Una gorda en el paritorio

gorda en el paritorio

¡Hola de nuevo! Ay, soy un poco desastre para esto de los cierres temporales del blog. Ya veis, podría haber vuelto la semana pasada, que hubiera sido en una fecha de lo más apropiado por el Día de la mujer, pero he ido acumulando inquietudes y retrasos hasta hoy. No pensé que tardaría tanto en retomar la escritura en este blog, porque cosas que contar las tengo de todo tipo, pero se me adelantó el parto mucho y mi nuevo bebé nació siendo prematuro a las 35 semanas. Si so interesa el tema de la maternidad con un prematuro tardío, podéis ir leyendo lo que he ido escribiendo en mi otro blog. Pero aquí ¡aquí estoy para centrarme en mí misma y en mi propia persona! Así es que por muchas vueltas que le he dado al tema con el que retomar las publicaciones, al final me ha sido imposible obviar que acabo de convertirme en bimadre, por lo que la casuística de ser una gorda en el paritorio me ha parecido un tema alegre con el que empezar. Todas sabemos que las gordas deberíamos tener prohibido el ser madres, o eso es lo que se deduce de las acusaciones que suelen lanzarnos los médicos y la sociedad. Mi primer embarazo, parto y post parto creo que fueron excelentes. Y este segundo aún mejor, salvo por el susto de la prematuridad. Quizás, como Dios me ha diseñado gorda, ha querido compensarme con preñeces fáciles para no hacerme una desgraciada del todo. Sin embargo, como gorda en el paritorio he vivido situaciones que me quedan para el recuerdo.

Todo el mundo deduce que tú has engordado mucho durante el embarazo. No sé para qué va una paseándose con el carnet de embarazada de un lado para otro, si nadie mira los datos que hay allí reflejados. Mi matrona plasmó mi peso inicial. Un peso alto. De gorda. Y también estaba reflejado el peso de la última visita, que eran 6 kilos más que los del peso inicial. Con lo cual. ¿cuántos kilos he engordado durante mis escasas 35 semanas de embarazo? 6. Ni uno más ni uno menos. El resto de la gordura ya la traía de serie, y así se lo acabé diciendo al anestesista. Ni que fuera la primera vez que se encontraban con una gorda en el paritorio. ¿El resto de mujeres estaban todas en su peso ideal? Va a resultar que vivo en el pueblo más saludable de España y yo sin haberme dado cuenta de que soy la única oveja negra de la sanidad.

La anestesia epidural no te funciona, por gorda. Oye, menudo descubrimiento. Después de la acusación de obesa del anestesista, decidí no tenérselo en cuenta y explicarle que en mi primer parto la anestesia epidural no me hizo ningún efecto: el catéter no quedó bien colocado y tuvieron que pincharme una dosis raquídea directamente, sin catéter de por medio. Y con mejores maneras, lo que me dijo es que eso me pasa por gorda. Según él, igual que otras mujeres retienen líquido en las piernas durante el embarazo, yo lo había acumulado en la zona de la espalda, lo que unido a mi capa grasa habitual dificultaba mucho la tarea. Pero él estaba muy envalentonado para que sintiera el efecto de la anestesia esta vez ¡y lo consiguió! Así es que si os acusan de gorda, acusadlos vosotras de malos anestesistas.

Con ese cuerpo tienes que ser una chochona sin movilidad. No sé en vuestros partos, pero como gorda en el paritorio me he tenido que pasar de una camilla a otra con frecuencia: que si sube por aquí, que si baja por allá, que si ahora con la anestesia puesta pasa a esta camilla para ir desde la sala de dilatación al paritorio; y ahora de la camilla a la mesa de partos; y vuelta otra vez a la camilla, y vuelta otra vez a la sala de dilatación a iniciar la lactancia, y más camilla y por fin a tu cama en la planta de maternidad. Pues me he encontrados con dos situaciones diferentes: la de personal sanitario que me ve con este curvy cuerpo y deduce que no tengo movilidad ninguna por mí misma, ante los que yo presumo de lo ágil que estoy pese a mis kilos de más, y de lo bien que puedo trasvasarme yo sola de un lado a otro; y quienes se echan a temblar y me dicen de malas maneras que ellos no me ayudan, y que tengo que moverme y cambiar de un sitio a otro yo sola, aunque no pueda. ¡Pues sí que puedo! Y ahora ¿cómo se te queda el cuerpo?

