Una gorda no elije pareja. Solo se conforma

gorda no elije pareja

Supongo que no debo ser la única gorda a la que durante toda su vida se le han hecho insinuaciones de este tipo. Generalmente son comentarios, más o menos ofensivos, que ya empieza en casa, dentro del círculo de la familia y las amistades más cercanas. Palabras como que si con ese curvy cuerpo no te vas a echar novio, que si perdieras unos kilos estarías más mona, que se te van a pasar los años y el arroz y te morirás como una gorda, solterona y solitaria a la que devorarán sus gatos en casa sin que nadie se dé cuenta de que ha dejado de existir. Sí, para una pre adolescente, adolescente o mujer adulta un poco insegura de sí misma, estas perlitas pueden hacer mucha mella, y jorobarte mucho la existencia. En mis años mozo, me molestaba mucho escuchar estos comentarios, y no porque me fuesen a llevar de cabeza a una anorexia nerviosa, sino porque el monotema era agotador Es como cuando estás en edad de tener hijos y aún no has dado el paso. O en esa supuesta edad casadera y tampoco te decides a formalizar una relación. Pero mucho no me afectarían, porque me considero una persona con ideas claras, segura de mí misma y a la que mi orondo cuerpazo no le impide hacer nada que pueda hacer otra persona con un IMC normalito. Además del hecho de que no tener pareja no me importaba en absoluto. Una, que nació muy centrada en los estudios y que veía que en la vida había más cosas que el emparejamiento a edades tempranas.

Sin embargo, me da la sensación de que existe un pensamiento común acerca de que sólo los guapos, delgados y estilosos tienen derecho a elegir pareja, mientras que el resto de mortales comunes (y especialmente los gordos) sólo podemos aspirar a que alguien similar se fije en nosotros, porque derechos no se nos reconoce ninguno. Es más, incluso me atrevería a decir que si tienes un tipín escuálido, pese a que tu cara no cuadre en los cánones de belleza actual (lo que viene siendo ser feo de narices) sólo por estar bajo de peso ya tendrás más oportunidades que un gordo. ¿Cómo se os queda el cuerpo? Pues a mí, además de gordo, se me rebela indignado. Y no sólo por la parte que me toca, según la cual me he agarrado a un clavo ardiendo para evitar esa muerte horrible por mutilación gatuna, sino porque si pienso en mi pareja ¿en qué posición queda el insecto palo? ¿Tan humillante es salir, enamorarse o casarse con una gorda? ¿Es que las delgadas son como Mary Poppins, prácticamente perfectas en todo? Porque las habrá sosas, bordes, chulas, tontas del culo, repipis, malas, odiosas, además de simpáticas, listísimas, amiglables y bellísimas. Digo yo vamos. O eso, o es que el día en el que se repartieron las virtudes, a los gordos nos cayó todo lo del caldero malo.

Decir que una gorda no elije pareja y que solo se conforma, tiene unas implicaciones que van mucho más allá de la discriminación por cuestiones relativas al peso corporal. Porque basar toda la complejidad del carácter de un apersona es un único aspecto es empobrecer mucho nuestro razonamiento, y no dejar traslucir el resto de virtudes, que todos tenemos en mayor o menos grado. ¿Son todas las rubias tontas? ¿Son todos los gordos graciosos? ¿Son todos los pelirrojos más inteligentes? Los estereotipos son malos, pero es que en el caso de los gordos creo que se llevan la palma. Yo no sé quién sería el delgado al que se le ocurrió tal tipo de afirmación, pero es como para echarle de comer aparte. Yo estoy gorda, como un tonel, y quiero pensar que pude elegir pareja, o que él me eligió a mí. Lo que resulte más halagador Pero no tengo esa sensación de haberme quedado con el primero que llamó a mi puerta. E incluso aunque hubiera sido así: si yo me emparejo de por vida con mi primera cita, es porque no puedo elegir. Y si una delgada hace lo mismo es una historia romantiquísima de amor a primera vista y digno de ser llevad al cine. Ojocuidao con las diferencias.

