Estoy gorda y me he comprado un podómetro

gorda podómetro

Pues en resumen, creo que con este título ya lo he dicho todo. Sí, me he comprado un podómetro. Desde que nació la niña llevo una vida bastante poco movida. No es que antes fuera un dechado de virtudes deportivas, pero sí que iba al gimnasio al menos 3 veces por semana. Hacía aquagym y nadaba media hora cada vez que estaba de cuerpo presente allí. También iba caminando a todas partes. Esto sí lo sigo manteniendo, hasta el punto de que en enero de este año vendí mi coche porque había recorrido con él 80 kilómetros en los últimos …

¡Sigue leyendo!