Estando tan gorda vas a tener un post parto terrible. Mentira también. Habrá gordas con malos embarazos, peores partos y pésimos postpartos, pero no creo que se pueda generalizar. Igual sí que existen estadísticas sobre este punto, pero ¿es que las extremadamente delgadas y las de peso normal paren sin dolor y nunca sufren molestias ni complicaciones? No quiero defender nunca el sobrepeso y la obesidad, pero muchas veces creo que se nos estigmatiza de serie y se nos presiona y asusta sin motivo, por los kilos de más.

Por hoy ¡lo voy a dejar aquí! Pero tengo otros temas relacionados con el embarazo, el parto y el post parto vistos desde la mirada de una curvy. ¿Vosotras os sentisteis mal tratadas por el personal médico a causa de vuestro peso en alguna fase de vuestra maternidad?




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

12 comentarios:

  1. Enhorabuena por tu nueva maternidad , y espero que a dia de hoy el bebe ya esté controlado y sin los problemillas de un prematuro .
    Mi ultimo parto fué hace 15 años y como tu siempre he sido curvy , nada que ver con mis dos partos anteriores , este fué con epidural , de maravilla, fué tambien prematuro a las 36 semanas sin ningun problema gracias al personal de obstetricia y partos de La Paz , a mi me trataron como se debe a una mujer parturienta aunque sea por tercera vez pero llena de miedos y de dolores , bueno con la epidural gracias a Dios no hubo dolor , con respeto y cariño . Y mi postparto pues fue estupendo me recupere rapido y a la salida del hospital tres dias iba andando sin problemas distancias medias .
    Otra historia fueron mis dos partos anteriores , que era menos curvy y fueron sin epidural , hace 20 años en Ciudad Real no te la ponian , y el personal de partos todos desde la limpiadora hasta el medico y comadrona TODOS unos bordes , maleducados y sin consideracion ninguna hacia una mujer que esta muerta de miedos y de dolores .
    Asi que , que no os engañen ni os dejeis avasallar , no por tener sobrepeso nos tiene que tratar NADIE con menosprecio y menos en estas situaciones en las que te encuentras tan vulnerable .
    Perdonad este testamento pero me toca mucho la fibra este tema .

  2. Ya sabes que soy del equipo curvy. Al igual que tú apenas subí peso extra en el embarazo y viví situaciones como las que cuentas. Moverme yo sola de la cama al potro, con el cateter de la epidural puesto (y previo aviso de la anestesista de que tuviese cuidado con los movimientos) y las piernas ya totalmente dormidas. No sé ni como fui capaz, la verdad.
    A mi la anestesista, por suerte no me dijo nada, atinó a la primera y consiguió que aunqur todo estaba dormido tuviese algo de sensibilidad para que en los pujos fuese más fácil, algo que luego mi matrona aplaudió y me dijo que así debían poner la epidural a todas las mujeres.

    Estoy encantada de leerte en tu blog principal, pero en este ya te echaba de menos guapa. Besos!!

  3. Si, totalmente. Me sentí fatal desde el principio. Incluso llegué a pensar que había hecho mal en quedarme embarazada y que era una inconsciente xq así le hacía daño al bebé. Y lo del parto buenooo… Esa es otra historia todavía peor. Fué horrible

  4. Hola!
    Hace casi dos meses fui gordi-mami de mellizos. En todo el embarazo he engordado un total de trrrrrrr…. TRES KILOS!! Tres,no treinta ni quince,no T-R-E-S!
    Y con diabetes gestacional y tres lechones dentro que salieron en la semana 38 después de 2 meses y medio ingresada CON REPOSO ABSOLUTO,que favorece que se calorías….mogollon.
    Pues vuelvo a mi matrona después del parto y que hay que ver que que poco había perdido después de dar aluz. Señora 23 kilos menos…..esta ciega y no ve bien la báscula?
    Es cansino tener que luchar con la gente que piensa q por tener más kilos eres también más torpe,por ser más tonto también podríamos pensar que usted es manos había,no?! ….
    El momento parturienta a mí me fue genial. Epidural a la primera y sin “reproches” y personal médico de 10. Eso sí….”como estas gordita te quedará una cicatriz fea” ah mira tú qué ni sabia que su pericia con la aguja estaba directamente relacionada con mi capacidad de cicatrización o el tamaño de mi lorza barriguera….en fin!
    Me encanto leerte,disfruta tu baby que seguro que está deluxe con 35 semanas,yo seguiré peleando con mis mellis regordetes

  5. Me dejas muerta 😯A mi en el primer parto si que me trataron reguleras(no por gorda sino porque si) y claro te pilla primeriza y te callas pero esta vez no me callo,ya está bien.
    Tendrás un sentido del humor buenisimo porque yo si me lo tomo a mal y con esta sensibleria que nos caracteriza en este estado(al menos a mi)seguro que terminaria llorando.
    Enhorabuena y a disfrutar de tus bichillos.

