Maquillaje para torpes (VII). El corrector de ojeras e imperfecciones

corrector de ojeras e imperfecciones

¡Vuelvo a mis aprendizajes sobre el maquillaje para torpes! Resulta que dentro de mis escasas prácticas con las pinturitas faciales, el corrector de ojeras e imperfecciones es un producto que no había pensado que necesitase. Sí, podéis tacharme de madre loca a la de ya, porque con esos surcos como zombies o pandas que caracterizan el careto del mal dormir que las madres solemos llevar a cuestas ¿por qué iba a quedar yo al margen de esta necesidad? Pues por falta de auto crítica, claro está. Yo me miro al espejo y pienso que no tengo ojeras. Bueno, o lo pensaba hasta hace unos meses. Está visto que no tenía muy clara la definición de esa zona oscura de mi rostro. Antes de lanzarme a comprar nuevos productos a lo loco, hice una rebusca entre la cantidad de cosméticos que han llegado a mi vida de las fornas más extrañas, y efectivamente, encontré 2 tipos de corrector de ojeras e imperfecciones, muy diferentes entre sí y con mal resultado siempre. Definitivamente ¡necesito uno acorde a mis necesidades! Pero en este periodo de pruebas, he averiguado muchas cosas sobre este inventazo para mejorar el aspecto de nuestras caras.

El color ¿es importante?

Pues claro, criaturas, como todo en el mundo del maquillaje, el acierto con el tono es primordial. Y sí, seguramente la mayoría queramos estar más morenas y con un aspecto de recién llegadas de veraneo, pero para tapar ojeras oscuras, hay que aclarar el tono. Vamos, si ponemos potingues más oscuros justo en los surcos del terror, mal apaño haremos. Los 2 productos que yo tenía en casa juraban ser corrector de ojeras e imperfecciones. Para ojeras no niego que puedan valer, si el tono fuera el adecuado (que no lo es, porque uno es demasiado claro y el otro demasiado oscuro) pero para el resto de imperfecciones (manchas, granitos, etc.) no valen seguro. Primero, porque no los cubren por completo, y segundo porque tienden a acentuar el problema. Así es que volviendo al tema de los colores, no os alarméis si para disimular granos os recomiendan un corrector de color verde y mortal ¡eso sí que es efectivo para que contrarrestar las rojeces!

corrector ojeras líquido l'oreal

El formato del corrector de ojeras e imperfecciones. ¿Cuál elegir?

No sé el motivo, pero yo tenía un corrector de ojeras en barra, de este tipo que por fuera parece un pintalabios y cuando lo abres sigue pareciendo un pintalabios de color carne, que me pareció de los más útil para aplicarlo: no chorrea; te lo puedes llevar cómodamente sin riesgo de manchas; nunca gastarás más producto de la cuenta; lo puedes difuminar con brocha, con esponjita o con el dedo. Pero no sé si será por la marca, porque su calidad no es muy allá, o porque no es el formato que da mejor resultado, el caso es que en muy poco rato se suele agrietar bajo los ojos y me salen unas arrugas que yo juraría que no tengo. Además, es bastante más claro que mi tono de base, y como mis ojeras no son tan tremendas me queda ahí un halo blanco, como si hubiera tomado el sol con mini gafas de rayo UVA. Un despropósito todo.

El segundo es este de L’Oreal, con un pincel aplicador con almohadilla suave. Al principio, me pareció más engorroso que la barra, sobre todo si quieres disimular las ojeras del día a día pero no piensas maquillarte por completo, ya que este no me suele quedar bien si los difumina con el dedo simplemente. Pero la verdad es que se extiende mejor que el otro, es fluido, no queda tan acartonado, aunque ya os digo que por el color, demasiado oscuro, tampoco me sirve. Hay otros modelos que incluyen una especie de esponjita, brochas especiales, además de gente que sólo con el dedo podrá lograr maravillas que yo no.

corrector ojeras barra rimmel

¿Dónde se aplica el corrector de ojeras?

Ay, puede parecer una obviedad ¡no te lo vas a poner en la punta de la nariz! O sí, todo dependerá de dónde te haya ido a salir la imperfección. Pero en lo que al contorno del ojo se refiere, el producto te lo tienes que meter casi hasta debajo del párpado inferior. Desde el hueso del pómulo hacia el ojo, tratando de que el color sea como el de tu piel. Por cierto, se aplica después de la base de maquillaje, por lo que lo ideal es que dejéis libre de base la zona de la ojera para después aplicar el corrector. Hay quien dice que es mejor usar el corrector antes de la base de maquillaje ¡lo que nos faltaba a las torpes! Como inexperta, he probado ambas modalidades y a mí me convence más lo de dejar el corrector de ojeras para después de la base. En esto soy muy disciplinada, y tapo la zona más oscura con poco producto, para acabar de extenderlo por debajo del ojo y que el color no se corte de repente.

¿Sois fans del corrector? ¿Qué tipo y qué marcas os dan mejores resultados?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.