Cinturones de talla grande. Estoy gorda pero se me cae el pantalón

cinturones de talla grande

Sí, sé que parece una contradicción tremenda pero ¡las gordas también necesitamos cinturones! He pasado de no usar este complemento nada más que de higos a brevas, para decorar, a necesitarlo a diario. ¿Porque he adelgazado mucho? No, porque la ropa que me compro de mi talla y que me queda bien de todas partes también acaba cayéndoseme con el paso del tiempo ¡y con las carreras detrás de los niños! De verdad, igual es que los modelitos están pensados para mantener una pose divina durante horas, y como yo no dejo de agacharme, estirarme y enredar con los niños a cada paso, al final, o las cinturillas ceden, o los pantalones ensanchan o algo pasa que a pocos días del estreno, ese ajuste que inicialmente era perfecto deja de serlo. Personalmente, me cuesta encontrar cinturones de talla grande incluso en las tiendas para mujeres plus size. Bueno, en realidad lo que me cuesta es que duren. Recuerdo haberme pasado media vida con un solo cinturón que parecía indestructible y esos ya no existen. Lo más habitual es que los modelos que encuentre sean feos. Eso para empezar, porque ya me desmotivan a comprar, claro. Pero es que por necesidad, a veces doy el paso, me los tengo que abrochar casi al límite de su circunferencia y sin que me aprieten en exceso, simplemente con que sujeten cumpliendo con su función, los materiales suelen ser tan deficientes que el único agujero que puedo usar empieza a agrandarse y a agrandarse hasta que acaba convirtiéndose en un hoyo que parte el cinturón en dos. Y así, con todos los que he tenido en los últimos 4 años.

cinturones de talla grande especiales

¿Diseño o funcionalidad?

A las curvies a veces no se nos da la opción de elegir, pero cuando sí la tenemos ¿qué camino tomar? Si tenéis presupuesto para todo, el pensamiento es más sencillo, pero si estamos limitadas, o lo que es peor, no confiamos en el resultado que nos van a dar, yo optaría por la funcionalidad. A fin de cuentas, de lo que me quejo es de que se me cae el pantalón, por lo que prefiero un modelo básico, sin ninguna gracia pero que cumpla su cometido, que uno divino, ornamentado y a la última, que se me acabe cayendo junto con el resto del pantalón. Los básicos, basiquísimos, suelen ser negros, marrones o azul marino, porque ni para escoger colores hay opciones. Por ejemplo, este de MS Moda me recuerda a aquellos tan duraderos de mis años mozos, así es que estoy tentada de probar, porque a peor ya no puedo ir. Tenéis que tener en cuenta la anchura de las trabillas del pantalón, porque los diseños elaborados suelen ser más gruesos y puede que no os pasen por estos agujeros. Luego están los veraniegos, minimalistas, que no tienen ni hebilla, sino que se anudan con lazos, cordones, están llenos de piedrecitas… Bien, son monísimos, pero os aseguro que solo adornan. No sujetan nada de nada.

cinturones de talla grande básicos

¿Baratos y renovar a cada instante o decentes y que duren?

Siempre he preferido las cosas que duran. Me da igual que sean prendas de ropa, que complementos, pero lo que veía que se iba a romper a poco de mirarlo, lo descartaba. Sin embargo, de un tiempo a esta parte, con la batalla de los mini precios ¡he caído en la tentación! Por 5 euros es normal que un cinturón no me llegue ni al final de la temporada ¿no? Diseño bonito, cero durabilidad y precio reducido. Como hay opciones para todos los bolsillos al menos debemos ser conscientes de lo que estamos comprando. Si encontráis cinturones de talla grande que os fascinan por lo preciosos que son y lo económicos… Adelante. Pero si cuestan un ojo de la cara, que no todo sea el diseño, sino la calidad de los materiales: agujeros que no se agranden, piel que no se cuartee, hebilla que no se resienta… Personalmente, prefiero pagar más por un modelo básico, fácilmente combinable y que dure mucho tiempo, que pagar lo mismo por un diseño molón, que se pasará de moda y que me pondré muchas menos veces.

¿Cómo tallan los cinturones de talla grande?

Pues deberían hacerlo en centímetros pero no siempre lo hacen. Yo me he encontrado con la paradoja de tener por ejemplo la talla G de una tienda y que los cinturones con el mismo tallaje ni si quiera me rodeen ¡como para ajustarlos! Otros se guían por la talla del pantalón: si usas una 50 pues debes encajar en la 50 de un cinturón de talla grande. ¡Pues tampoco! O sea que puedes ver tallas que van así 80-90-100-110 en centímetros, con lo cual si tu cintura mide X tendrás que escoger esta talla. En otro sitios los verás así: 48-50-52 y también en el formato XL- 2XL- 3XL, o 12-14-16 para el tallaje americano. En este sentido, toda la culpa no es de los fabricantes, ya que si no llevamos exactamente el cinturón en la cintura, sino más arriba o más caído hacia la cadera, los centímetros van a variar bastante dependiendo de nuestra constitución. En mi caso, como soy un muro de hormigón casi recto desde debajo del pecho hasta los pies, no debería tener muchos problemas para acertar, porque no tengo zonas mucho más anchas o estrechas que otras. Pero si es vuestro caso, recordad buscad una talla acorde con el perímetro en el que vais a posar la cinturilla del pantalón.

¿Qué tal lleváis vosotras la lucha en busca del cinturón perfecto? ¿Usáis este complemento o no os sirve para nada?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.