  6. Pues qué mala educación. Suerte que pudiste demostrar que nada de nada.

  7. Alicia Gallego

    Me siento muy identificada contigo. El mundo de los médicos nos ve gordas y ya esa es la causa de absolutamente todo, hasta de un dolor de cuello q me dijo a mi un traumatólogo, sin ni siquiera mirarme ni tocarme. … “es q tú tienes mucho peso” me dijo, y se quedo tan pancho.
    Durante el embarazo cada vez q iba a ecografía, se quejaban de q no podían ver bien al bebé, q mi panza lo impedía. Y me lo repetían una y otra vez haciéndome sentir muy culpable. En fin, ahora q vuelvo a estar embarazada ya voy preparada para ello y me afectara menos, espero.
    Enhorabuena por tu segundo churumbeles.

  8. Vanesa (mamide2trastos)

    Hola, enhorabuena por el peque, me alegro que todo esté yendo tan bien. Cómo mamá curvy, super curvy diría yo te cuento mi experiencia, con la niña fue inducido en la semana 41 y cómo ni ella ni yo estábamos preparadas después de 30 horas cesárea de urgencia. En ningún momento pensé que por mi peso pudiera ir algo mal o me dijeron nada. Con el segundo más de lo mismo semana 41 inducción, pero ésta vez ya estaba de parto, poco pero algo era, me pusieron la epidural y aunque dolió mucho, me hizo efecto, pero demasiado, me durmió de barbilla para abajo todo, así que me la quitaron, en ningún momento escuché nada sobre peso en los dos partos. Y cómo tú engorde seis kilos en cada uno, el resto ya iba de serie jajaja

  9. al igual que a ti me dijeron que la anestesia no me hacia efecto por mi sobrepeso. me pincharon 4 veces. 2 anestesistas diferentes…
    asi q va a ser que es cierto que el problema es q no sabran hacer su trabajo bien
    y embarazo y parto normales

  10. Enhorabuena por tu reciente maternidad, al leerte me he desquitao un poco, pense que era la unica gorda que estaba embarazada, me iidentifico con todas y cada una de tus vivencias, y las hago mias, hace 17 meses di a luz por cesárea ( nalgas) a mi primer hiji y hoy estoy de 35 semanas esperando a la segunda, y odio tener que enfrentarme siempre con la misma historia, gorda, obesa, kilos de mas, hasta las narices de que todo lo que te pasa se por estar gorda, si no se ve bien la eco, gorda, si tienes azucar gestacional , gorda, si tienes dolores , gorda, y un largo etc, y las mujeres con pesos normales y todos esos problemas a que se agarran nuestros queridos ginecologos ,matronas ,tocologos y demas? Yo a una llegue a contestarle que prohibieran por ley que con mas de x kilos pudieras tener hijos, mi caso es que mis embarazos bien, mi parto bien y el postparto y recuperacion mejor, no tengo problemas de agilidad ni de movilidad, y cuando actuo asi parece que mas corage les da, como si por estar gorda tuviera que ser una inutil, y si todas las snaliticas me dan bien es que tengo mucha suerte, he cogido 3 kg en esttas 35 semanas con lo cual no me pueden decir mucho sobre eso, pero que son unos mal educados y desagradables casi al 100% es una cosa que puedo confirmar.

  11. Ay qué identificada me siento!! A mí no fueron capaces de ponerme la epidural por la grasa en la espalda y después de unos 10 pinchazos dije que ya no quería más, que me dejaran sin epidural, que me tenían como una diana llena de agujeritos. Los días siguientes tenía moratones como puños y dolores de lo que me hicieron ahí detrás. Y no creo que fuese la primera gorda que pare en ese hospital. De echo conozco a una persona que pesa alrededor de 150 kg y le han puesto epidural en sus dos partos. En fin, cada profesional es un mundo!

    PD: muchísimas felicidades por tu nueva maternidad!! Espero que estéis muy bien los dos y disfrútalo a tope, que crecen a una velocidad de vértigo!! ❤

  12. Jo chicas, que identificada me siento, estoy embarazada de 13 semanas y tengo obesidad…en este primer trimestre no engordé nada,bueno quizá algún gramo,no lo se fijo…pq no me pese justo antes.
    El caso es que me tiene muy preocupada todo…si tengo diabetes, el parto…..jolinessssssssss
    Además me imagino el día del parto todos ahí diciéndome lo gorda q estoy y que mi bebé va a sufrir por mi culpa!! Mi bebé es de fiv y la gine me dijo que ojo estaba gorda tenía un ovario detrás del útero….luego mi gine habitual me dijo q eso era una chorrada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.