Vestido plus size para boda de Asos ¡mis primeras rebajas de este año!

vestido talla grande asos boda

¡No hay quien me entienda! La semana pasada os contaba que me parecía mejor idea no meterme en tinglados de compras estas rebajas a causa de mi embarazo actual (35 semanas ya) porque no tengo ni idea del cuerpo que se me va a quedar tras el parto. Y al rato, recibí la newsletter de Asos y acabé comprándome un vestido plus size para boda, no de novia, sino de invitada claro, para un evento festivo que tendremos en junio. ¿Cuál ha sido el motivo de semejante cambio de opinión? ¡El precio del vestido de Asos! De 87 euros lo han dejado en 26 euros y claro ¡jamás he comprado algo tan barato en plan arreglado para este curvy cuerpo! Así es que pensé que por mala que fuese la decisión, por poco que me gustase el vestido, o por mucho que fallara en mis estimaciones para tratar de averiguar mi tamaño corporal de aquí a junio, no podía dejar pasar la oportunidad. ¡Y lo pedí al momento! Casi 10 días ha tardado en llegar a casa (me parece que todo lo de Asos que aterriza en España viene desde Alemania porque a mí me llegan unos mensajes de seguimiento del pedido extrañísimos, todos en esta lengua y no entiendo nada de lo que me cuentan hasta que la señora de correros paarece con la bolsa en la puerta) ¡pero no lo pienso devolver! Estoy más que contenta con el modelito ¡y con lo que me ha costado! Exactamente es este vestido plus size para boda a media pierna en color rosa con pedrería en los hombros y escote cruzado. Me queda más o menos igual de largo que a la modelo, y eso que ella se supone que mide 10 centímetros más que yo.

vestido plus size para boda asos

Lo mejor del vestido es que se ajusta perfectamente al cuerpo ¡incluso con mi panzón actual! La espalda es fruncida y elástica, por lo que cede todo lo necesario para quedar ceñida pero sin apretar. El escote me gustó porque en junio se supone que estaré en pleno periodo de lactancia con el nuevo bebé ¡y hasta en tándem con mi hija actual! Pero como los vestidos festivos de lactancia me gustaban bastante menos, decidí escoger uno normal de no madre con escote generoso. Debo decir que creo que lograré sacarme la teta, pero con algo de esfuerzo porque en esa zona el tejido no cede tanto, pero así me tenga que bajar los tirantes para dar el pecho, pienso hacerlo porque me ha encantado. Tiene un forro rosa y una falda de malla superpuesta, como ssi fuera un tul suave. En cuanto lo vio la niña, me pidió que me lo pusiera porque vestida de princesa iba a estar “más preciosa”. Hice como que me lo colocaba encima de mi ropa pero ella me pedía que así no, que lo metiera por la cabeza que ella me lo explicaba. ¡Será mi nueva asesora de imagen dentro de nada!

Lo he elegido en la talla 46, porque está visto que el tallaje de Asos es de lo más grande que se ha cruzado en mi vida. Del resto de marcas no suelo bajar de la 50 y con esta vivo al borde de una talla normal. Se ciñe bajo el pecho y a partir de ahí tiene una caída suave. Con el bombo, los pliegues son menos pliegues, pero por mal tipo que se me quede en el post parto, la ventaja que le veo es que me va a caber seguro. No tiene cierres con cremallera ni nada. Todo va ajustado con la goma de la espalda y se acabó.

vestido fiesta asos talla grande

Estuve valorando otras opciones como este vestido en azul o gris, porque en la descripción pone que es plateado pero yo no acabo de ver ese tono. Sin embargo, el hecho del escote palabra de honor me pondría la lactancia muy fácil pero el resto del tiempo la incomodidad para bregar con mi entreteto, un bebé y una niña, que para entonces tendrá 3 años y medio y no parará quieta ni un segundo, me desmotivó respecto a la compra. Otros tenían escotes demasiado cerrados, otros me parecían demasiado sosos, o los colores demasiado pálidos (no me vayan a confundir con la novia con tanto tono nude) y los de lactancia tenían un corte feote y eran de un simple… Total ¡que este es el que me traje a casa y el que finalmente me ha conquistado! Eso sí, necesita un planchado como el comer, porque otra cosa no,, pero los pedidos de Asos que he hecho me llegan arrugadísimos siempre. Y con el arte que tengo yo para la plancha y el aparato tan deficiente que hay en casa ¡ a ver si no le hago un estropicio antes de estrenarlo!

¿Conocéis otras marcas como Asos, con vestidos plus size para boda y de fiesta que sean bastante asequibles? Porque lo que es en las tiendas de a pie de este pueblo ¡dan unos sablazos para las ceremonias!

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.