¡Ay! No es que quiera buscar consuelo en la desgracia ajena pero ¿habéis vivido algo similar por vuestro aspecto físico? ¿Habéis sentido alguna vez que no podíais elegir a la pareja de vuestros sueños porque los kilos de más os estaban haciendo vivir en desventaja?

Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

10 comentarios:

  1. Pues a mi me parece que es igual de ofensivo llamar “gordo” que “escuálido” como tu haces.
    Creo que no hay que ofender a nadie por su físico sea el que sea. Qué manía de pedir respeto sin darlo…

    Hay personas delgadas hartas de oír críticas sobre su cuerpo…

    • Que conste que uso ese término sin pretender ser faltona, igual que otros sinónimos para las gordas. Efectivamente, todos los cuerpos deberían ser respetados, pero la verdad, a los delgados les veo menos afectados por estas críticas hacia su físico (aunque siempre habrá excepciones, claro está).

  2. Hola!!!! A mí esos encasillamientos me sacan de quicio. Yo estoy delgada pero llenísima de imperfecciones, como todos.
    Ayer mismo vi un caso de los que dices y estuve a puntito de hacerlo en el jueves reflexivo, pero quería hablar de mi madre y lo dejé.
    Verás, en la tele de mi comunidad autónoma hay un concurso en el que buscan cantantes para orquestas.
    En cada programa prueban suerte 5 o 6 participantes.
    Ayer salió una chica guapísima, la verdad es que era muy muy mona, delgada, cara monísima, pero cantaba regular y con los nervios(solo tenía 18 años) se le olvidó la letra y estuvo media canción mirando a la nada. Pues dos de los tres miembros del jurado la seleccionaron para la siguiente fase porque según ellos fueron los nervios pero tenía algo.
    Luego salió una chica muy pasada de peso, muy bien arreglada y vestida y con una cara muy agradable. Hizo la prueba genial, no se equivocó, una voz muy bonita, miraba a la cámara con soltura y todos los miembros del jurado dijeron que tenía una voz impresionante y una entonación perfecta pero buscaban otra cosa, y no la cogieron. ¿Qué otra cosa buscaban? ¿Una niña guapa y sosa que se lía las letras?
    Te parecerá una bobada pero me dio rabia, las cosas no son así. Sí que creo que esa chica tendría que perder unos pocos kilos por su salud cuando a ella le dé la gana, pero era una gran candidata y además se veía que había preparado la canción.
    Deberían dar un toque de atención al programa porque si en la tele hacen eso que no harán en privado y sin que lo sepamos.

    • ¡A saber! Lo de que para ser famoso, cantante o actriz es casi imprescindible tener un tipín mono parece ya una regla no escrita. Pero en cuanto a la voz sí que es realmente discriminatorio. Mi hermano siempre dice que hoy en día da lo mismo si cantas bien o mal, con que tengas un cuerpo aparente y pegues 4 pasos de baile ya tienes la carrera lanzada. Pobre chica la del concurso. Al menos el jurado fue “sincero” porque efectivamente, en este tipo de programas siempre buscan otra cosa.

  3. Me encanta como escribes!! Esta entrada está genial y estoy totalmente de acuerdo contigo!!! Pero como no se ajusta nada a la realidad lo mejor es obviar este tipo de comentarios,y seguir con nuestra vida!! Porque tan real como la vida,es que de los complejos e imperfecciones no se libra nadie!!!! Si tu te sientes bella,tu actitud te haré ser bella y es lo que proyectará! ! La belleza y los gustos son muy subjetivos!! Y gente con lengua muy larga y mentes muy pobres son las que hacen esta clase de comentarios!!! Un besito

    • Primero nos hacen pensar en la adolescencia que lo mejor es tener pareja cuanto antes, y cuando por fin la encuentras te hacen creer que con l que te ha tocado en suerte te debes aguantar toda la vida, porque ¿qué más opciones vas a tener estando gorda? Oye, como alegato a favor de la monogamia es un argumento muy sólido ¡todas fieles al primer novio! Lo que íbamos a ahorrar en las colas de los juzgados para divorcios.

