Mala madre curvy de fiesta ¡con bebé!

fiesta con bebé

Lo que avanza una con la experiencia de madre previa. Hace 3 años, cuando nació mi primera hija, ni se me hubiera pasado por la cabeza darme a la fuga reconvertida en una mala madre curvy de fiesta en Madrid ¡ni con ella ni sin ella! Y sin embargo este viernes ¡me voy! A la Party 4 de Malas Madres, esa cita que se ha convertido en obligada año tras año por las charlas ¡y sobre todo por la fiesta posterior! Porque no negaremos que a las mamás bloggers nos gusta más una desvirtualización que a un niño un caramelo. Total, que liándome la manta a la cabeza y con el objetivo de ejercer de mono madre durante 36 horas exactamente, me llevo al mochuelo de 4 meses conmigo ¡y que viva la fiesta con bebé! Ya tengo comprobado que con esta edad el chiquillo no da un ruido y que sus necesidades son la teta, los pañales el sueño ¡y los brazos! Que no le van a faltar porque habrá cientos de madres libres huyendo de sus propios bichillos a quienes pretendo encasquetarles al mío. Por turnos, para que no se les haga muy cansado. El caso es que con mi éxito de anteriores compras en Asos, unas con mejor fortuna, como mi futuro vestido de invitada de boda para junio, y otros más pobretones, esta vez no he quedado muy convencida con el resultado.

vestido rojo curvy fiesta con bebé

Vestido rojo de diario. Pese a mi descripción ¡creo que es el que tiene más papeletas para que lo lleve de viaje con niño! Me compré este modelo de Asos con manga ¾, por si a primeros de junio refrescaba una mijita en la noche madrileña. A día de hoy ¡creo que eso no va a pasar! Pero aguantaré el tipo porque el escotazo pro lactancia merece la pena. A pesar de ser anudado a la cintura, esto es sólo un adorno, no se puede ajustar de verdad y el largo lo veo un poco corto. Pero que conste que no me queda tan mini como a la modelo. Tendré que tirar de braga faja pantalón porque con lo poco acostumbrada que estoy a lucir vestido, veo que inclinándome sobre el niño para ponerlo en el carrito, para cogerlo, para cambiarlo, etc. acabaré enseñando el culo a toda la concurrencia. El tejido es algodón elástico sin más. La forma es mona pero nada del otro mundo. Al menos ¡fue barato! 18 euros de nada en rebajas de mi recién descubierta mid season.

Vestido negro de no se sabe qué. La tela no me gusta porque es brillante y demasiado elástica. Pero la forma tampoco luce tanto como en la foto. El bajo asimétrico da la sensación de estar así por un defecto y no por cuestiones de diseño. El escote también generoso para airear tetas con el bebé sin problemas, pero las mangas quedan muy tapadas. Parece más un vestido de señora mayor. Este me ha defraudado mucho más porque en la caída es demasiado ceñido y por otro lado se crean arrugas y efectos de volumen que lo hacen parecer recargado dentro de lo mega simple que es. Además, como no voy a lucirlo solo de noche, sino desde primera hora de la tarde, lo veo poco adecuado para salir a callejar con él. El otro es más sencillo y discreto para estos horarios.

vestido negro curvy asos party la party 4 bebé

El calzado. Al tacón le he dicho adiós de todas todas, porque voy a pasar cantidad de horas con los zapatos que elija. Tengo unas sandalias de tiras negras con cuña que creo que pueden ayudarme mucho a pasármelo bien sin sufrimiento de pies. Además de que estaré niño arriba, niño abajo mucho rato, porque con lo pegajosito y amoroso que me ha salido… Vamos, que preveo llevarlo porteando más tiempo que en el carrito, para qué nos vamos a engañar. La ventaja del carrito ¡es que no necesito bolso! Ni de fiesta, ni de no fiesta, ni de nada, y que puedo llevar mis bailarinas plegables de repuesto por si aún así me causo un estropicio en los pies.

Y de complementos ¡el fular de porteo! O la mochila ergonómica, o el propio carrito de bebé ¡creo que lo voy a llevar todo! Vamos, que después de realizar esta mini inversión en vestidos y no estar satisfecha del todo con los resultados, me he planteado ir en vaqueros y en plan cómodo porque a fin de cuentas antes o después acabaré con el modelito sepultado bajo el bebé y su instrumental de porteo. Como madre ¿cualquier outfit está permitido?




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Un comentario:

  1. Ve en vaqueros. Hobbita dixit!!

    (Voy sembrando el estilo zarrapastrosil cual semilla del MAL).

    😂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.