Secretos de belleza para una novia curvy

novia curvy

Me encanta descubrir que cada vez más emprendedores y marcas de diferentes sectores se fijan en el filón que suponemos las mujeres curvy, que queremos ir a la moda, maquillarnos (unas más que otras), cuidarnos y embellecernos y gustarnos a nosotras mismas, como cualquier otra mujer más delgada. Puestos a pensar en ese día importante en tu vida en el que quieres estar súper radiante ¿no pensamos siempre en nuestra boda? Porque la vida es muy larga, y viviremos momentos súper especiales, e incluso más importantes que nuestro casamiento, sobre todo cuando paramos, criemos hijos, los veamos triunfar… Pero cuando vas al parto, en lo último que una suele pensar es en el maquillaje. Sin embargo, incluso yo, que soy de ir de natural por la vida, acudí a varias pruebas de peinado y potingues variados para que me dejaran mona e ideal, no como una puerta recién pintada. Y desde entonces creo que el maquillaje juega un papel súper importante para todas las novias, y también para las plus size. Un vestido de novia curvy y favorecedor, como los de Estanislao que os comentaba hace unas semanas, puede cumplir vuestros sueños, pero como el maquillaje sea excesivo, no vaya con vuestro estilo y se os quede la cara acartonada, odiaréis de por vida ese reportaje de fotos que tanto dinero os va a costar. Y así es como he descubierto en el Centro de Estética Rame en Lleida, el arte para el cuidado de novias curvy que tiene Marina Rulló.

Hace unos días, organizaron un evento para bloggers en Barcelona, en un lugar lujoso, el Luxury Residences The Onsider, y me lo perdí. Porque era por la mañana, no se podía ir con niños, y mi gozo se fue al fondo del pozo. La celebración giró en torno a las futuras novias de talla superior a la 42, porque ya sabemos que el rango de las plus size cada día es más amplio, y las tallas que entran dentro de este cupo cada día más pequeñas. Además de dar consejos acerca de cómo elegir el vestido más favorecedor para cada mujer de talla grande, ofrecieron trucos para evitar las prisas de último momento y disfrutar de todos los preparativos del enlace. No podemos ir a maquillarnos sin haber hecho pruebas previamente, y lo ideal es que nos organicemos al menos con 4 meses de antelación. Habrá novias curvy que se vean estupendas en su estado actual, y otras que preferirán moldear su cuerpo, mejorar su cutis, y sobre todo, no verse mal si se sigue una dieta de adelgazamiento.

¿Recordáis que siempre os digo que soy muy estricta con mis tratamientos faciales de día y de noche? Pues si estáis pensando en casaros, este es un primer comienzo muy importante, porque tener adquirida esa rutina de limpieza e hidratación del rostro hará más efectivos los tratamientos reafirmantes, o los productos para mejorar la luminosidad, que nos realicemos de cara a la boda. Cuando yo me casé sólo pensé en la cara, os seré sincera: el cuerpo iba a quedar monísimo y bien recogido bajo mi inmenso vestido de princesa. Pero si optáis por realizar algún tipo de terapia corporal, las sesiones de presoterapia, la remodelación general con LPG, o el trabajo específico en zonas con más acumulación de grasas, podréis notar grandes cambios desde la primera sesión.

Muchas mujeres que no tienen sobrepeso u obesidad también adelgazan de cara a su boda, lo que obliga a reajustar sus vestidos, de ahí que todo lo relacionado con este tipo de ceremonias deba preverse con tanta anticipación. Además de trucos de belleza y cosmética, Marina Rulló entiende de moda, y sabe que, de forma general, a las novias curvy les sientan mejor los cortes sencillos y limpios, sin drapeados y fruncidos (lo que mi madre llama vestidos de novia como de cortinas tipo estor, con cantidad de tela arremangada por todas partes), así como los tejidos muy rígidos en las faldas. Las telas fluidas y con vuelo suavizan la figura y dan ligereza y movimiento. Además, casi siempre las novias curvy tienen mucho pecho, por lo que la mejor elección es un escote barco y entallar y marcar la cintura. ¡Esto os puedo asegurar que funciona!

Luego está el tema de la lencería, que ya sabéis que para una curvy puede ser muy frustrante encontrar un buen sujetador, o sentirse engañada por la publicidad de unas bragas. Pero es que si acertamos con el modelo, el vestido será más cómodo de lucir y nos esculpirá mejor la figura. ¿Y qué decir de los tacones? Que sí, que estilizan mucho, pero donde esté la comodidad… no conviene volverse loca en un día tan especial, sobre todo si no estáis acostumbradas a caminar con ellos. Como mujeres plus size ¿os dieron consejos especiales para vuestra boda?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.