegas abundantes de crema? Oye, que esto sería el sueño de toda curvy: ser una gorda apretada y lustrosa, sin celulitis ni imperfecciones corporales. Pero yo creo que la grasa no se va a desintegrar por mucho masaje que me dé y mucha crema que me ponga. O pierdo peso y hago ejercicio localizado en esas zonas, o ya puedo embadurnarme de potingues que me voy a quedar tal cual. Así es que estas cremas me dan mucha pereza, y la verdad es que creo que deberían encabezar mi lista de cosmética que no funciona para una curvy. Pero ojo, tampoco creo que funcione para otras mujeres de peso normal con celulitis.

3. Cremas remodeladoras y reafirmantes. Estas también se pasan con tanta promesa, y sin embargo yo tampoco he comprobado esos efectos tan maravillosos en mi propio cuerpo. De hecho, actualmente ando liada con una crema de estas remodeladoras y reafirmantes, que tenía guardada en el armario del baño desde hace un par de años y a la que he decidido darle una oportunidad, más que nada porque estoy en plan de limpieza de mi fondo de armario de cosméticos. El caso es que tiene una aplicación fenomenal, me encanta la textura y todo en ella, pero a mí me siguen colgando las carnes por más aplicaciones que hago. Me cuelga una mijita de los brazos, algo más de las piernas… y creo que aunque acabe ese bote y otro 1.000 más como ese, no se me van a replegar y recoger sobre sí mismas.

¿Soy la única que se ha fiado demasiado de la publicidad de estos productos cosméticos? ¿O es que soy la única a la que no le han hecho efecto? Pero es que con la afición que les tengo me sienta fatal sentirme engañada de esta manera, aunque ya voy escarmentando y sé que a parte de una buena hidratación, nada más puedo pedirle a una crema, prometa lo que prometa.

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

8 comentarios:

  1. ¡ Me parto contigo !

    Yo a estas alturas de la película ( 27 años siendo curvy) ya no me fío de cremas milagrosas, ni quemagrasas ni quitakilosdemas… me basta con mi hidratante diaria (que varía de vez en cuando) y el amor que me doy a mi misma queriendo cada estría que aparece.

    Total, que me quedo fuera del target de estas marcas que solo buscan aprovecharse de sueños imposibles (desde mi humilde opinión)

    Un besazo y feliz finde!

    Cris.

    • Pues algo así es lo que me ocurre a mí, que para hidratar y oler divinamente casi todo me convence pero más allá de estos resultados no noto nada de nada. Lo mismo es mi curvy cuerpo, que se resiste a ser remodelado, porque hay quien jura y perjura que les han obrado un milagro, incluso las baratas de marca blanca del supermercado.

  2. Jajajaja, yo he usado reafirmantes y quemagrasas que me han funcionado pero confieso que estoy delgada y hago ejercicio, por si solos esos potingues no sirven. Pero las antiestrías no funcionan, es imposible. Tengo unas pocas, muy pocas, por dentro de los muslos y confieso que apenas se ven pero las odio y no las he quitado con nada.
    Este año pude probar un bodymilk que en teoría las atenuaba pero tampoco, y en mi opinión en el blog lo dije, yo las veo igual. La suerte es que en esa zona da menos el sol y por eso se ven poco pero quiero quitarlas y no puedo, las estrías no solo soncosas de chica curvi y tienen muy mala solución.
    Un besito.

    • ¡Pues eres una afortunada! A mí no me ha funcionado nada de nada de todo esto. Me acordé de ti al ocurrírseme el tema de post, porque tú hablas de muchos de los cosméticos que pruebas, pero niña ¡qué diferencia entre tu experiencia y la mía! Yo me he acostumbrado bien a ellas después de convivir tantísimos años juntas, pero vamos, que aún así entré en pánico pensando que durante el embarazo me quedaría toda a rayas y por eso he probado tantos potingues antiestrías.

  3. Maria Mivinailart

    Estoy totalmente de acuerdo contigo…
    Sabes que me dijo la matrona sobre las cremas antiestrias? Que son una gran mentira. Que si tienen que salirte, saldrán porque así es tu piel y punto. Que nos ahorrasemos el dinero y usasemos cremas hidratantes sin más.

    • ¡Mira qué matrona más práctica! En los cursos de preparación al parto también nos recomendaban mucha hidratación y no productos específicos, pero como tuve la oportunidad he probado infinidad de ellas. Como hidratantes creo que son geniales, pero como dices, contra las estrías tienen poco que hacer.

  4. Yo no me creo nada de nada a la publi de cosméticos, jiji. Eso si, doy fe de que la crema anticelulítica de efecto frío del mercadona es mu güena para darte frescor en las noches de verano. Las lorzas no te las quita pero oye, te vuelve un polo de menta y duermes tan fresquita!!!! Y con semejante olor a mentol no se te acerca ni un mosquito. Todo ventajas.

    Un abrazo 🙂

    • ¡Jajaja! Pues con lo barata que es igual me viene mejor como antimosquitos. No para mí, que me ataca uno de higos a brevas, sino para este hombre que vive sin vivir en él en cuanto comienza a apretar una mijita el calor. Esa no la he probado, pero es una de las que tiene mucha fama de ser súper efectiva.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.