Comprar ropa nueva al adelgazar. ¿Cuándo lanzarse?

Comprar ropa nueva al adelgazar

A punto de cumplir mi primer mes de aprendizaje de buenos hábitos en la comida, que no de dieta, la verdad es que es la vez en que más llevadero se me está haciendo. Platos muy sabrosos, nuevas recetas cada semana, una variedad tremenda de opciones con la que es imposible aburrirse… Empecé en septiembre con las nutricionistas de Corporis Sanum, así de repente… Buen, tras varios problemas digestivos este verano y por ahora no puedo estar más impresionada. Como es un plan de comida sana y hábitos saludables, no he perdido 20 kilos en un mes: de momento sólo se me han caído 5 kilos, pero unidos a la pérdida de volumen lo cierto es que aunque aún me cueste creerlo ¡la ropa ya se me está quedando grande! Es muy prematuro lanzar las campanas al vuelo, con solo un mes de intentos de reconducción de hábitos, pero es que nunca me había visto con unas perspectivas tan buenas para tratar de dejar atrás la obesidad, intentar pasar a un sobrepeso ligero y ¿quién sabe? ¿Seré capaz de entrar dentro de la horquilla de mi peso ideal? A día de hoy juraría que no, pero cada kilo menos es un puntito extra en salud, y por eso estoy tan motivada con este nuevo rumbo alimentario en mi vida. No voy a dejar de ser curvy por mucha dieta que haga, porque tengo kilos a espuertas de más, pero lo que sí tengo claro es que voy a tener que comprar ropa nueva al adelgazar.

¿Cuándo comprar ropa nueva al adelgazar?

Si tu presupuesto es ilimitado ¡cualquier momento es bueno! Pero para la gente de a pie, cuya circunstancias económicas sean más modestas, aunque yo estoy deseando verme con modelitos diferentes, lo cierto es que tengo en mente las rebajas de enero para dar este primer paso. ¿Por qué motivo? Porque para entonces ya llevaré 4 meses siguiendo mi nuevo plan de alimentación, seré más consciente acerca de si ha sido una ilusión pasajera, como tantas otras, o realmente la primera piedra de una alimentación sana y duradera. Efectivamente ¡no me fío de mi entusiasmo inicia! Porque en estas 4 semanas lo estoy siguiendo a rajatabla, no echo en falta ni siquiera las cosas dulces, no me he lanzado en brazos ni del chocolate con el 85% de cacao y no pienso en la comida a todas horas. Seguramente ¡porque me paso el día comiendo! He pasado de hacer 2-3 comidas al día a hacer 5, con raciones abundantes y ni una sola vez he sentido que me quedara con hambre. Pienso en la comida cuando llega la hora de comer, y no las 24 horas del día, como hasta hace poco tiempo. Esto es todo un avance.

¿Qué tal te ves con tu ropa actual?

A mí me ha pillado el cambio de alimentación y la pérdida de los primeros kilos y centímetros a medio camino entre el verano y el inicio del otoño. Esto ha hecho que note que algunos de mis pantalones estivales me hayan empezado a bailar en la cintura (de verdad, con tan pocos centímetros perdidos) aunque tampoco es que haya sufrido por el hecho de que se me fueran a caer por la calle. No, no se me nota tanto la pérdida. Sin embargo, justo con la ropa de otoño e invierno creo que podré aprovechar más de lo que tengo: ya era más holgada, los tejidos más gruesos, a casi todos los pantalones les puedo poner cinturón (esto no me pasaba con los de verano, muchos de los cuales no permitían esta opción) y entre chaquetas, rebecas y posteriormente los primeros abrigos, si la tela empieza a sobrarme quedará todo más disimulado. Porque eso sí, aunque esté gorda creo que me sientan mejor la ropa algo ceñida (sin comprimir, pero ajustada) que los looks oversize que me multiplican delante del espejo.

Básicos y moderación

¡Si lográis no desataros por el entusiasmo al tener más tallas entre las que elegir! Personalmente, este cambio me ha abierto un mundo de posibilidades en torno a la talla 48, en la que generalmente nunca he entrado, en casi ninguna marca. Muchos modelos, incluso de fabricantes de tallas grandes, se realizan sólo hasta ahí, por lo que siempre me quedaba a las puertas de algunos diseños que me encantaban, pero que no eran de mi tamaño. En cualquier caso, veo que puedo seguir aprovechando algo más mis vaqueros, porque prácticamente todos eran de dénim súper slim, y aunque me salga alguna arruga se ciñen bastante bien. Pero seguro que esta será la primera prenda que compre si llega ese momento en el que la pérdida de peso sea ya muy notable, porque sólo me faltaría haberme visto siempre mona y verme ahora peor teniendo más variedad de prendas entre la que elegir. Otra cosa que me preocupa es el sujetador: entre la lactancia y los cambios por el peso, creo que se me están quedando grandes los que tengo ¡de talla y de copa! Ahora que por fin había aprendido a medirme y acertado con el ajuste perfecto.

Sé que la ilusión a veces es difícil de controlar, pero con mis experiencias anteriores, y teniendo en cuenta que adelgazo por motivos que no son precisamente el poder usar más ropa diferente, voy a tardar bastante en dar el paso de renovar el fondo de armario por completo. ¿Cuánto habéis tardado en lanzaros a por ropa nueva al perder peso?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

2 comentarios:

  1. Yo soy de las que en un año puedo estar facilmente 6/7 kilos arriba o abajo! (Ahora estoy de post parto y me gustaria dejarme uno 10/12 kilos!). Mi consejo, pues tener ropa que me quede bien me motiva. Asi que suelo tener varias tallas (mi armario va de una 38 a una 44!!!) Pero porque me quede chica la ropa me frusta y me angustia y si me queda grande no me termino de ver y entro en bucle en el oversize que tampoco me hace bien porque me engaña en mi tamaño. Asi que si puedes, aunque sea una prenda como regalo te lo recomiendo… una prenda cada 5kg!

    • Lo primero darte la enhorabuena por tomar la decisión de comer bien, ¡que ojo! no está reñido con algún capricho de vez en cuando.
      Yo llegue a llevar una 50 y ahora estoy en la 38 y después de dos embarazos, así que estoy encantada de haberme mantenido. No hice dieta, muchas veces el cambio de hábitos que es lo que estás haciendo es suficiente, también he de decir que me ayudo mucho El encontrar y no tener buena combinación de transporte lo que me hizo andar, porque yo de hacer ejercicio nada de nada no me gusta.
      Si sigues en esa línea seguro que consigues no solo perder peso si no mantenerte también, y ya verás como con el tiempo con menos cantidad de comida te llenas, estarás más ágil y te costará todo mucho menos.
      Con la ropa es buena idea esperar a las rebajas para renovar armario, hasta entonces solo comprar alguna cosa que vayas necesitando.
      Mucho ánimo que lo estás haciendo fenomenal y lo mejor de todo no es que tú estés empezando a llevar buenos hábitos es que tus peques al verte también lo harán

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.