Comprar cosmética on line. ¿Tiene ventajas o es una locura?

Comprar cosmética on line

Como no podía ser de otra manera, mi pasión por las compras on line ha llegado hasta aquí. Bueno, en realidad fue de mis primeros atrevimientos, porque comprar cosmética on line me parecía menos arriesgado que comprar ropa (con este cuerpo, me daba la sensación de que sería difícil acertar, pero luego ya veis que espabilé mucho en este terreno). Sin embargo, debo reconocer que algunas veces sí que he metido la pata: por novata, por no saber realmente lo que necesitaba, ni lo que me sentaría mejor, o por elegir productos demasiado radicales para mi estilo cotidiano. Por eso, he pensado que quizás algunas de vosotras os veáis asaltadas por estas mismas dudas y no os acabéis de decidir entre perfumerías on line y las tienda de a pie. Os cuento qué ventajas le veo y de qué desconfío.

Comprar cosmética on line ¡en webs de confianza!

Esto es de cajón, de primero de cibercompras, vamos. Pero aún así conozco a gente desencantada por haber encontrado una supuesta oferta en un producto que después resultó no ser del tamaño que prometían, o tener una caducidad a la vuelta de la esquina, e incluso sitios en los que te venden falsificaciones ¡y se quedan tan anchos! Yo tengo un par de tiendas de referencia, grandes cadenas, entre ellas Douglas, que no sólo venden on line, sino que tienen tienda física y versión web, de forma que me da más confianza y siempre sé donde encontrarlos si necesito más información.

La comodidad no tiene precio, pero si te gusta probar…

A mí me puede más el elegir tranquilamente mis potingues on line, llenar mi cestita y esperar con ilusión a que me lo traigan a la puerta de casa. Eso sí, por internet sólo suelo comprar productos que ya conozco de antemano: mis preferidos, los que he conocido en la vida real, las marcas que suelo usar… Porque por ejemplo, cambiar el color de mi base de maquillaje fijándome sólo en el tono que veo en la pantalla no me ha salido bien en los dos intentos que he hecho. También puede que yo sea de naturaleza torpona para la elección, pero si busco algo nuevo y comprometido (labiales, maquillaje, sombras, etc.) suelo comprar la primera vez en la tienda normal y una vez convencida me paso a internet para la posteridad. Además, me gusta ir a la tienda porque las dependientas están súper maquilladas, me aconsejan, me comentan las promociones y lo mejor ¡me dejan probar! Que si un perfume, que si deja que te maquille los ojos para que te veas en la realidad… Esa parte de la experiencia no existe en internet, y a mí personalmente me encanta. Lo que sí compro sin reparos son cremas y demás complementos para los tratamientos faciales, corporales, productos para el cabello, gel, lacas de uñas, protectores solares, artículos de parafarmacia, perfumes, etc. y también muchos artículos para regalar a otras personas.

¿Ahorro al comprar cosmética on line?

¡Sí! Vamos, es que de lo contrario no dudaría en darme el paseíto de rigor a la perfumería del pueblo, al centro comercial o a donde fuese. Generalmente, en internet encuentro mejores precios, más descuentos, más promociones y también artículos que sólo están disponibles en el mundo virtual, pero que no he podido encontrar en tiendas de las de toda la vida. Incluso en comercios que tienen web y tienda, suelen tener precios especiales en la web.Es más, los expertos suelen recomendar navegar un ratito para ahorrar en cosméticos ¡y las madres fans de lo low cost como yo también! De hecho, más de una vez he visto un chollazo en la web y al llegar a la tienda, (por esa necesidad natural de asegurarme en primera persona de que estoy eligiendo bien y no deprisa y corriendo) me han dicho que era algo especial para los ciber compradores. ¡Mi gozo en un pozo! O no, porque realmente yo compro muchísimo más en internet y ya me viene bien que las mejores gangas estén en este medio. Las webs también suelen tener un apartado de outlet muy bien ordenadito y completo, mientras que en las tiendas estos artículos están amontonados en un rincón tenebroso que no me invita a comprarlos. ¡Y son muy, muy baratos!

¡Ay! Un plan súper chulo que me encanta es cuando encuentro un centro en el que organizan talleres de maquillaje, o de análisis de tu piel para elegir la crema correcta, o de prueba de las novedades de alguna marca. Como madre con escaso tiempo libre para mí misma ¡esto es un planazo! Así es que trato de estar al día de los saraos que se organizan en mis tiendas de confianza. ¿Cómo lleváis vosotras el tema del ahorro en los cosméticos? ¿Seguís prefiriendo las tiendas de toda la vida? ¿O internet también ha ganado poder en vuestras agendas?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.