El mejor sujetador de lactancia para una curvy

El mejor sujetador de lactancia para una curvy

No puedo decir que sea una experta para recomendar cuál es el mejor sujetador de lactancia para cada mujer, pero yo ya tengo las ideas muy claras respecto a los que me han funcionado en estos casi 3 años y medio que llevo dando el pecho de manera ininterrumpida a mis 2 criaturas. Como gorda entrada en carnes, ya os he contado que mis sujetadores normales siempre tiene que ser de buenas marcas, con una buena confección, y que no puedo recurrir a los de las cadenas de ropa normales, generalmente porque el tallaje no es de mi tamaño, pero también porque aunque quepa dentro aquello no sujeta nada. En mi primera lactancia, metí la pata un par de veces, pero consideré que ya había gastado todo el presupuesto disponible para sujetadores de lactancia de tallas grandes, y he tenido que sobrevivir con ellos hasta hace unas semanas. De cara a mi nueva maternidad, quería haberme comprado un par de buenos modelos, diferentes a los anteriores, pero lo prematuro del nacimiento de mi bebé a las 35 semanas de embarazo, me dejó con esta faena por hacer, y ha sido después de volver a pasar unos días con aquellos sujetadores ya anticuados y demasiado usados, cuando he visto la necesidad de comprar algo nuevo. Como no estaba para salir de paseo con mi prematurito, me arriesgué a hacerlo a través de internet y con marcas que no había probado hasta ahora, pero la experiencia ha sido bastante satisfactoria. Os cuento los 2 modelos que estoy utilizando.

anita polka dotts sujetador lactancia

Anita. El mejor sujetador de lactancia para una curvy. Me habían recomendado esta marca por todas partes, y ciertamente, creo que estas chicas estaban en lo cierto. No sólo porque los estampados y diseños de Anita son actuales, modernos y no se encasilla exclusivamente en los modelos de colores lisos, sino porque toda la pieza roza la perfección para ser elegido como el mejor sujetador de lactancia de talla grande. La tela es resistente, y no cede con facilidad, ni se estira sin poder volver a su forma original. Es de tacto agradable y tiene un relleno perfecto que disimula el uso de los discos de lactancia, sin aumentarte el pecho una talla más. Porque bastante pechugona vengo yo de serie, más el cargamento de leche que fabrico, como para agrandar el pecho a lo loco. El cierre que engancha la pieza de tela que te permite sacar la teta es estupendo, se ancla en dos movimientos y no se suelta porque sí de ninguna manera. Los tirantes, regulables por su puesto, son anchos, no se clavan en el hombro, no se agrandan poco a poco por el peso del pecho ¡y sujetan de verdad! Elijes tu medida y se mantendrá todo estable. En Amazon cuesta entre 40-50 euros dependiendo de la talla y lo fabrican hasta la 110 E. El mío es de la 105 C, que es la talla que uso habitualmente en sujetadores normales. Pese a que prefiero los sujetadores con aros, este no los lleva pero no he notado un peor agarre por este motivo. A la espalda, se abrocha con 3 corchetes, por lo que la pieza dorsal queda bien estirada y no se clava en las carnes. Este modelo, el Polka Dots, lo fabrican en negro, en color piedra, en azul ¡hay para elegir! Si hay alguna pega que le pondría, es que la costura que atraviesa la copa por en medio del pecho a veces puede provocar que se vea una forma rara, como picuda, si no lo ajustamos bien a la teta. Bueno, y que el precio no es low cost, precisamente. Pero espero que aguante mucho trote y que sea un dinero bien invertido.

El mejor sujetador de lactancia para una curvy

Sujetador de lactancia Selene, modelo Alba. En precio es insuperable, porque cuesta entre 13 y 17 euros en Amazon. También he comprado la talla 105 C y creo que me queda bien, aunque es menos envolvente que el de Anita, con una especie de escote en forma de V por el que a veces sale más teta de la cuenta. Es muy suave, cómodo de llevar y el relleno de la copa es blando y muy agradable. El tejido cede más fácilmente a medida que se usa, por lo que su forma original apenas dura un par de lavados Después, el círculo de tela que rodea el pecho cuando la pieza que facilita la lactancia está bajada, se agranda y queda algo colgón, pero bueno, es una cuestión estética que no influye en su buen funcionamiento. Los tirantes sujetan menos que el de Anita, pero no se caen, ni se clavan, aunque en mi caso concreto parecen no poder soportar correctamente el peso de mi tetamen de lactante. No es que lleve el pecho caído, pero no queda igual de arriba y de firme que con el modelo anterior. El corte es bonito, sin aros, aunque en pechos muy grandes puede no favorecer tanto por lo abierto del escote, y no tienen estampados, sino que se ciñen a los clásicos colores negro, blanco y visón. Por el precio que tenían ¡me compré 2 de golpe! Para poder tener recambios con los que turnarme mientras el de Anita estuviera en la lavadora. Si podéis invertir en el anterior ¡hacedlo! Si no os llega el presupuesto para el mejor sujetador de lactancia para una curvy, estos de Selene os pueden sacar del paso dignamente. En cualquier caso, es muchísimo mejor que el de Kiabi y los de Gemma que usé durante mi primera lactancia.

¿Vosotras lográsteis encontrar el sujetador de lactancia ideal? ¿A qué precio? ¿Os merece la pena gastar más y lograr un plus de comodidad? Porque a este ritmo que llevo, si voy a tener otros 3 años de lactancia por delante ¡me van a faltar ideas para ir variando de modelito!




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.