El aquagym puede ser genial para una curvy

Ya han pasado dos años desde la última vez que puse un pie en serio en un gimnasio, o más concretamente en una clase de aquagym. Ahora sólo visito las instalaciones deportivas municipales para recorrer el pasillo que une la taquilla con la piscina exterior de verano, para ponerme a remojo con la niña. A 5,40 euros cada entrada. Vamos, que se me revuelve todo por dentro y siento deseos de volver a ser abonada para ir a chapotear “gratis”. Cuando me he propuesto ir al gimnasio siempre he sido muy disciplinada. Soy una curvy que lo da todo cuando …

¡Sigue leyendo!

Modas stop curvy (I) Del bandeau al kimono

Como aún estoy empezando con este proyecto, he pensado en dedicar los domingos a buscar estilismos y modas stop curvy (la podría haber llamado “quieta pará rechoncha” pero me ha parecido más mono este nombre) o curvy friendly. Vamos, cosas que yo no me pondría ni muerta y otras que creo que pueden quedar bien a este cuerpo sinuoso. Alguna veces creo que tendré que echar mano del sabio consejo de mi personal shopper (mi madre) para que me aclare si lo que yo creo que es tan horroroso lo será de verdad, o aquello que me parece de ensueño …

¡Sigue leyendo!