Busco bañador de talla grande ¡y de madre!

bañador de talla grande para madres

Sí, no me digáis que una madre puede permitirse ponerse cualquier bañador de talla grande, o pequeña, o normal, dependiendo de lo que pese cada una, porque no es cierto. Aquí lo verdaderamente importante, más allá del curvy cuerpo que cada cual quiera lucir o tapar ¡es el hecho de ser madre! Porque atrás quedaron los días tranquilos de exponer tus carnes al sol, con tu pareo mono, tus cremas de última investigación y tu librito en plan bien, de muchacha cultural, que quiere tener un color de piel mono sin renunciar al conocimiento. Eso desaparece cuando eres madre. No …

¡Sigue leyendo!

Sujetadores de lactancia de tallas grandes. Los bonitos ¿existen?

sujetadores de lactancia de tallas grandes

Ay, al final vuelvo a recaer un tema curvy relacionado con la maternidad pero es que estoy viendo que se me avecina un nuevo drama en el campo de los sujetadores de lactancia de tallas grandes. Sinceramente, durante mi primer embarazo, no me preocupaba este tema excesivamente. Pero después de casi 3 años con la teta al aire, creo que el asunto se ha empezado a adquirir otro grado de importancia. Lo principal es desde luego haber alimentado así a mi hija, y seguir manteniendo ese contacto con ella durante un tiempo indefinido, hasta que se canse. Sé que hay …

¡Sigue leyendo!

Monas a la playa ¡curvy y con estilo!

moda curvy playa

Como rica venida a menos (sí, es una expresión un poco exagerada, peo me puede valer) mi infancia, adolescencia y juventud la pasé con una piscina en la puerta de casa, por lo que salía en bañador directamente, o como mucho con la toalla liada alrededor del cuerpo en forma de pareo, o con un camiseta que no me tapaba ni el culo. Tener que recorrer 30 metros entre mi puerta y la de la piscina no daba lugar a mayores lucimientos de modelitos. Además, yo estaba deseando meterme en el agua o tostarme al sol, por lo que necesitaba …

¡Sigue leyendo!

Ropa premamá de tallas grandes para una curvy

Cuando escribí mi post acerca de las tiendas de ropa en las que había logrado encontrar ropa premamá de tallas grandes, aún estaba entusiasmada por mi embarazo, las hormonas que se segregan y el éxito de haber podido solventar en una sola tarde los modelitos para los 9 meses completos de preñez. Como mi mayor temor era ponerme como un toro de lidia durante el embarazo, jamás me pasó por la mente la opción de que pudiese adelgazar a causa de la gestación, por lo que el listón de mis expectativas estaba casi a ras de suelo. Sabía que me …

¡Sigue leyendo!