La depilación de una curvy

depilación de una curvy

Primavera, calor, buen tiempo y ¡horror! La tiranía femenina de la depilación llama a nuestra puerta. Sí, seguro que algunas seréis súper disciplinadas con este tema y la depilación de una curvy no os parecerá un asunto de enjundia, pero a mí me da depresión. Desde siempre, la depilación para mí sólo ha existido cuando había algo que mostrar. O sea, que el otoño-invierno es un gustazo y súper cómodo, si puedes llevar pantalones, o incluso medias de esas tupidas que no dejan cotillear a miradas indiscretas. Pero con el buen tiempo ¡se acabó el planazo! Todo el mundo a correr en busca de métodos de acicalamiento personal, porque por mucho que nos pese, tenemos grabada a fuego la idea de que el vello femenino no es bello, y claro, pocas son las valientes que salen a la calle en plan natural y orgullosas de ello. ¡Ole y ole! Por la valentía y por el ahorro, pero por desgracia, yo no soy una de ellas. En mi vida, he probado los típicos métodos de podado corporal que todos conocemos, así es que desde mi curvu experiencia os voy a hacer un resumen de lo que me parecen.

depilación de una curvy maquinilla

Maquinilla de afeitar. Empiezo por este porque es el que más he usado con diferencia. Yo tengo la Venus de Gillette desde que el mundo es mundo, y desde que esta marca lanzó su primer modelo. De hecho, sólo he ido cambiando los cabezales, porque el mango sigue siendo el mismo desde la prehistoria. Lo mejor es que es rápido e indoloro. Si te surge una urgencia, puedes depilarte de rodilla para abajo y dejar el resto sin tocar, para invertir el tiempo justo, unas cuantas pasadas y perfecta. Lo peor es que los resultados duran poco tiempo. Si los alargo mucho más de lo que debería, como mínimo debo esquilarme semanalmente. Esto dependerá de la fuerza y del ritmo de crecimiento del pelo de cada una, así es que igual otras tenéis más suerte. Es mi método favorito porque además es muy económico.

depilación de una curvy

Espumas y cremas depilatorias. He probado las cremas depilatorias de Veet, y la verdad, los resultados me parecen idénticos a los de la maquinilla de afeitar con el obstáculo de que es de aplicación más lenta, hay que dejarlo actuar, huele a bicho muerto, puede dar alergias y gastas una barbaridad de producto, por lo que en cada sesión de depilación de una curvy se te va casi un bote y eso no hay economía que lo aguante.

depilación de una curvy cera tibia veet

Cera. Ya sea fría, caliente, templadita… uso la cera tibia desde siempre para la depilación facial y un bote de los de Veet me dura muchos, muchos años. Por gorda que esté, el entrecejo y el bigote suelen tener tamaños estándar. Esta no quema, se lleva los pelos divinamente (una vez probé una cera fría de bandas que se calentaban en la mano y que no arrancaban ni un mísero pelo) y para zonas pequeñas es muy efectiva y económica. Para las piernas va igual de bien, pero claro ¿qué tamaño de piernas tiene cada una? Creo que se gasta mucho producto, además de que hay que armarse de valor para darte tirones a diestro y siniestro, porque sí, porque alguien dijo una vez que las mujeres debíamos ir sin pelos en el cuerpo y sufrir en el proceso para eliminarlos. Así es que las piernas sólo me las depilaron así para el día de mi boda y en un centro de estética. Y nunca más. El dolor es súper soportable ¡si la que pega el tirón no eres tú! Los resultados son de lo mejor, porque entre 3 semanas y un mes puedes olvidarte de tener que repetir el proceso.

braun silk èpil 5

Depiladora eléctrica. Ya os conté mi experiencia con la Silk èpil de Braun el año pasado. La saco del cajón justo cuando llegan estas fechas, porque al igual que ocurre con la cera, arranca el vello de raíz y los resultados son muy buenos e igual de duraderos. Un pelo arrancado tardará en salir lo mismo, así lo arranques con una pinza, una máquina o un pegote de cera. Al principio, la inversión es cara, pero si ajustas cuentas de la cera que gastas, y ni hablemos ya de las veces que vayas a depilarte a un centro de estética, esto es un gasto que se amortiza en pocas sesiones. Junto a la maquinilla de afeitar, es mi aliada en la depilación de una curvy. La maquinilla para invierno y la Silk Èpil para el verano. La primera vez tras el descanso depilatorio invernal ¡veo literalmente las estrellas! Pero luego la cosa mejora mucho porque el vello crece más suave, no todo al mismo ritmo, por lo que con algunos repasos, si no dejas que la selva crezca, el trauma grande lo pasas sólo una vez al año.

¿Qué modelo de tortura es vuestro preferido? ¿Os depiláis igual durante todo el año o según la temporada?




Mamá curvy

Siempre he sido una chica de talla grande pero la maternidad me hizo ser consciente de que ahora sí que no hay vuelta atrás. Por eso creo que la felicidad no se mide en kilos de peso, sino en curvas sinuosas. Si piensas que ser madre y sentirte mujer no son rasgos definitorios incompatibles ¡este es tu lugar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.