  4. Es curioso pero veo tantas similitudes a algunos posts que escribes tú entre las curvis con la gente con discapacidad. En este mismo, el tema de que si eres gordo solo puedes salir con otro gordo se aplica también a discapacitado. Soy ciega y ya se da por hecho que no solo mi pareja será ciega sino que mi entorno también y ya puestos que sí o sí trabajo en la ONCE y además vendiendo el cupón. ¡Ei! que ser vendedor del cupón es tan digno como ser banquero, notario, dependiente o psicólogo (como en mi caso) pero qué puñetera manía en encasillarnos!
    Soy ciega y mi marido también pero conozco muchas parejas mixtas y de hecho yo estoy con él porque me enamoré de él sin tener que ver su ceguera y él pues lo mismo conmigo y sí tenemos un peque, y no, no es ciego. Otra cosa que la mayoría nos pregunta cuando lo saben.

    Perdón por el rollo y abrazos! estoy pasando un buen rato leyendo tus posts 😉

    • ¡Nunca lo había visto desde esa perspectiva! Pero es cierto que cuando vemos a una persona con discapacidad ya tendemos a imaginar que sólo puedan relacionarse íntimamente entre ellas. En esto de poner etiquetas y encasillar a la gente caemos casi todos (y yo me incluyo) porque igual que no pensaría que una gorda sólo puede elegir una pareja gorda, ya que es lo que yo he vivido y no tiene por qué ser así, en otros casos como el de tu ceguera, igual sí que metería la pata hasta la rabadilla. Me alegro mucho de que te hayas animado a comentar y de que te gusten los posts. ¡Un besazo!

  5. Tienes mucha gracia escribiendo tus post, aunque a veces me resultan algo agresivos, pero tiene que ver conmigo, claro!

    A mí nunca me han dicho que no podría encontrar pareja por mi gordura dentro de mi entorno familiar, pero cuando eres adolescente eso parece que es un mensaje subliminal.

    Yo me enamoré de mi marido casi a primera vista y fue un flechazo, y él es un bombón guapísimo, no es que lo diga yo, es que es así. Jajajaja. Pero fíjate que él no se lo cree. Así que no tiene que ver con la belleza exterior sino con tu propio autoconcepto.

    Yo todo viene porque estamos siempre llenando nuestra cabeza de juicios y prejuicios acerca de cómo debería ser el cuerpo. Por favor, un cuerpo sólo es un cuerpo!! La industria de la moda y la belleza nos hace creer que somos imperfectos para después ellos vendernos sus “fórmulas” para hacernos perfectos, y ahí tienes el negocio redondo.

    Lo triste es que mucha gente se confunde y se cree el mensaje. A veces me pregunto cómo el ser humano ha sobrevivido tanto… jajaja.

    Yo soy muy curvy, y me miro al espejo y me encanta porque tengo un cuerpo, estoy viva y puedo hacer lo que me gusta. ¿No es suficiente?

    Besos!!!

    • ¡Jajaja! Es que soy muy directa para casi todo, y comprendo que a veces me puede faltar algo de tacto porque yo estos temas no los llevo mal. El culto al cuerpo yo también pienso que ha llegado a unos extremos… no podría vivir pensando en todo lo que hago mal y que me impide estar dentro de los cánones de belleza actuales ¡qué estrés de vida, por favor! Pero por otro lado, también entiendo a quienes se dedican con pasión a cuidarse y nos ven a los demás como masas de grasas dejadas de la mano de Dios. Cada cual es libre de valorarse según sus principios. El problema empieza cuando consideras que lo que tú crees normal es lo que los demás deben considerar de la misma forma. Porque hay delgados que esto de ver a una gorda con maromos que parecen físicamente de una raza superior ¡lo ven rarísimo! Y en seguida empiezan las mentes a desvariar y a inventar argumento que justifiquen esa juntera: será que ella tiene dinero; será que él tiene algún defecto grave más allá de su cuerpo… El tema de los prejuicios da para mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.