La talla XXL de Zara. ¡Se busca!

La talla XXL de Zara. ¡Se busca!

Ya sabréis que hace cosa de un año empezó a comercializarse la talla XXL de Zara ¡notición para todas las plus size! O eso es lo que podríamos haber pensado en un principio. Desde que yo empecé a comprar en Zara, los precios han ido subiendo, las tallas menguando y hacía tiempo que no pasaba por una de sus tiendas, ni siquiera en periodo de rebajas, con la de gangas que he llegado a encontrar. Y cuando este acontecimiento llegó a mi vida, yo estaba al principio de mi segundo embarazo, por lo que ni por casualidad me cruzó por la mente la idea de ir a vestirme en plan premamá a Zara. Sinceramente, la tienda ha estado muy relegada en mis pensamientos y sólo la he pisado de prisa y corriendo para comprar alguna cosa de urgencia en la sección de niños. Y justo eso es lo que me ocurrió hace un par de semanas, cuando en una visita relámpago a la planta de infantil en busca de una camiseta blanca hiper barata para que la niña la pintara en una actividad del campamento urbano, aprovechando que el mochuelo estaba dormido en su carrito, decidí darme una vuelta por curiosear, para saber si en este segundo post parto podría volver a aspirar a entrar en la ropa de Zara ¡y buscar escotes grandes de lactancia! Pues esto es lo que viví.

La talla XXL de Zara escasea. Amancio, de verdad te lo digo, con el buen coco que has demostrado tener para los negocios ¿cómo puede ser que al llegar las rebajas solo queden tallas XS, S y M? Esto ¿no te sugiere algo? Que igual las mujeres de a pie no estamos tan secas como tú presupones en los bocetos que dibujas, y nos abalanzamos como locas a por “tallas grandes” a partir de la L, porque en menos tela no cabemos la mayoría de nosotras. ¿No sería una buena cosa para todos que tú vendieras ropita más grande? Dentro de tu tallaje normal, que no quiero yo obligar a nadie a diseñar para un tipo de mujer curvy si no quiere. Porque de otro modo no se entiende que la talla XXL de Zara no tenga presencia en las tiendas ¡si se gasta tan deprisa, fabrica más!

La talla XXL de Zara no es tan plus size. De esto no me quejaré, porque peor vivíamos antes de que se ampliara el margen del tamaño de ropa de esta marca. Pero una XXL de Zara puede ser una L de Kiabi. Vamos, que por muchas XX que le pongan a la etiqueta, los centímetros de tela no aumentan en la misma proporción. No sé a vosotras, pero a mí lo que me viste es el tamaño de la prenda, no lo que diga la etiqueta. Aún así, intenté buscar algunas prendas, y efectivamente, dependiendo del tipo de corte, del tejido, etc. ¡quepo en la talla XXL de Zara! Lo malo es que no me gustase nada de lo que me probé. Bueno, eso, y que la mayoría de ropa XXL en periodo de rebajas de verano fuesen jerséis mega abrigados que daba cosita probárselos en pleno julio.

¿Cuántos modelos se fabrican en talla XXL de Zara? Poquísimos. Es que la siesta del niño duró un rato, y me dio tiempo de pasearme de un expositor a otro, mirando decenas de etiquetas para saber que la mayoría de modelos de ropa de Zara siguen abarcando sólo hasta la talla L. ¡Mi gozo en un pozo! Porque cuando creía divisar entre ese marasmo de ropa liada y apretada, que caracteriza al periodo de rebajas en Zara, algo que por el color, o por la tela, o por el corte pensaba que se podría venir conmigo a casa, miraba la etiqueta de la XS que estaba allí colgada y me daba esa información: “No busques más, alma de cántaro, que lo más grande que han hecho con este diseño es la talla L y tú hace ya muchos años que dejaste de caber en ella”. Había muy pocas prendas que indicasen su disponibilidad en tamaño XXL, pese a que luego estuviesen agotadas en la tienda, esto da lo mismo ahora. Ya estoy curada de espanto y no me llevo disgustos por estas cosas, pero no sé qué es peor: dejar de entrar en Zara directamente porque sabes que es perder el tiempo y no habrá ropa para ti, o mantener esa débil esperanza, envalentonada por la existencia de la talla XXL, para después descubrir una de estas 3 cosas: que no queda nada de esa talla, que nunca ha existido esa ropa que te gusta en versión XXL, o que por muy grande que se suponga que es, a ti sigue sin encaajarte en el curvy cuerpo.

¿Habéis pasado por Zara para probar su nueva talla grande? ¿Tuvisteis más éxito que yo o la experiencia también ha sido para olvidar?




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.